opinion

Las tecnologías móviles, al rescate de las ‘utilities’

Ignacio Ruiz, EMEA South Sales Engineer de Zebra Technologies

08 DE junio DE 2020. 17:12H Ignacio Ruiz

13d97645fea08905650e98833dc41a68.jpg

Los organismos gubernamentales, las redes de salud pública o las cadenas de distribución se someten constantemente a exigentes pruebas para garantizar la continuidad de sus actividades. El sector de los servicios públicos (electricidad, gas, agua o autopistas) y las telecomunicaciones, sus técnicos e ingenieros, les ayudan día a día a mantener la infraestructura crítica necesaria, sin importar las temperaturas o condiciones climáticas, lo que supone llevar a cabo tareas que requieren una gran planificación. A medida que se vayan desarrollando nuevas soluciones de software, sensores y tecnologías de conectividad, se podrán abordar estas labores de forma más inteligente. La digitalización y acceso a los datos, por ejemplo, cuando se capturan inmediatamente después de ser creados, permite tomar mejores decisiones y mejorar la calidad de los servicios que se ofrecen.

Nuevos retos en la era digital

Desde hace tiempo se considera que alimentación, agua, ropa y refugio son las necesidades más básicas de la vida humana, pero gobiernos de todo el mundo también dan este estatus a la sanidad, la educación y (más recientemente) al acceso a la Internet. El sector de la energía y los servicios públicos trabaja para ayudar a cubrir todas estas necesidades básicas, desde distribuir energía para conservar los alimentos y hacer más habitables nuestros edificios, a ofrecer acceso a internet para fomentar la comunicación y la educación mundial o facilitar el acceso al agua.

Cuando ocurren acontecimientos impredecibles, como los desastres naturales, los tiempos de respuesta del sector de la energía y los servicios públicos se vuelven aún más críticos. Con gran parte de los negocios y los comercios operando online, la infraestructura de telecomunicaciones se ha vuelto aún más esencial, lo que ejerce una enorme presión sobre estos proveedores de servicios. Tendrán que realizar continuas actualizaciones de infraestructura para que los consumidores puedan aprovechar los sucesivos incrementos de velocidad y el hecho de disponer de dispositivos móviles robustos y acceso a datos en tiempo real les permitirá ofrecer un servicio estable, seguro y de alta calidad en todo momento.

El valor de la tecnología móvil

Equipar a los técnicos e ingenieros que trabajan sobre el terreno con dispositivos móviles más resistentes es una de las formas más eficaces de mejorar los tiempos de respuesta y la productividad. Un ordenador portátil o una tableta robusta puede ayudar a la hora de desplazarse a los lugares de los incidentes, acceder a las últimas órdenes de trabajo y proporcionar los requisitos de seguridad necesarios. Por ejemplo, las rutas de evacuación de una estación generadora o una subestación son diferentes y deberán ser fácilmente accesibles en caso de emergencia. Así, actualmente, el 26 por ciento de las empresas proporcionan ya dispositivos móviles como mínimo a la mitad de sus trabajadores de primera línea(los que están sobre el terreno) y espera que este número crezca hasta el 43 por ciento en los próximos cinco años. Poner la información a disposición de los profesionales que están sobre el terreno es la vía más sencilla y efectiva de reducir los tiempos de respuesta y garantizar la seguridad de los trabajadores.

Los beneficios de las nuevas tecnologías en el sector “utilities”

A medida que las expectativas de los clientes aumentan exponencialmente con los avances tecnológicos, las empresas del sector de los servicios públicos necesitan evaluar constantemente sus operaciones y aprovechar las ventajas de las últimas soluciones móviles. La implantación de nuevas tecnologías para ayudar a aliviar las presiones de los recursos de primera línea se puede hacer de una forma progresiva.

El uso de sensores que puedan proporcionar capacidades de monitorización remota permitirá a las empresas del sector de servicios públicos mejorar su forma de trabajar. Por ejemplo, los recursos pueden dirigirse a aquellas zonas de mayor necesidad, en lugar de depender de una visita regular al lugar, que ahora podría realizarse sólo cuando sea necesario. Al menos el 90 por ciento de las empresas esperan utilizar plenamente tecnologías de sensores y vigilancia a distancia en los próximos 5 años. Los expertos en análisis predictivo pueden utilizar también los datos de monitorización remota para desarrollar modelos que ayuden a decidir cuándo deben programarse las actividades de mantenimiento. Además, la información sobre el tiempo, la energía o el consumo de agua pueden ser modelados en un programa de trabajo para asegurar que los recursos se asignen apropiadamente. El despliegue de las redes 5Gpermitirá trabajar con cantidades masivas de datos con una latencia extremadamente baja, lo que beneficiará a las empresas con trabajadores sobre el terreno que pueden actuar como "expertos remotos" mediante la transmisión de vídeo. 

Spainsif: "Los planes de pensiones han sido la punta de lanza de la Inversión Sostenible en España"