pymes

El año para el olvido de los autónomos

Casi la mitad de los trabajadores por cuenta propia declaró pérdidas por encima del 50% y la mayoría registró una facturación media por debajo de los 20.000 euros

20 DE enero DE 2021. 08:45H Carmen Muñoz

b82a1e41e9b7d265567eb81a87da6474.jpg

La pandemia ha alterado la hoja de ruta de la economía hasta niveles casi imposibles en el imaginario de los analistas más agoreros. La desaceleración proyectada para 2020 por organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Central Europeo (BCE) se ha convertido en una recesión con mayúsculas, que se ha llevado de golpe todo lo avanzado en los últimos años tras la crisis financiera global de 2008.

A falta de conocer el comportamiento del cuarto trimestre, los autónomos han vivido momentos límite. La ausencia de demanda como consecuencia de las restricciones impuestas ha castigado con fuerza a este colectivo que se ha visto inmerso en la desesperación. El resultado es que la fórmula del autoempleo, que tradicionalmente ha servido en algunos casos como refugio para continuar en el mercado laboral, cierra un annus horribilis. El pasado mes de diciembre, UPTA alertaba de que 2020 cerraría con 610.000 bajas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), procedentes de los sectores más afectados. El pequeño comercio ha perdido más de 11.500 establecimientos desde noviembre de 2019, seguido de la hostelería con 4.956 negocios menos y la industria manufacturera que se ha dejado más de 5.000 activos. “Continuamos con la misma situación que en años anteriores, en los que se demostró que el trabajo autónomo simplemente es una puerta de entrada al mundo laboral que, desgraciadamente, no implica continuidad”, señalan desde la citada asociación.

En este contexto, la Encuesta balance trabajo autónomo 2020, elaborada por la misma organización, a raíz de entrevistar a 3.750 personas, arroja que un 45% de los sondeados ha sufrido caídas en el volumen de negocio superiores al 50% con respecto al ejercicio anterior, con una facturación media mensual en el 88% de los casos inferior a los 20.000 euros.

El pequeño comercio ha perdido más de 11.500 establecimientos desde noviembre de 2019

Frente a esta situación, un 37% dice no haberse beneficiado de ninguna de las ayudas impulsadas por las diferentes administraciones. De los que sí han tenido acceso a ellas (58%), el grueso procede de iniciativas por cese de actividad del Gobierno central y el resto (18%) corresponden a asignaciones promovidas por los Gobiernos autonómicos o municipales. Respecto a la cuantía, más de seis de cada diez han recibido un importe superior a los 2.000 euros.

La digitalización siempre figura como la asignatura pendiente de los autónomos, algo que podría cambiar después del coronavirus. Si bien todavía queda mucho por avanzar en este terreno, la realidad es que las circunstancias les han forzado a adaptar las nuevas tecnologías a su negocio, sobre todo, en temas de visibilidad y contacto a través de redes sociales. 

De hecho, un 55% de los autónomos preguntados afirma haber utilizado estos canales para la comercialización de sus productos y servicios. Cabe destacar que en 2019 apenas un 24% de los trabajadores por cuenta propia empleaba las tecnologías de la comunicación para mejorar sus ventas. En todo caso, el optimismo ha llegado a este segmento con la llegada de la vacuna y seis de cada diez creen que 2021 será mejor que el actual.

“El análisis que hemos realizado (…) pone de manifiesto que, a pesar de las dificultades por las que atraviesa el trabajo autónomo, el colectivo tiene una capacidad de adaptación superior a la de las medianas y grandes empresas. Ahora es el momento de realizar cambios que fortalezcan el trabajo por cuenta propia”, subrayan desde UPTA. En este sentido, su presidente, Eduardo Abad, pone el foco en varios ejes a través de los que fomentar el cambio. Se trata de la formación, digitalización, dimensión empresarial, especialización, planificación, innovación, sostenibilidad y activación del medio rural. Sin el impulso de estos, Abad advierte de que será imposible reducir el número de bajas provocadas en el sistema, especialmente, en comercio y hostelería, que han perdido en los últimos dos años 30.000 y 12.000 establecimientos, respectivamente.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"