miércoles, 18 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
PYMES

"El consumidor se ha acostumbrado a acceder a servicios en tiempo real"

Entrevista al CEO de Virtuo, Karim Kaddoura

12 de septiembre de 2019. 08:31h Carmen Muñoz
  • "El consumidor se ha acostumbrado a acceder a servicios en tiempo real"

Fruto del descontento que producía en Karim Kaddoura el mercado de alquiler tradicional, Virtuo nació en 2015 como una solución que persigue optimizar el tiempo de arrendamiento de un vehículo. Con la digitalización por bandera, uno de los puntos diferenciales es que el servicio se realiza de manera instantánea. El usuario recibe una llave digital encriptada y solamente tiene que acercarse al punto donde se encuentre el vehículo.

Presente en catorce ciudades europeas, la firma desembarcó el pasado mes de junio en España, con Barcelona como primera toma de contacto. DIRIGENTES charla con él sobre los retos de la movilidad del futuro, así como por los planes de expansión de esta firma que ya ha conseguido tres rondas de financiación por valor de 30 millones de euros.

Para ponerlo en marcha habéis alcanzado una alianza con Mercedez-Benz. ¿La elección de esta marca se encuentra relacionada con vuestro target?

En el contexto del lanzamiento, analizamos cuáles eran los segmentos más demandados por los usuarios y concluimos que eran los compactos y los SUV. Empezamos a hablar con diferentes fabricantes y finalmente llegamos a un acuerdo comercial con Mercedes. En Virtuo buscamos ofrecer diferenciación, con un producto físico atractivo y tecnológicamente avanzado.

Una de las mayores frustraciones de los clientes que alquilan coches es, sin extrañarse, que te entreguen un vehículo diferente que el que has comprado, sobre todo en el segmento premium. Por ello, en Virtuo lo hemos tenido siempre muy claro, queremos pocos tipos de vehículos pero que sean los mejores en sus categorías.

¿Cuál es el concepto que quiere transmitir la compañía?

Virtuo es un servicio de alquiler de vehículos desde un día de alquiler hasta 28 días. Sin colas eternas, sin papeleo, sin letra pequeña ni cargos ocultos, sin sorpresas a la hora de recoger un coche, y todo desde el móvil. Esto es lo que proponemos para revolucionar el sector del alquiler de coches, con la idea de dar el paso que ninguna de las grandes compañías tradicionales del sector del alquiler de coches estaba dando y digitalizar completamente el servicio. Saber qué necesita exactamente el consumidor, hacer las cosas fáciles, cómodas y eficientes es precisamente lo que nos hace ser disruptivos.

No es cuestión de ser más digitales o innovadores que la competencia, sino de saber encajar en los hábitos y el ritmo de vida de nuestros clientes, como ya están haciendo otras compañías emergentes que se han atrevido a dar el paso en otros sectores. En Virtuo nos enfocamos al público local y viajero. No solo damos solución a una alternativa a una industria obsoleta y desfasada, sino también para todos aquellos que no tienen un vehículo en propiedad o quieren deshacerse de él por las inherentes complicaciones que conlleva tener un vehículo en las urbes.

¿Por qué Virtuo se plantea cómo una solución de movilidad totalmente digital?

Todo es digital. La gente demanda una respuesta inmediata sin trabas y este aspecto solo se consigue con la digitalización. El consumidor actual se ha acostumbrado a poder acceder a servicios de todo tipo en tiempo real (comida a domicilio, compras, taxis o VTC) y no debería ser menos en el alquiler de coches.

Nuestro propósito es agitar un sector anclado en el pasado y que no ha querido adaptarse por culpa de compañías anticuadas, con un enfoque 100% móvil y pensando en el consumidor de hoy.

¿Ha sido fácil poder comenzar la actividad en España y más en concreto en Barcelona?

El sector del alquiler de coches genera en España un negocio estimado de 1.600 millones de euros que le sitúa en tercera posición por facturación, justo por detrás de Francia y Alemania y a nivel de Reino Unido. Estas cifras demuestran que hay un gran potencial para el sector del alquiler de coches en este país. Nuestra apuesta por empezar la expansión a partir de Barcelona se debe a su gran potencial turístico, referencia mundial en tecnología móvil, así como capital europea.

