opinion

Un año excepcional

Eduardo López-Puertas, director general de IFEMA

06 DE mayo DE 2021. 12:39H Eduardo López-Puertas

20d9dac1b14f50f84508f29b064e6613.JPG

Han sido muchos los acontecimientos que se han sucedido a lo largo de un año excepcional marcado por la situación de la pandemia, no sólo en términos de impacto social, sino muy especialmente por las consecuencias y el deterioro que esta amenaza ha provocado en la economía mundial.

Por este motivo, recobrar la actividad se hace absolutamente imprescindible. Industrias, empresas y los distintos actores de la economía debemos abordar con inteligencia esta situación histórica y contribuir a construir las bases de la recuperación. Una exigencia que en el caso de IFEMA se hace todavía más intensa por la responsabilidad que le confiere ser el segundo motor económico de Madrid, y por el compromiso de generar riqueza y empleo.

Se abre por tanto ahora un momento de oportunidades que requiere de amplitud de miras y esfuerzo, y que exige de una apuesta firme por la innovación, la transformación digital, y por una alternativa eficaz de ampliar mercados, además de la búsqueda de alianzas que nos permitan crear un nuevo escenario para la expansión del negocio.

No hay que olvidar que el mundo del turismo de negocio ha sufrido la peor crisis de su historia. IFEMA ha pasado de celebrar, en 2019, el mejor año de su trayectoria a encadenar muchos meses sin apenas tener actividad. Un tiempo en el que, nuestro esfuerzo se ha centrado en prepararnos para acompañar mejor dotados la vida económica, social y cultural de nuestro país.

Con ese objetivo, a lo largo de este año, hemos aprendido a teletrabajar, a impulsar el cambio en los modelos de trabajo. Hemos liderado un proceso de digitalización capaz de desarrollar plataformas que sumasen nuevas audiencias, y que nos permitiesen seguir dando servicio a las empresas los 365 días del año. Hemos vencido a una realidad que nos impedía celebrar eventos físicos, reinventándonos y especializándonos en ferias virtuales e híbridas, aunque sin perder de vista el valor intrínseco de las ferias que es el contacto humano, indispensable para inspirar proyectos, conectar empresas, generar negocios.

Y esto es vital para la economía de Madrid, y para IFEMA como uno de sus principales dinamizadores. El 3,8 5 del PIB de la ciudad y el 2,2% del producto interior bruto de la Región son consecuencia de nuestra actividad. Hablamos de más de 5.100 millones de euros anuales y casi 40.000 empleos Para sectores como la hostelería y restauración, ocio, compras o transporte es fundamental el movimiento de viajeros que se genera como consecuencia de cuanto acontece en nuestros recintos. Ello sin entrar en la capacidad de IFEMA de impulsar el negocio de tantos sectores y empresas participantes en nuestras ferias, lo que le hace todavía más imprescindible y absolutamente necesaria su reactivación.

Nuestro horizonte de recuperación se sitúa en los meses de abril y mayo, si bien en marzo ya hemos celebrado la primera feria presencial de España. Y en mayo, FITUR será el gran hito de la movilidad internacional y la mayor prueba de validación de los protocolos y medidas de seguridad sanitarias para hacer de la feria no solo un elemento clave para la recuperación de turismo, - como así lo ha reconocido el Gobierno, designándolo Acontecimiento de Excepcional Interés Público para los tres próximos años- sino para estimular la vuelta del turismo seguro a nuestro país y al mundo entero.

Tenemos un largo e intenso camino por recorrer, en el que tenemos puesta toda nuestra confianza y nuestro esfuerzo.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"