inversion

Perlas en el universo de la renta fija

El entorno de tipos negativos y la debilidad de los datos dibujan un entorno complicado, en teoría, para la renta fija. Sin embargo, hay quien defiende que hay margen para confiar en este activo si se es muy selectivo. Estos son algunos ejemplos que demuestran que se pueden conseguir rentabilidades interesantes en renta fija.

23 DE diciembre DE 2019. 08:00H Rocío Arviza

8dae8643918851d8426a1db3bc95e897.jpg

Es evidente que existe un porcentaje elevado de bonos con rentabilidades negativas, fruto de un escenario marcado por las políticas de los bancos centrales de los últimos años. Las inyecciones masivas de liquidez han llevado a que se puedan ver bonos de baja calidad crediticia (high yield) con rendimientos negativos y a un sentir generalizado que sitúa a la renta fija como uno de los activos más complicados para encontrar rentabilidades interesantes. “Teniendo en cuenta las cifras de unas rentabilidades que ya son bajas, los inversores deberán prepararse para un rendimiento modesto de la renta fija en general”, avisa Jim Cielinski, responsable global de renta fija de Janus Henderson Investors. De ahí que recomiende adoptar una perspectiva amplia y ser muy activo. Y es que, como en todo, encontrar rentabilidades interesantes conlleva mucho análisis y selección, pero se puede en un entorno en el que se repite constantemente que la renta fija está más complicada que nunca. 

“Yo niego la mayor”, asegura Rafael Valera, CEO de Buy & Hold y gestor del fondo B&H Renta Fija. “Todo está complicado, de lo que se trata es de gestionar con el material que tenemos, que en el caso de los bonos es inmenso. En acciones puede haber 20.000 acciones cotizadas en el mundo, pero bonos habrá más de 2 millones porque los hay de muchas compañías que no son cotizadas. El universo es mucho más grande”, recuerda.Buy & Hold.

Valera cita algunos ejemplos de posiciones que les han salido muy rentables en este 2019. Una con los bonos soberanos de Grecia a 10 años comprados a principios de año con un cupón de más del 3 por ciento. La estrategia “se ha revalorizado un 25 por ciento y tuvimos la suerte de vender en octubre justo en máximos”.

Otro nombre que, de hecho, es la posición que más pesa en la cartera del B&H Renta Fija es el de los CoCos de Ibercaja con cupón 7,75 por ciento y vencimiento 2026, aunque la primera call para cancelarlo es en abril de 2023. “Desde enero se han revalorizado un 15 por ciento en precio más el cupón del 7,75, es decir, una revalorización total del 23 por ciento”, destaca. Se trata de bonos que mantienen en cartera porque “pensamos que siguen teniendo mucho valor. La entidad tiene que salir a bolsa y creemos que ampliará capital al igual que hizo Unicaja. Además es el que más crece fuera de balance, tanto en su negocio asegurado como en su negocio de fondos de inversión y de fondos de pensiones. Nos parece que Ibercaja es lo más parecido dentro del antiguo mundo de las cajas a lo que es un Bankinter”, asegura el CEO de Buy & Hold.

Un tercer ejemplo sería el bono de Jaguar con vencimiento en enero de 2026. “Desde que compramos tiene una revalorización del 27 por ciento más un 4,5 de cupón, es decir, un total de rendimiento del 32 por ciento”.

Capitalia Familiar EAF

En la estrategia de la EAF de seleccionar emisiones de renta fija para invertir de forma directa y conformar carteras específicas para sus clientes, Félix González, socio-director de Capitalia Familiar, cita algunos casos que les han dado alegrías en este ejercicio que en breve concluye. Se trata, por ejemplo, de un bono de Telecom Italia con cupón del 7,75%, al que “nosotros le ganamos este año un 23 por ciento”. Pero también menciona un bono de Softbank, el holding tecnológico japonés, con vencimiento 2029 “al que le sacamos un 14,50%. No solo le hemos ganado la TIR sino también en la subida del precio”, subraya. Y otra de las ideas que les ha funcionado muy bien ha sido un bono de la compañía francesa Casino “que compramos hace unos meses cuando había dudas porque iba a haber una reestructuración de la deuda de la compañía y en precio le ganamos un 15% este año”. 

Dunas Capital 

Desde la gestora también ponen sobre la mesa algunos casos de inversión en renta fija que han supuesto un acierto en 2019. Uno es un bono de Cajamar ( BCC Lt2 7,75%), un subordinado de la entidad que consideran un buen sustituto de las acciones bancarias. “Cajamar en su momento presentaba ciertas dificultades desde el punto de vista financiero pero nos gustó que presentaba una mejora continua de todos los ratios de solvencia, control de impagados y de calidad de sus activos. No compraríamos acciones pero sí sus bonos porque su solvencia nos parece adecuada”, explica José María Lecube, director de renta fija de Dunas Capital. “El año pasado ya apostamos por él y nos ha dado este año una rentabilidad de casi el 24 por ciento”, asegura.

Junto a ello, Lecube destaca un bono subordinado de Leaseplan, líder mundial en leasing de vehículos, que estaba pagando cerca de un 7,5 por ciento. “Lo compramos en octubre y en el primer mes y medio ya nos ha dado cerca un 5 por ciento”. Además, también cita un bono de la compañía portuguesa de cerámicas Vista Alegre emitido en el MARF con cupón del 4,5 por ciento y vencimiento en octubre de 2024. “En este caso renunciamos a un poco de liquidez a cambio de una rentabilidad más razonable”, concluye el responsable de renta fija de la gestora.

inBestme: "El promedio de nuestras carteras dio un 15% en el último año"