Ahora con 3 meses de actividad, podemos afirmar que ha sido un éxito. Hemos obtenido más de 20 000 descargas de nuestra aplicación desde el lanzamiento y 11.000 usuarios inscritos. Durante gran parte de agosto hemos estado rozando la ocupación completa de lo cual estamos muy orgullosos. Nuestros clientes han sido mayoritariamente locales o residentes de Barcelona y 30% usuarios de fuera.

Las nuevas generaciones están entendiendo que la idea tradicional de tener un coche casi por obligación no tiene ningún sentido y cada vez más, hay más gente que prefiere alquilar un piso en lugar de comprarlo, de la misma manera que prefiere consumir series, películas o música de forma puntual sin tener tener el CD o el VHS en propiedad. En este sentido, por tanto, el coche no es diferente.

De todos los países en los que estáis presentes, ¿cuál es el que mejor funciona?

Francia es el país de nacimiento y estamos presentes en once ciudades del país galo y creciendo. Hemos triplicado volumen más de 2.000 vehículos en el país. Tenemos una fuerte presencia en París, donde en estaciones como Gare du Nord, la estación de trenes más concurrida de Europa, en la cual somos igual de importantes en volumen que las empresas tradicionales de alquiler de coches.

¿En qué otros países os gustaría operar?

La ambición de la compañía es ser globales. Virtuo está presente en trece ciudades en Francia, Bélgica y el Reino Unido, que son 14 si se incluye Barcelona, con cerca de 3.000 vehículos en total. Nuestro propósito es continuar expandiendo nuestro modelo de negocio en otros países europeos, pero por ahora estamos centrándonos en España para poder convertirnos en el referente del sector del alquiler de coches. Próximamente comenzaremos a operar en Madrid.

¿Dónde queréis posicionar la compañía en cinco años?

Hemos venido a España para quedarnos y, tras un análisis de los hábitos de los conductores españoles y el potencial y margen de mejora del sector, creemos que el modelo que proponemos va a ser ampliamente aceptado. Por ello, queremos convertirnos en la compañía referente de car rental en el territorio.

Nuestro objetivo en España es estar presente en las grandes metrópolis del país a su vez que en los polos turísticos, siempre con nuestra propuesta 100% móvil y presente en estaciones céntricas y hubs de transporte etc. El ritmo que hemos visto en otros países es triplicar las cifras de volumen. Estamos analizando la posibilidad de lanzar en Portugal pero primero toca expandirse por España

En los últimos años el renting ha experimentado un fuerte crecimiento. ¿Os planteáis como una amenaza para las compañías tradicionales de renting?

No somos una empresa de renting, pero sí somos una amenaza para las compañías tradicionales porque creemos que no se han adaptado a los tiempos que corren, sobre todo, en cuanto a digitalización y trato al cliente. Dentro de la categoría del viajero, la industria de alquiler de coches está mal valorada por los clientes. Si tenemos en cuenta las valoraciones tomadas por las encuestas que miden el grado de satisfacción y recomendación de una compañía, sólo el 25-30% de los entrevistados valoran positivamente o muy positivamente su experiencia con empresas tradicionales de car rental.

En cuanto al tema de la seguridad, además de un selfi y la realización de una foto al carnet de conducir, ¿qué otros mecanismos se pueden usar?

Cuando un usuario se descarga la aplicación y se registra se le pide el dni, el carnet de conducir y un selfi. El sistema de Virtuo realiza entonces un estudio biométrico para comprobar si la persona es efectivamente es la misma que en los documentos, midiendo por ejemplo la distancia entre ojos y nariz. Además, certificamos la autenticidad de la documentación con la ayuda de un servicio especializado integrado en nuestra plataforma. Y finalmente, un equipo dedicado de Virtuo completa la validación. Esto es un proceso que realiza una persona física y consta de diferentes niveles de comprobación para validar la documentación.