bolsas-y-mercados

¿Por qué los bancos centrales están disparando las compras de oro?

2018 batió récords en las compras de oro por parte de los bancos centrales y en 2019 la demanda se ha disparado un 73%

03 DE diciembre DE 2019. 08:00H Patricia Malagón

ea27186f2df1d734c896198147765ab1.jpg

El mercado del oro está manteniéndose fuerte, aunque la cotización de la onza haya caído en los últimos tres meses. A pesar de ello, el metal precioso está cerca de sus máximos de los últimos seis años y, de hecho, se ha revalorizado más de un 16% desde el pasado mes de diciembre de 2018. Por todo ello, los bancos centrales están aumentando, de forma notable, las compras de oro.

Según el Consejo Mundial del Oro, los bancos centrales están comprando un 73% más oro que en 2018, que ya fue el año de mayores compras en el último medio siglo. Hasta septiembre, las compras de este metal se han disparado hasta las 247,3 toneladas. Hasta la fecha, son los países emergentes como Rusia, China, Turquía y Kazajistán los que más están comprando. Pero, los bancos centrales europeos también han aumentado la demanda.

“Las preocupaciones sobre una desaceleración en el crecimiento global, el aumento de las tensiones geopolíticas y la volatilidad de los mercados financieros hicieron que la demanda del de los bancos centrales alcanzara su nivel más alto desde que Nixon acabó con convertibilidad del dólar estadounidense en oro en 1971”, ha explicado Alistair Hewitt, jefe de inteligencia de mercado en el Consejo Mundial del Oro.

Las causas de la compra de oro por parte de estas entidades se deben a varios factores. El primero de ellos es que el oro funciona como un refugio seguro y una cobertura frente a la volatilidad del mercado y de las tensiones geopolíticas. El segundo factor se encuentra en la revalorización del metal precioso con el paso de los años y en que el valor de oro se ha mantenido estable durante decenas de años. Finalmente, otros bancos centrales, como el ruso, lo que han buscado es ‘desdolarizar’ sus reservas.

También hay que tener en cuenta que “el oro funciona más como un activo monetario que como una mercancía”, explica Nitesh Shah, director de análisis de WisdomTree. La razón para afirmar esto es que el precio del oro en muchas ocasiones va determinado por los cambios en el dólar, como las bajadas de tipos de la Reserva Federal, la inflación también influye en determinar el valor del metal, los cambios en los bonos a 10 años de Estados Unidos y el sentimiento inversor en cada momento.


BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"