bolsas-y-mercados

¿Por qué la recesión no está tan cercana como pensamos?

La probabilidad de una recesión inminente es del 20%. Los expertos aseguran que los indicadores económicos no son demasiado alarmantes y que la recesión no se producirá hasta dentro de unos trimestres.

24 DE octubre DE 2019. 07:36H Patricia Malagón

019da0812248b0997c32d27747214381.jpg

El final de ciclo económico es una realidad palpable, la economía se está desacelerando y algunos indicadores macroeconómicos han preocupado al mercado. Sin embargo, la frase más repetida por los expertos es que “la recesión no es inminente”. 

Matthieu Grouès, director de gestión institucional y responsable de estrategia y asignación de activos de Lazard Frères Gestion, explica que de los cuatro indicadores que miden la temperatura de la economía estadounidense, “solo uno no está un momento óptimo, pero tampoco preocupante”. El indicador al que se refiere Grouès es el de los beneficios corporativos antes de impuestos, que se están ralentizando.

“El crecimiento global se está ralentizando, presionado por la incertidumbre que rodea al comercio y la política mundial; sin embargo, no prevemos una recesión inminente.”, asegura Esty Dwek, Head of Global Market Strategy en Dynamic Solutions (Natixis IM). Desde la gestora alertan de que el PMI manufacturero sí está dando señales preocupantes, sin embargo, el de servicios se está comportando bien. Además, por el momento, el consumo se está manteniendo estable. Observamos que el consumo de los hogares mantiene una fuerte demanda. El sector retail se mantiene fuerte”, afirma Matthieu Grouès.

El sentimiento

Una parte fundamental para comprender el mercado es el sentimiento inversor. “El sentimiento inversor y los indicadores de apetito al riesgo basados en los precios se han recuperado desde unos niveles muy bajos. Los flujos están empezando a recuperarse y la beta de la renta variable de la mayoría de los inversores es inferior a la media”, comenta Talib Sheikh, responsable de la estrategia multiactivos de Jupiter AM. Además, añade que los flujos de inversión en renta variable “acaban de entrar en positivo frente a los flujos de renta fija tras las fuertes ventas del año pasado”.

Otro indicador que muestra una recuperación del optimismo es el NFIB Small Business Optimist Index, que refleja el sentimiento de los inversores en Estados Unidos. Tras una fuerte caída a finales de 2018, se ha ido recuperando el optimismo. Sin embargo, “en Alemania el optimismo no se ha recuperado, de hecho, el homologo germano de este índice sigue cayendo”, explican en Natixis IM.

Por otra parte, en China tanto los indicadores económicos como los temores del mercado se están estabilizando. A pesar de la caída del sector manufacturero, los incentivos que puede aprobar el Gobierno de Xi Jinping unidos a los pactos comerciales parciales que el país alcance con los Estados Unidos son dos fuertes pilares en los que se sostiene esta economía.

Por todo ello, el consenso de mercado no considera que la recesión sea algo inminente, aunque sí que es probable que se dé dentro de unos trimestres. “La posibilidad de una recesión inminente es del 20%”, subraya el director de gestión institucional de Lazard.


Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"