inversion

Pautas básicas para elegir un plan de pensiones

Las campañas de las entidades gestoras de planes de pensiones por captar ahorro para sus productos están en su máximo apogeo, como cada año en la recta final del ejercicio. Más allá de los regalos o bonificaciones, ¿qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de decantarse por traspasar un plan o por contratarlo por primera vez?

29 DE octubre DE 2019. 07:59H Rocío Arviza

67e884646517690529ebf298fa59d873.jpg

Partiendo de la base de que en la mayor parte de los casos en España se ahorra a través de planes por el argumento de la rebaja fiscal que ello supone en el momento de la aportación, conviene tener en cuenta varios aspectos a la hora de seleccionar un producto u otro. 

Plan adaptado a nuestro perfil y edad

Para Victoria Torre, de SelfBank, debemos elegir un plan que se adapte a nuestro perfil (que se ajuste a nuestra tolerancia al riesgo) y edad, además de “hacer una buena planificación sobre cuánto queremos obtener en el momento de la jubilación y cómo llegar a esa cifra”. “Si se empieza a aportar desde joven, al quedar muchos años por delante para la jubilación cabe decantarse por planes más agresivos. En cambio, si estamos ya muy cerca de la edad de jubilación es más importante preservar capital, por lo que nuestro patrimonio deberá estar en productos más conservadores”, asegura Torre. 

Un punto, el del horizonte temporal, que es determinante para Fernando Luque, de Morningstar. “No es lo mismo si te vas a jubilar dentro de cinco años que dentro de cuarenta. El horizonte de inversión es lo que condiciona un poco la selección del tipo de activo preferente en los planes de pensiones”, destaca. Si es a largo plazo Luque se decantaría por planes de renta variable, mientras que, a corto plazo depende, aunque “creo que mezclaría también planes de renta fija con planes de renta variable porque la volatilidad de los segundos la compensas con los primeros”. 

Además, los expertos subrayan que no hay que dejarse llevar para seleccionar por la rentabilidad de los productos, por ejemplo, en el último año. Si se trata de un producto de inversión para el largo plazo, hay que mirar cómo se ha comportado en el largo plazo.

Comisiones

Seleccionar planes con comisiones razonables es importante porque cuanto más competitivas sean éstas, a mayor rentabilidad se puede optar con el plan de pensiones. Y es que, al ser una inversión a largo plazo, una menor comisión tendrá una incidencia alta en el resultado de nuestra inversión. Fernando Luque aconseja “intentar invertir en planes de pensiones con comisiones por debajo de la media de su categoría”.

Hay que recordar que, en España, las comisiones máximas de los planes de pensiones están limitadas por ley. En planes de renta fija el máximo es del 0,85 por ciento anual, del 1,35 por ciento en planes mixtos y del 1,5 por ciento para el resto. 

Olvidarse del regalo

Se debe seleccionar un plan que veamos que es una opción que nos conviene de cara a ahorrar a largo plazo, no por el incentivo que ofrezcan las entidades gestoras para contratar porque el “regalo” puede salir caro. “Este tipo de prácticas incentivan que el cliente puede dejar su dinero muerto de risa y cautivo en una entidad, generalmente con comisiones elevadas”, subraya Diego González, asesor de Inversiones de Cobalto Inversiones

“No es bueno pensar en el premio de hoy, sino que lo realmente importante es maximizar nuestra rentabilidad para llegar a la jubilación con nuestro objetivo de ahorro cumplido”, insiste Victoria Torre. Aún así, asegura que si el plan al que migremos cumple todas nuestras exigencias, “a nadie le amarga un dulce” En este punto, destaca que “entre las modalidades de bonificación que una entidad puede ofrecer, nos quedaríamos con el regalo de nuevas participaciones en nuestro fondo, porque de este modo estaremos disfrutando de dos ventajas: recibimos una bonificación y además una ayuda para nuestro objetivo de ahorro”. 




CRR Markets: "los inversores no están prestando atención a la volatilidad"