pymes

El futuro en clave de impresión 3D

La fabricación aditiva, conocida como impresión 3D, ha abierto una ventana de oportunidades que se ha acentuado todavía más a raíz de la pandemia. Entre las ventajas, los expertos citan la libertad de diseño, el ahorro de costes o un uso más eficiente de los materiales

14 DE octubre DE 2020. 08:34H Carmen Muñoz

8fc26e8c989b4213d90557ec90ea0f17.JPG

La impresión 3D no es nada nuevo. Este tipo de tecnología se conoce desde hace años por sus múltiples aplicaciones en ámbitos tan variados como el sector aeroespacial, la industria médica, el mercado energético, la moda o alimentación, entre otros. Desde fabricar una prótesis dental, hasta una vivienda, sus posibilidades son infinitas. Tras la paralización de la actividad económica a causa de la pandemia y, con ella, de la cadena de producción actual, las empresas encontraron en la fabricación aditiva la solución a las necesidades de ese momento. Esta es una de las principales ideas que se expusieron en ADDITIV 2020, el encuentro virtual sobre impresión 3D.

La feria se celebró el pasado 22 de septiembre con el objetivo de reunir a toda la comunidad 3D. En este sentido, en la mesa redonda La reindustrialización de España gracias a la impresión 3D, el responsable del programa de investigación global en fabricación aditiva de ArcelorMittal, Virgilio García, destacó la “rapidez” de respuesta que ofrece esta tecnología en “situaciones límite”, ante lo que también vaticinó un cambio de paradigma “importante” en el que la impresión 3D va a comenzar a utilizarse en mercados generalistas al emplear menos recursos y energía.

En esta línea, el director comercial de SICNOVA 3D, Agustín García, destacó la impresión 3D como una tecnología que presenta “mucho potencial” por su capacidad para realizar productos diferentes y personalizados a un coste mucho más bajo en comparación con otras técnicas. “La fabricación aditiva permite producir lo que necesites, cuando lo necesites y donde lo necesites”, remarcó al tiempo que resaltó la capacidad de la ingeniería en España para desarrollar nuevos productos. En este contexto, hizo un llamamiento a los agentes educativos a formar en esta área, así como a las compañías para adoptar esta nueva técnica. “No se trata de hacer lo que hacían antes, sino de otra manera con modelos de negocio diferentes”, añadió. De su lado, el CTO Materials & Processes de CATEC, Fernando Lasagni, defendió que, precisamente, en épocas de crisis es cuando deben adoptarse los cambios y anima a capacitar a las corporaciones para que puedan implantar la capacidad aditiva en sus procesos productivos.

"La fabricación aditiva presenta infinitas posibilidades"

Otra de las compañías virtualmente presentes en el evento fue Abax. Esta pyme madrileña se dedica a la fabricación de impresoras 3D de desarrollo propio para empresas y particulares, así como a la consultoría e impresión 3D de bio-modelos para el sector sanitario y soluciones de ingeniería 3D para el industrial. Durante la pandemia se volcó en la fabricación de viseras para el personal sanitario del hospital Gregorio Marañón (Madrid). DIRIGENTES ha entrevistado a la directora Comercial y de Marketing de esta firma, Begoña Hernández de Aguirre, para conocer más a fondo esta tecnología que crece a un ritmo del 25% anual.

Directora Comercial y Marketing de Abax, Begoña Hernández de Aguirre

¿Qué ventajas aporta la impresión 3D?

Esta tecnología presenta diferentes ventajas, dependiendo del ámbito al que se aplique. Por ejemplo, en la industria destaca la libertad de diseño que no permiten otras técnicas más limitadas y, por tanto, las opciones son mucho mayores. Por otro lado, también es más sostenible al hacer un uso más eficiente de los materiales. La fabricación tradicional es principalmente sustractiva, ya que corta, deforma o extrae el objeto deseado de un bloque de material, mientras que la impresión 3D o fabricación aditiva se caracteriza por cohesionar capas de material hasta darle la forma que deseemos. 

De esta forma, nosotros únicamente utilizamos el material necesario. De igual modo, se puede evitar tener el stock en un almacén central, basta con un inventario digital para elaborar cualquier pieza en el momento. Con lo cual, además de ser respetuoso con el medio ambiente, la compañía ahorra dinero. Todo ello supone una enorme ventaja.

Otro punto a tener en cuenta es que se acortan los tiempos de desarrollo del producto. El primer prototipo se fabrica de forma más ágil y con mucho menor coste. Igualmente, las sucesiones de prototipos hasta tener definido el producto final son más rápidas y baratas. Se puede desarrollar la pieza que quieras y además personalizarla. Aunque hemos mencionado solamente aplicaciones en el área industrial y de medicina, la impresión 3D se está desarrollando también con mucha fuerza en otros sectores. Así, departamentos de Marketing y Comunicación de muchas empresas nos están empezando a incluir entre sus proveedores habituales, ya que a un coste muy competitivo pueden hacer un pequeño número de unidades y además personalizarlas para cualquier evento.

¿Cuál es el potencial de esta tecnología?

Es una cuestión de que se vayan descubriendo sus utilidades. La impresión 3D crece a un ritmo del 25% anual y esperamos que la curva de crecimiento se mantenga. La gente se está dando cuenta de que la fabricación aditiva presenta infinitas posibilidades. Los sectores en los que la impresión 3D tiene cabida son cada vez mayores. Además de los ya mencionados, destaca por ejemplo el de la construcción de edificios. En este ámbito, Abax no tiene aún puesto su foco de negocio, pero es sin duda uno de los que mayor desarrollo ha experimentado en los últimos meses. Las casas construidas con impresión 3D son muy baratas y sostenibles y ambas características están impulsando su desarrollo.

La compañía surge en 2015 de la mano de un ingeniero y un médico. ¿Cómo ha evolucionado la fabricación aditiva en los últimos cinco años?

La evolución está siendo muy rápida. En cuanto a las impresoras 3D de plástico, que son las que desarrollamos y fabricamos en Abax, cada vez hay más opciones disponibles. Las nuestras ofrecen mayor precisión y repetitividad de movimientos y, por tanto, consiguen piezas de mayor calidad. En el momento actual, nuestras impresoras pueden imprimir piezas con extrusión de material hasta 270º y de tamaño de pieza máximo de 310x310x500 mm. Estamos inmersos en el desarrollo de otras máquinas que podrán imprimir piezas de 600x600x600 y también con temperatura de impresión de hasta 500º.

Cuatroochenta: "BME Growth será una vía más de financiación para la compañía"