nombre propio

Oportunidades de inversión a largo plazo en el sector salud

John Bowler, gestor de fondos sector salud de Schroders

10 DE noviembre DE 2020. 10:53H John Bowler

007f2ed141acd62f0553accca5136dd6.jpg

Cuando se invierte en el sector salud, como en todas las inversiones de capital, es importante tener una visión a largo plazo. Acontecimientos puntuales como las elecciones pueden causar cambios de opinión a corto plazo, pero creemos que la oportunidad en el sector sanitario se basa en tres factores estructurales que no van a cambiar en un futuro próximo. Estos factores son el envejecimiento, los costes y la innovación.

Envejecimiento

El cambio demográfico es obviamente algo que ocurre lentamente y el mundo desarrollado sabe desde hace mucho tiempo que su población está envejeciendo.

La cohorte más antigua de la generación del baby-boom (nacidos entre 1945 y 1960) está llegando a su 75º cumpleaños. Esta es la edad, por lo general, en la que se requieren operaciones complejas como reemplazos de rodilla y cadera, así como procedimientos cardíacos. Las condiciones crónicas como la diabetes o la artritis también se vuelven más frecuentes con la edad. La creciente demanda de operaciones y tratamientos debería traducirse en un mayor crecimiento de las empresas que los realizan.

Costes

Por supuesto, una población envejecida que requiere más tratamiento de salud ejercerá presión sobre unos presupuestos ya tensionados. Esto se vuelve ahora más importante que nunca con las finanzas públicas presionadas por la crisis del Covid-19. Los productos y servicios de salud que pueden hacer más eficiente el gasto sanitario tendrán una gran demanda. En EE.UU., entre el 30% y el 40% del gasto en salud se considera desperdiciado, lo que crea una tremenda oportunidad para impulsar la eficiencia.

Innovación

Por último, la innovación vincula los dos factores mencionados anteriormente en el sentido de que la nueva tecnología puede impulsar mejores resultados para la salud y ahorrar costes.

Tomemos como ejemplo la diabetes, una enfermedad crónica que (en su forma de tipo 2) va en aumento en muchos países. El tratamiento estándar consistía en que el paciente comprobara sus niveles de glucosa varias veces al día mediante incómodas -y dolorosas- pruebas de pinchazo en el dedo. La inconveniencia lleva a una reducción del uso, lo que conduce a una peor salud, lo que hace necesario un tratamiento adicional con un coste añadido.

Un método más eficiente es utilizar un monitor continuo de glucosa (MCG) que implica un sensor bajo la piel que envía directamente información sobre los niveles de glucosa a un monitor, por ejemplo, un teléfono inteligente. Los MCG son, como su nombre indica, continuos, de modo que cualquier cambio en los niveles de glucosa se puede detectar y actuar inmediatamente, lo que conduce a mejores resultados de salud.   

Ese es sólo un ejemplo de cómo la tecnología y la innovación en el sector salud pueden lograr mejores resultados para los pacientes y resultar más eficientes a largo plazo. Pero hay muchos más.   

Las elecciones de EE.UU. pueden causar cierto ruido a corto plazo en el sector salud, pero como inversores es importante mantener nuestro enfoque en el potencial de crecimiento a largo plazo del sector. Vemos interesantes oportunidades de inversión en ciertos nichos, desde la terapia génica a la robótica y desde la telemedicina a los biosensores y rastreadores. Por lo tanto, esperamos que la innovación en el sector salud sea un tema de inversión importante para los próximos años.

Gestifonsa: "La sostenibilidad y las infrasestructuras se verán beneficiadas con Biden"