opinion

Más empresa para ganar el futuro

Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), analiza las claves para salir de la actual crisis

10 DE junio DE 2020. 09:29H Antonio Garamendi

008559865d7bebeb7d96a25b06f2c352.jpg

España cambia de fase, pero no de tercio. En estos días de optimismo por la posibilidad de retomar una cierta normalidad y en los que se vuelven a poner en marcha nuevos proyectos, como la planificación de las merecidas vacaciones, --digo merecidas tanto para el necesitado sector del turismo como para los ciudadanos en general--, es necesario recordar que los efectos de la crisis, como el propio virus, singuen ahí fuera.

Esto quiere decir que, del mismo modo que debemos seguir extremando las precauciones en nuestro ámbito personal y en los centros de trabajo para tratar de evitar un rebrote y una nueva emergencia sanitaria, la economía sigue necesitando de los cuidados del sector público.

No nos engañemos, mientras muchas empresas están pudiendo retomar su actividad –los datos de afiliación a la Seguridad Social de mayo muestran la recuperación de unos 400.000 empleos--, adoptando las medidas sanitarias que aconsejan las autoridades sanitarias; muchas otras están pendientes de poder hacerlo sin ningún tipo de restricciones, y necesitan que las ayudas en forma de liquidez y de flexibilidad laboral desplegadas hasta la fecha se extiendan en el tiempo.

Sin ánimo de querer perderme en los detalles, hay una serie de sectores que están sufriendo especialmente la crisis después de meses de obligado cierre, y el consiguiente shock de oferta, y las limitaciones a la movilidad, que también han tenido un impacto en forma de una caída drástica de la demanda.

Para ellos, desde CEOE estamos pidiendo un esfuerzo adicional al Gobierno, para que nadie quede atrás en la recuperación económica, ni ningún ciudadano ni ninguna empresa y sus trabajadores. No es solo el recurso a una expresión muy repetida en los últimos meses, es una realidad puesto que cientos de miles de empresas dependerán hasta final de año de las medidas de política económica para evitar echar el cierre.

La clave de estas demandas reiteradas por parte de la CEOE radica en la naturaleza de la empresa. Todo proyecto empresarial es la generación de actividad y empleo donde antes no había más que una idea. Y los beneficios de esta materialización son enormes, no solo para los intereses de quien los desarrolla, sino para la sociedad en general.

La empresa es el origen de la actividad, ésta del empleo, del consumo y de la generación de nuevos ingresos por impuestos. La empresa es la responsable de una suerte de ciclo de vida económica que, si desaparece, condena a la economía y al país a la pérdida de bienestar.

Dicho de otro modo, sostener una economía y los servicios de los que todos disfrutamos, pasa por sostener al tejido empresarial. No es un interés particular lo que nos mueve, es el bien común que subyace y que adoptamos como una responsabilidad.

Desde ese prisma, desde CEOE hemos reiterado que en el corto plazo es necesario encontrar un equilibrio entre los cuidados sanitarios y la reactivación económica.

Ahora bien, tampoco debemos perder de vista que, igual que hablamos de la supervivencia de empresas, debemos tener mayor amplitud de miras y apostar por la resiliencia. En este sentido, salir reforzados significa impulsar de forma decida una mayor industrialización de la economía, para contar con empresas más sólidas, con mayor capacidad de innovación y que generen empleo de mayor calidad.

También por dar un salto en materia de digitalización e I+D+I, ahora que hemos comprobado el enorme servicio que la ciencia nos ha aportado para, por ejemplo, seguir manteniendo muchas actividades a través del teletrabajo en pleno desconfinamiento.

Tenemos la oportunidad de hacer de la necesidad virtud y ganar el futuro desde la empresa, con mayor competitividad y firmeza de cara a próximas crisis.

Spainsif: "Los planes de pensiones han sido la punta de lanza de la Inversión Sostenible en España"