lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
PYMES

Digitalización del pequeño comercio: nuevas ayudas

El cambio de Gobierno no ha variado la estrategia fomento de la innovación en el comercio minorista

04 de agosto de 2018. 00:00h Adrián Varela
  • Fuente / Shutterstock
    La digitalización de pymes y comercio minorista, prioridad gubernamental

El pasado 23 de mayo, el entonces ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, anunciaba al término de la Conferencia Sectorial de Comercio que su ministerio y las consejerías autonómicas habían acordado reforzar las ayudas para la transformación digital del pequeño comercio. Esta política, según Escolano, supondría potenciar la digitalización y la modernización como claves para la prosperidad del sector a corto y largo plazo.

Apenas una semana más tarde, Escolano y el resto del gabinete de Mariano Rajoy abandonaban el poder tras el triunfo de la moción de censura del PSOE. Así, la cartera de Economía recayó en Nadia Calviño y la de Industria en Reyes Maroto, que suma el Comercio a las competencias de su ministerio.

A pesar de estos cambios, el nuevo Gobierno parece dispuesto a mantener la estrategia a favor de la modernización dentro de sus políticas comerciales. Así lo muestra el acuerdo alcanzado hace apenas unos días entre el ministerio de Industria, Comercio y Turismo y la Cámara de Comercio de España, destinado impulsarán medidas que, al igual que el acuerdo entre el anterior Ejecutivo y las autonomías suscrito el 23 de mayo, busca "promover la modernización e innovación del comercio minorista".

Esta intención se ha plasmado en un convenido, rubricado por la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, y el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, que establece como meta mejorar la competitividad de 35.000 comercios en toda España a través de un presupuesto de 6 millones de euros. Estos fondos servirán para desarrollar medidas de manera coordinada con las comunidades y en colaboración con diputaciones, ayuntamientos y asociaciones sectoriales.

De esos 6 millones de euros con los que está dotado el convenido, la Cámara de Comercio aportará 3,9 millones obtenidos a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), mientras que los 2,07 millones restantes partirán de la Dirección General de Política Comercial. Las iniciativas a desarrollar se segmentarán en cuatro direcciones, innovación comercial, capacitación de innovación, dinamización y mejora de la competitividad.

En primer lugar, el innovación se centrará en analizar sistematizadamente a los pequeños comercios para ofrecerles diagnósticos individualizados que ayuden al empresario a través de recomendaciones de carácter estratégico, innovador y digital, para la renovación y optimización de la gestión de su establecimiento.

Mientras, el programa de capacitación de innovación aspira a incentivar y mejorar las habilidades de las pymes comerciales en diferentes áreas o materias estratégicas como el cliente digital, comercio electrónico, marketing digital, turismo de compras o técnicas de venta.

Por su parte, el programa de dinamización comercial desarrollará acciones promocionales dirigidas a incentivar el consumo y las ventas en los diferentes subsectores de actividad, en los ejes comerciales, en los centros comerciales abiertos, en los mercados municipales con especial incidencia en visitantes y turistas y en campañas de promoción de ventas en el pequeño comercio con eventos orientados a promover sus valores de interés comercial.

Por último, Cámara de España e Industria impulsarán un programa de mejora de la competitividad de las áreas comerciales urbanas y equipamientos comerciales ubicados en zonas de gran afluencia turística. Para su puesta en marcha, se llevará a cabo una convocatoria pública para otorgar ayudas a la realización de proyectos de inversión e incorporación de soluciones tecnológicas que conlleven transformación en los equipamientos singulares minoristas.

Además, ambos organismos han asegurado que desde 2013 se han dedicado un total de 22,6 millones de euros a la modernización del pequeño comercio. Este montante ha servido para dar respaldo a 145.000 establecimientos para incrementar sus ventas y aumentar su nivel de competitividad, en un sector que constituye el 5% del PIB y que genera 1,9 millones de empleos en España.