martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
PYMES

España lidera el emprendimiento femenino

En una entrevista la delegada de España en el W20/G20 y experta de referencia de igualdad, Katharina Miller, anima a dejar pensar en géneros

31 de marzo de 2019. 00:20h Stefanie Claudia Müller
  • Image

El tema de la mujer y su papel en la economía se ha convertido en una noticia diaria en España. Una de las democracias más jóvenes de la UE es ya referencia en la lucha por derechos de igualdad y también en el emprendimiento femenino como nos cuenta Katharina Miller. La abogada y fundadora de 3C Compliance es experta de estrella y muy demandada en todo el mundo en asuntos de igualdad en España y Alemania.

Es delegada de W20 en España, un grupo de compromiso oficial que propone recomendaciones de políticas relacionados con las mujeres para el G20. El 28 de abril se reúne con emprendedoras alemanas y españoles en el Business Club femenino “Alma” en Madrid para hablar sobre las experiencias bilaterales.

La española, de origen alemán, que no para de viajar es miembro del panel asesor de negocio responsable de Telefónica, presidenta del Consejo de Administración de Kokoro World Trends Sicav y consejera independiente de PANDA GMBH y Assurance Services International GmbH en Alemania. Además, Miller es embajadora para Europa de la Academia de Liderazgo Global, implementado por la Agencia de desarrollo alemana GIZ. Ella lo tiene claro: con los retos económicos y medio ambientales enfrente sin ética ya no se puede emprender, da igual si se es mujer o hombre. En este contexto la inteligencia artificial será un reto para garantizar los derechos de igualdad adquiridos y todavía a adquirir.

¿Ha mejorado la situación de la mujer emprendedora en España?

En la actualidad, España es el país europeo con más porcentaje de emprendedoras. De acuerdo con el último Informe Mundial GEM 2018/19, nueve mujeres inician un negocio en nuestro país por cada diez hombres. Esta tasa es muy superior a la media europea (seis de cada diez). El Informe coloca a España en el puesto 16 en el ranking de países con un mejor entorno para emprender. En el 2018, solamente un 4 por ciento de las alemanas han creado su propio negocio.

¿Qué hay que cambiar todavía?

Acabo de volver de la cumbre W20 en Japón, donde he asistido y participado como delegada de España. España no forma parte del G20, sin embargo, es el único país que posee el estatus de invitado permanente. En el número 4 de nuestro comunicado del W20 Japón pedimos a las personas que lideran el G20 que aseguren la inclusión financiera, promuevan el emprendimiento de las mujeres y aceleren el acceso a la inversión y los mercados. Entre ello, los gobiernos deberían crear condiciones para los contratos públicos adjudicados a empresas propiedad de mujeres y dirigidas por mujeres para aumentar su participación en un mínimo del 10 por ciento, teniendo en cuenta las circunstancias nacionales.

¿Quizás también la mujer tiene que cambiar algún chip?

La autora del “Lean In”, Sheryl Sandberg, reconoció que aunque las mujeres cambien el chip y sean más proactivas, pidan más salario, etc., que el mundo está hecho por hombres para hombres y que para las mujeres es francamente difícil romper con los sesgos inconscientes y con los estereotipos.

¿Como nos va a influir la AI a las mujeres?

Pues por ahora nos influye la Inteligencia Artificial de una manera negativa, porque la data que se está generando y los algoritmos que se están programando están sesgados, porque todavía es el hombre blanco que predomina la información. Para ello, es muy importante el punto 3 del comunicado W20 Japón, que solicita el cierre de la brecha digital de género y la garantía que las mujeres puedan ejercer sus derechos digitales.

Los gobiernos tienen que tomar medidas urgentes para promover la participación igualitaria de las mujeres en el diseño y desarrollo de tecnologías digitales con la debida consideración a la ética, y evitar la amplificación de las discriminaciones de género mediante conjuntos de datos, modelos y algoritmos sesgados en Inteligencia Artificial (AI).

¿Hay realmente brecha salarial? ¿Donde?

La brecha salarial de género es menor en los países en los que es mayor la igualdad global y en los países con una amplia cobertura de negociación colectiva. Según los cálculos, un aumento del 1 % de la «cobertura» del diálogo social reduce la brecha salarial entre hombres y mujeres en un 0,16 %, y cuanto mayor es el grado de coordinación en la formación de los salarios, más igualitario es el reparto de las remuneraciones. En España en el 2018, la brecha salarial por hora trabajada se sitúa en el 14,2%, según la última actualización de Eurostat, frente al 23% de la brecha salarial anual.

La Unión Europea propone ocho líneas de acción principales:

1. Mejorar la aplicación del principio de igualdad de retribución;

2. Combatir la segregación profesional y sectorial (segregación horizontal);

3. Romper el techo de cristal (segregación vertical);

4. Abordar la penalización por cuidados;

5. Dar mayor importancia a las capacidades, esfuerzos y responsabilidades de las mujeres;

6. Visibilizar: sacar a la luz las desigualdades y los estereotipos;

7. Alertar e informar sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, y

8. Mejorar las asociaciones para corregir la brecha salarial entre hombres y mujeres.

¿Hay algo Alemania y España pueden aprender a nivel de la igualdad o conciliación?

Pues, mirando los informes de la Unión Europea, Alemania puede aprender mucho de España en relación con la baja paternal, y la presión social hacia las mujeres que también son madres. La expresión madre cuervo (= mala madre) para hablar de una madre que sigue trabajando no existe de esta manera en España.

Yo siempre insisto que si me hubiera quedado en Alemania no sería madre de 3 niños y no tendría una PYME en propiedad mía. Es muy difícil trabajar el sesgo inconsciente de la madre alemana que se tiene que quedar con sus menores y que la felicidad y suerte de sus hijas e hijas solamente dependen de su presencia en casa. Cambiar estos sesgos va a requerir mucho trabajo, de hombres y mujeres.

¿Qué importancia tiene el horario laboral en todo esto?

El horario flexible es una de las claves para el futuro y el equilibrio.

Simone de Beauvoir decía que nacemos con el sexo, pero que el género se forma por la sociedad. ¿Cierto?

Yo creo que sí, que es la sociedad, la educación, los sesgos inconscientes, los estereotipos que nos forman y nos guían hacia el género. Salir de esto, es muy difícil.

¿Cree que en un futuro vamos cada vez menos hablar de géneros si no de personas?

Esto sería lo ideal y deseo que este futuro empiece ya.

¿Ve cambios en la juventud?

Observo que muchas y muchos jóvenes se están volviendo muy machistas, hay niñas que dicen que no van a querer trabajar y chicos que controlan a sus novias. Por otro lado, en la mayoría, el 8M está promovido por muchas jóvenes que desean un cambio en la sociedad.

Sabemos de la historia que siempre hemos tenido que luchar por los derechos de la mujer. Y cuando no luchamos o estamos vigilantes, silenciosamente se nos quitan. Por ello, creo que es muy importante ganarse a los hombres como aliados porque nuestra lucha también es la suya y ellos también quieren un cambio.