pymes

Emprendimiento rural, un antídoto contra la España vaciada

Emprender nunca ha sido tarea fácil y menos en los grandes núcleos urbanos en los que la competencia es más agresiva. Por ello, puede que la oportunidad se encuentre en un pueblo con escasez de oferta de bienes y servicios y, a su vez, con menores barreras de entrada, alimentado precisamente por el vaciado demográfico

14 DE abril DE 2020. 10:12H Carmen Muñoz

57032571759fb451e0fc73c0d9388771.jpg

De la ciudad al pueblo para montar su propio negocio. El dogma inverso que ha imperado desde la década de los 60 en España puede ser el impulso definitivo que le lleve a materializar su proyecto con éxito. Aunque a priori la sangría demográfica acuñada con el término La España vaciada se erige como un fenómeno imparable, que puede echar para atrás a más de un emprendedor, la movilización en torno a la creación de un ecosistema que fomente el emprendimiento en el ámbito rural no para de crecer.

Según datos recabados por el Gobierno, el 90% de la población residente en España se concentra en municipios que representan menos de un tercio de la superficie del país, lo que significa que la décima parte restante se reparte entre el 70% del territorio. Se trata de núcleos cada vez más aislados, pero que no por ello dejan de tener necesidades de bienes y servicios, cuya demanda queda sin cubrir en muchos casos.

Las comunidades autónomas de Galicia, Castilla y León, Asturias o Extremadura fueron algunas de las zonas más afectadas por esta tendencia en los primeros seis meses de 2019, tal y como recoge la última estadística sobre cifras de población que elabora de manera semestral el INE. Sin olvidarse tampoco de otras como Castilla-La Mancha, La Rioja o Andalucía en las que el éxodo rural también ha hecho mella y lo seguirá haciendo en las próximas décadas.

En este contexto y con el objetivo de fomentar la creación del trabajo autónomo en aquellas regiones más afectadas por esta tendencia, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha impulsado la RED de Ayuntamientos Rurales Emprendedores. Este programa se centra en diseñar políticas con las que captar nuevos autónomos y emprendedores que desarrollen su actividad en zonas menos pobladas.

Con los datos que ellos manejan, un total de 130.000 trabajadores por cuenta propia residen en poblaciones inferiores a 5.000 habitantes en el momento actual. La idea de este plan pasa por incrementar esta cifra hasta las 250.000 personas antes de finalizar 2025, que supondrían el 10% de los inscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

"La RED está llamada a ser una de las más importantes dinamizadoras de la generación de oportunidades de autoempleo y de la economía social en más de un centenar de pequeños consistorios", señala el presidente de UPTA, Eduardo Abad.

Para su puesta en marcha y promoción, la organización comenzó el pasado mes de noviembre un road show por diferentes municipios españoles. A finales de enero, ya se habían unido al programa 35 ayuntamientos en La Rioja; 11 en la provincia de Guadalajara; 13 en la red de Cádiz y 7 en Soria, aunque desde UPTA esperan que se adhieran "muchos más" de manera paulatina.

Entre las iniciativas que proponen se encuentran el apoyo, asesoramiento y asistencia técnica, tanto para las personas que desean desde otros ámbitos de origen promover iniciativas económicas en el entorno rural, como para aquellas que lo hacen desde el propio entorno, el fomento de la cultura emprendedora, la creación de centros de trabajo o coworking o la implantación de redes de datos de alta velocidad.

Precisamente este aspecto es uno de los más controvertidos, puesto que al factor de la España vaciada se une también la España desconectada. Sin olvidarse tampoco de la importancia de crear incentivos fiscales y la reducción de las tasas municipales a todos los emprendedores que tengan intención de impulsar algún proyecto en el municipio. Desde el 1 de agosto de 2018 aquellos autónomos que pongan en marcha un negocio en pueblos con menos de 5.000 habitantes pueden beneficiarse de la ampliación de la tarifa plana de 50 euros hasta los 24 meses. Entre los requisitos figura estar empadronado en el lugar en el que vaya a ejecutarse la actividad.

¿Cómo y dónde asentarse?

Llegados a este punto, la duda radica en la elección del sector y el lugar más adecuado para desempeñarlo. De un tiempo a esta parte han proliferado multitud de organizaciones enfocadas a ofrecer ayuda de diversa índole en este sentido. Desde DIRIGENTES hemos hecho una recopilación con algunas de las propuestas más interesantes.

Holapueblo.com

Promovida por la empresa social AlmaNatura, Red Eléctrica de España, junto a varias diputaciones provinciales y alrededor de cincuenta ayuntamientos de menos de 1.000 habitantes, esta plataforma persigue conectar a personas que "desean hacer realidad su proyecto de emprendimiento en una zona rural con pueblos en búsqueda de nuevos habitantes". Lanzado recientemente, en él se puede encontrar un buscador online con los destinos que más se adaptan al perfil y las necesidades del usuario interesado.

Volver al pueblo

Este proyecto está liderado por la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (Conceder). En su página web aparece un mapa interactivo que recoge las comunidades autónomas y provincias en las que hay casas, tierras y negocios disponibles. Los hay de todo tipo, desde el traspaso de establecimientos como una expendeduría de tabaco, hasta la venta de casas rurales o arrendamiento de terrenos agrícolas. Incluso aparecen ofertas de trabajo para terceros. También se ofertan algunas viviendas disponibles.

Ruraltivity

Detrás de esta lanzadera de emprendimiento rural se encuentra la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur). Este programa de ámbito estatal se centra en impulsar iniciativas de autoempleo y educación emprendedora con especial énfasis en aquellas personas con necesidades educativas o de inserción social y laboral, especialmente procedentes del ámbito rural. Parte de la base del emprendimiento social y verde y la economía circular como nuevos "huecos de empleo". Para ello dispone tanto de talleres y cursos online basados en nuevos nichos en el medio natural, como de asesoramiento y seguimiento personalizado por parte de expertos a lo largo de las diferentes fases del proyecto.

“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"