pymes

2 millones de pymes buscaron financiación en la primera mitad de 2021

El 30% de las pequeñas y medianas empresas han iniciado su recuperación económica, otro 30% se encuentra en una situación estable y el 40% restante asegura que su estado ha empeorado con respecto a 2020

25 DE octubre DE 2021. 08:00H Isabel Garrido

7e8d6b3e14b33e94cca42a6c5e9e0197.jpg

El avance de la campaña de vacunación y el levantamiento de las restricciones no han impedido que el impacto de la crisis de la COVID-19 siga acechando el estado de las pequeñas y medianas empresas españolas. A lo largo de los seis primeros meses de 2021, cerca de dos millones de pymes necesitaron financiación en España, la buscaran de forma activa o no, una cifra que representa al 56% de estas organizaciones. Esta cantidad es significativamente superior a la registrada en 2019, cuando se situó en un 34,8%.  

Estos datos se desprenden de la presentación del X Informe sobre Financiación de la Pyme en España, una iniciativa impulsada por la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR) que, después de la situación extraordinaria asociada a la emergencia sanitaria, ha recuperado recientemente su carácter semestral exponiendo los datos a fecha de junio de 2021. De este modo, a la hora de abordar su elaboración, una de las características de este estudio reside en que incorpora a todos los sectores de actividad y, asimismo, incluye al colectivo de autónomos con el mismo peso que el que representa en el tejido empresarial nacional.

En esta línea, el documento muestra algunas diferencias en el estado en el que se encuentran estas compañías en la actualidad. El 30% afirma haber iniciado la “recuperación económica” y, en la misma proporción, otro 30%, también reconoce encontrarse en una situación “estable”. En el lado contrario, con un 40%, están aquellas empresas que aseguran haber empeorado respecto al año pasado. Y dentro de estas últimas el informe establece tres escalones. 

En el primero se encuentran aquellas que presentan un “estancamiento económico y un cierto empeoramiento de sus ratios financieros”, con un 4,6%. En el segundo, con un 27,3%, las que han percibido “reducciones en sus niveles de facturación y beneficios”, mientras que en el último están las consideradas “vulnerables”, debido a la combinación del decrecimiento económico y el empeoramiento de su situación financiera. 

El porcentaje de este tercer grupo asciende hasta el 5,5% y representa a cerca de 200.000 pymes, de las que el 55% de ellas operan en ámbitos relacionados con servicios a las empresas (32,7%) y comercio y servicios personales (21,8%). Desde CESGAR comentan que este resultado “alerta sobre el impacto de la crisis sobre sectores que no han sido directamente afectados por las medidas de control de la pandemia, pero sí por la incertidumbre y el cambio en los hábitos de consumo asociados a esta”. 

De izquierda a derecha, Zenón Vázquez, director general de Elkargi; Antonio Couceiro, presidente de SGR-Cesgar y Antonio Vega, subdirector de Garántia SGR. JULIA ROBLES

Aumento de los productos financieros

A pesar de estos datos, durante la celebración del acto en el que se dieron a conocer las conclusiones del documento, el presidente de SGR-Cesgar, Antonio Couceiro, también señaló que nueve de cada diez pymes con necesidades de financiación bancaria la han obtenido o aceptado. En este sentido, el uso de los productos financieros por parte de estas compañías ha aumentado durante los últimos doce meses, principalmente aquellos relacionados con el circulante, indican. Así, el crédito comercial (24,2%), los préstamos bancarios (23,9%) y las líneas ICO (22,5%) han sido los más utilizados.

En relación con los niveles de uso, a estos les siguen otros como las líneas de crédito bancario o descuento bancario (21,5%), el leasing o arrendamiento financiero (12,5%), avales (4,4%), confirming (3,5%), factoring (0,7%) y crowdfunding o crowdlending (0,2%). En este punto es importante mencionar que los productos situados en la parte inferior de la tabla son los mejor valorados por las pymes a pesar de ser significativamente menos utilizados por estas. De hecho, los tres últimos alcanzan una media de ocho puntos sobre diez, una nota ligeramente superior a la conseguida por los cuatro primeros elementos.  

Asimismo, de los productos mencionados, el informe también hace hincapié en la importancia que han tenido durante la pandemia las líneas ICO y las ayudas directas. Respecto a las primeras, el número de pymes que las han utilizado para financiarse asciende hasta el 22,5% y, en concreto, los sectores más afectados por las restricciones relativas a la movilidad y los aforos impuestas los últimos meses, tales como el transporte, la hostelería y la restauración, han sido los que más han hecho uso de esta vía. El 76% de las pymes que han accedido a las líneas ICO están “satisfechas” con la cuantía recibida y el 83,1% considera que los plazos de devolución son “adecuados”, aunque un 23,9% requerirá ampliarlos. 

Por su parte, el 40% de las pymes y autónomos ha contado con algún tipo de ayuda directa, entre las que destacan los ERTE (18,6%) y las prestaciones por cese de actividad (15,5%). Además, otro 15,3% también se ha beneficiado de las ayudas directas ofrecidas por las administraciones regionales y locales. En este último mecanismo la satisfacción roza casi la mitad de las empresas: un 48,8% considera que han sido adecuadas a sus necesidades.

Pymes: ¿por qué cambiar de banco?

Las primeras ayudas del Plan de Digitalización de Pymes llegarán antes de final de año

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"