opinion

¿Tiene una fortuna en datos que no aprovecha?

Jorge Vázquez, Country Manager de Veeam Software para Iberia

17 DE marzo DE 2020. 14:09H Jorge Vázquez

429a68e6da4250903153ea479000ad4e.jpg

¿Cuántos datos cree que produce al día? Párese a pensarlo durante un minuto. Es muy probable que la cifra que tiene ahora en mente esté muy por debajo de la real. En la actualidad vivimos en un mundo en el que todos producimos de manera colectiva trillones de gigabytes de datos a diario. 

La gran incógnita

En un momento en el que la preocupación por la privacidad de los datos y los cambios en los reglamentos llenan titulares, es como un soplo de aire fresco ver que hay quien se ha dado cuenta del valor digital que representan para las empresas y sabe apreciarlo. Lo que es interesante es que, a pesar de que aumenta la concienciación, cuando se trata de este tipo de datos, aún hay mucho que comprender por parte de empresas y de consumidores. Puede ser que todos estemos generando enormes cantidades de información, pero solo somos capaces de comprender el 2 % de los datos que se recopilan. Lo que deja un 98 % sin aprovechar, en espera de ser analizado. 

¿Qué pasaría si tuviéramos los medios para analizar estos datos? ¿Qué pasaría si pudiéramos leerlos de un modo que aún no es posible? Quizás contemos con las respuestas a problemas que hasta ahora no hemos sido capaces de resolver o que nos animen a plantearnos nuevas preguntas que nunca antes se nos habían ocurrido.

Los datos que ya tenemos en nuestros sistemas nos pueden ayudar a solucionar problemas de diversa índole, tales como resolver un caso criminal, hacer frente a una enfermedad para la que aún no hay cura o incluso encontrar un planeta habitable más allá del sistema solar. Recientemente hemos sido testigos de esto último: gracias a los datos archivados captados por el telescopio espacial Hubble de la NASA se descubrió que hay vapor de agua en la atmósfera de K2-18b, un planeta del tamaño de la Tierra que se encuentra a unos 110 años luz de distancia. Esto ha contribuido a aumentar la esperanza de encontrar mundos habitables fuera del sistema solar. 

Ir con cuidado

No es un secreto que tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático o machine learning son cada vez más inteligentes, valga la redundancia, lo que significa que nuestra capacidad para interpretar y procesar datos es cada día más potente. Mientras esperamos a que llegue el momento en el que podamos aprovechar las grandes posibilidades que nos ofrecerán estas tecnologías, lo más importante que podemos hacer es garantizar que contamos con la protección adecuada para los datos. No solo contra ataques por malware y robo, sino también contra daños accidentales. Después de todo, si no conseguimos que los datos estén disponibles nos arriesgamos a sufrir pérdidas inconmensurables en años venideros.

Aquí cabe preguntarse qué significa “la protección adecuada”. Para empezar, hay que contar con la tecnología correcta para asegurarse de que los datos no corren el riesgo de ganar al juego del escondite. Las soluciones de ciberseguridad a menudo son lo primero de lo que se habla cuando se planifica la seguridad efectiva y la gestión de los datos. Sin embargo, no debemos olvidar las soluciones de backup y almacenamiento que permiten que los datos y servicios estén siempre disponibles, independientemente de las circunstancias. 

Puede parecer algo bastante paranoico, pero los problemas recientes que han tenido WhatsApp, Facebook y TSB han demostrado que cuando los servicios clave desaparecen, no tarda en producirse el caos operativo. Pasa prácticamente lo mismo cuando se pierde el acceso a los datos, pero puede tener consecuencias a largo plazo. 

Valor inesperado

Las empresas tienen que estar seguras de que ya han previsto el modo en el que van a mantener los datos disponibles. No solo porque puede ser crucial para no perder clientes. Cuando el ritmo al que avanza la tecnología aporta nuevas posibilidades, todos podemos darnos cuenta de que los datos que hemos conservado durante tanto tiempo tienen un valor que ni siquiera imaginábamos previamente. Por eso, es posible que todos estemos sentados sobre la mina de oro de nuestros datos. 


Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"