opinion

Seis propuestas para hacer realidad el Crecimiento Inclusivo

José Ignacio González-Aller, Director General de Fundación CODESPA

18 DE diciembre DE 2020. 10:26H José Ignacio González-Aller

f23f0c69f734e98a5b15fad8838fb11c.JPG

Un variado grupo de profesionales ha apoyado la presentación del cuarto informe anual del Observatorio empresarial para el crecimiento inclusivo (OEPCI). Es resultado de meses de investigación facilitada por las empresas que sostienen el trabajo del Observatorio y de la calidad de la labor de la agencia de comunicación Prodigioso Volcán.

El informe “Crecimiento inclusivo. En busca de una prosperidad compartida” es un documento cargado de contenido para el estudio y la reflexión: datos, casos prácticos, entrevistas... Pienso que cada lector debe extraer inspiración a su medida. Por ahora, baste comentar brevemente las conclusiones de este trabajo. ¿Qué necesitamos para hacer realidad los buenos deseos y la voluntad de cambio que tanto nos mueve?

1. UN MARCO DE TRABAJO. Este informe presenta un marco de trabajo útil para la salida de la crisis económica y social provocada por la COVID-19. El concepto de “crecimiento inclusivo” reafirma la capacidad que tiene la empresa de generar un impacto positivo y hace vislumbrar las oportunidades que se abren en su camino.

2. UNA TENSIÓN COMPARTIDA. Los expertos en gestión empresarial y responsabilidad corporativa coinciden en que la tensión entre el corto y el largo plazo será cada vez más intensa para muchos directivos. ¿Hacia dónde se inclinará la balanza? Dependerá de cómo los líderes empresariales sean capaces de apoyarse mutuamente en esa tensión.

3. LIDERAZGO EMPRESARIAL. Las empresas tienen un papel de liderazgo en la promoción del crecimiento inclusivo, por su misma naturaleza. La participación de la Administración pública es esencial, posibilitando y amplificando el alcance de las acciones de la empresa en servicio de la sociedad.

4. EL RETO EDUCATIVO. Una vez más, con la crisis de la COVID-19 se ha hecho evidente la importancia de conectar el mundo educativo y formativo con las necesidades de la empresa de hoy. Para reducir el desempleo y colmar la demanda de perfiles específicos, puede ser útil la participación de actores como las ONGs, desde su experiencia de ayuda a personas de colectivos que sufren la exclusión social. Necesitamos un enfoque más estratégico del problema, para llegar antes y lograr un crecimiento económico que no deje a nadie atrás.

5. MEDICIÓN. De sobra sabemos que necesitamos datos que respalden las decisiones de gestión. Por eso, urge contar con indicadores cada vez más enfocados a medir el crecimiento inclusivo, la influencia concreta de las decisiones empresariales en la vida de las personas, en bienestar, en su salud, en su familia.

6. COMUNICACIÓN. Muchos desconocen aún el potencial que tienen las empresas, cuando crecen con responsabilidad, reduciendo la desigualdad mientras desarrollan su propio negocio. Hay un gran horizonte para la difusión de iniciativas empresariales que inciden positivamente en sus grupos de interés, generando empleo, creando ambientes propicios para el desarrollo personal, innovando en productos y servicios al alcance de todos.

Nuestro observatorio es posible gracias a un conjunto de organizaciones que generosamente facilitan a otras empresas, de cualquier sector y tamaño, una plataforma de aprendizaje y de difusión de buenas prácticas. Se trata de Divina Pastora Seguros, Fundación “la Caixa”, BBVA, Open Value Foundation, Fundación UNIR, Fundación KPMG, Fundación Ramón Areces y Sener. Por su parte, IESE Business School y Boston Consulting, están implicados en las líneas de investigación y desarrollo junto con CODESPA. En el Observatorio, esperamos que muchas más se sumen al proyecto. Desde hoy, empezamos a pensar el tema de nuestra quinta investigación.

Omar López: "Bitcoin está un nivel por encima del resto de las criptomonedas"