opinion

Los bancos españoles: una apuesta de futuro

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca, reflexiona en el número especial del 35 aniversario de DIRIGENTES sobre la actualidad económica y de su sector

11 DE agosto DE 2021. 10:46H José María Roldán

1e0a6f46d97c1f4b286f3efa9af56431.jpg

Me anima un doble motivo para felicitar a la revista Dirigentes. El primero es obvio: sus 35 años de existencia, que es una larga vida para una publicación económica en España, lo que significa que lo han hecho -lo están haciendo- muy bien. El segundo se refiere al lema elegido para celebrar este aniversario: “Adelántate al futuro”. No me puede parecer más acertado, no solo porque evoca una perspectiva optimista y creativa, tan necesaria en estos momentos, sino porque cuadra especialmente con la estrategia de los bancos españoles, que desde los primeros compases de la crisis pusieron su vista en la recuperación de la economía y en el medio plazo.

Como todas las crisis, y quizás esta más que ninguna, la del coronavirus representa un momento de cambio y como tal ha traído aparejadas no pocas oportunidades hasta ahora inexistentes. Así lo está viviendo el sector bancario español, al que la pandemia ha enfrentado a situaciones muy desafiantes, pero al mismo tiempo cuajadas de oportunidades para construir un futuro mejor. Un buen ejemplo de este binomio desafío/oportunidad se produjo cuando, decretado el confinamiento domiciliario, nuestros bancos tuvieron que mandar a casa a casi todos sus empleados -algunos se quedaron en las oficinas para seguir atendiendo de forma presencial a sus clientes- y todo siguió funcionando perfectamente, sin el más mínimo incidente.

¿Y qué oportunidades trajo asociadas? En primer lugar, mostrar que los bancos españoles están bien preparados y cumplen con eficacia su función de financiar a familias y empresas y, sobre todo, mostrar hasta qué punto están comprometidos con la sociedad española. Nuestros bancos, en colaboración con el ICO; hicieron llegar rápidamente más de 120.000 millones de euros a cerca de 600.000 empresas, de ellas un 98% pymes, lo que permitió salvar del cierre definitivo a miles empresas durante los primeros meses de la crisis.

También fue muy relevante la puesta en marcha de moratorias en préstamos al consumo e hipotecarios que contribuyeron a aliviar la situación financiera de cerca de un millón y medio de familias y autónomos. Asimismo, facilitaron los pagos a pensionistas y perceptores de ERTEs. Como resultado de todo ello, la confianza de los clientes en sus bancos ha aumentado notablemente y es lógico que así sea si nos paramos a pensar qué hubiera ocurrido si los bancos no hubieran podido acudir en ayuda de sus clientes en los meses más duros de la pandemia. La segunda oportunidad se refiere al propio funcionamiento de nuestras entidades que han dado un paso de gigante en la digitalización de su actividad, un proceso que llevan realizando desde hace años pero que ahora ha recibido un impulso colosal. Es un factor clave para que nuestros bancos puedan definir sus estrategias y modelos de negocio y afrontar así el gran desafío de la rentabilidad.

La transformación digital y la sostenibilidad han sido los ejes de la estrategia de los bancos españoles en los últimos años y han sido estos dos objetivos los elegidos por la Comisión Europea para su programa EU Next Generation. Este proyecto nos propone avanzar hacia una Europa verde, digital, social y más resistente, lo que tiene toda la lógica porque si vamos a construir algo nuevo, es mejor hacerlo sobre bases de futuro y no sobre elementos obsoletos. Creemos que el sector bancario puede ser tremendamente útil en la distribución de las ayudas europeas contempladas en este programa para España- 140.000 millones de euros - pues dispone de la experiencia y medios para dotar de gran eficacia a los procesos de selección y distribución de esos fondos, como ya demostró en la dotación de los créditos ICO.

Sin duda, este programa representa una oportunidad única para modernizar el modelo productivo español que no podemos desperdiciar si queremos salir de esta crisis con una economía más fuerte, competitiva e inclusiva. Los bancos españoles estarán ahí, dispuestos a poner en juego todas sus medios y capacidades para recuperar lo antes posible la senda de la prosperidad, la salud y el crecimiento económico.


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"