viernes, 14 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Opinión

¿Se puede aprender a ser un líder?

Michael Desiderio es director ejecutivo del Executive MBA Council

05 de diciembre de 2018. 11:20h Michael Desiderio

Para los líderes actuales y los que aspiran a serlo, quedarse quieto no es una opción. Para mantenerse en primera línea, es necesario progresar en un mundo empresarial que está en continuo movimiento y en el que el desarrollo de estrategias para el crecimiento es fundamental. Aquellos que quieren avanzar en sus carreras, tienen varias opciones, entre ellas estudiar un Executive MBA (EMBA).

¿Qué puede ofrecer un programa EMBA para un profesional que desea avanzar en su carrera? Un EMBA junta en una misma aula a estudiantes de diferentes sectores y ofrece la posibilidad de estudiar y trabajar juntos sobre casos de negocio reales. Esto les obliga a ver sus negocios desde una nueva óptica y les ayuda a adaptarse al actual mundo de los negocios, siempre cambiante. Así, los líderes pueden aprender de sus propios compañeros y aplicar estos conocimientos clave en sus propios negocios.

En definitiva, un programa EMBA otorga nuevas formas de enfrentarse a los retos empresariales. La media de edad de los estudiantes de este tipo de programas en todo el mundo es de 37 años. Cuentan con 14 años de experiencia laboral, nueve de ellos en puestos de gestión. Sumemos los años y experiencias vividas por el conjunto de los alumnos. Uniendo esto a la labor de un experto ponente, que conduce a los ejecutivos a través de las últimas teorías y ayuda a que trabajen juntos, estamos ante un ambiente imposible de replicar.

Además, los programas EMBA tienen una clara vocación internacional. A menudo, cuando pensamos en nuestro propio desarrollo profesional, tenemos miedo de invertir tiempo y dinero en algo que será pronto caduco. Una de las principales ventajas de un programa de EMBA es que trasciende a las fronteras. Esta es unas de las ventajas que más valoran los antiguos alumnos: se trata de una experiencia transformadora, que aporta una visión global.

Como ya hemos comentado, el mundo cambia cada día. ¿Se está adaptando la educación ejecutiva a este panorama? En efecto, el sector está cambiando para cumplir con las demandas de los estudiantes. Por ejemplo, en los programas EMBA, se está empezando a implantar un modelo mixto, que combina las clases cara a cara con un modelo de aula virtual, en el que los materiales online tienen gran importancia. La tecnología sigue aumentando en el aula, con la entrega de materiales electrónicos y online como táctica más común. El 17% de los programas muestran un aumento del uso de grabaciones de las ponencias y clases. Hay también un incremento del uso de vídeos (YouTube) para promover programas: el 56% en 2018 frente al 44,7% en 2014.

La educación superior, y en concreto de los programa EMBA, se posiciona para dotar a los líderes de las herramientas necesarias para capitanear sus negocios, tanto en la actualidad como en el futuro. El hecho de que estos programas comiencen a incluir optativas, áreas de especialización o servicios profesionales, es muestra de que los tiempos están cambiando.