pymes

La compañía que organiza su 'huida' a Andorra

El asentamiento de personas en este pequeño país viene siendo habitual entre las rentas más altas, que van en busca de sistemas fiscales más ventajosos para ellos. Desde hace más de un año, Vivirandorra.com ha asesorado a más de 40 personas a afincarse en los Pirineos

14 DE julio DE 2020. 08:30H Carmen Muñoz

fa3ceca64fd509f699de1319e8c8b41f.jpg

Mudarse a Andorra para pagar menos impuestos no es ningún secreto. Pero sí se trata de una tendencia que ha adquirido gran notoriedad en el último lustro. La diferencia con respecto a hace un par de años, es que ha dejado de estar mal visto, sobre todo, después de que la Unión Europea lo haya sacado de su lista de paraísos fiscales

El ejemplo más representativo se puede encontrar en algunos youtubers que, cuando han alcanzado un determinado umbral de seguidores, no han dudado en hacer las maletas y marcharse lejos de la lupa del fisco español. Estos profesionales no se cortan a la hora de enseñar su nueva morada en las redes y presumir del lujo y la ostentación que les rodea a escasos kilómetros del país que les vio alcanzar la fama. Bytarifa o Willyrex son dos de ellos. Destaca también Lolito Fdez, quien en 2018 explicó a través de un polémico vídeo los motivos por los que cambiaba de residencia. 

Pero no es el único perfil que decide asentarse allí. También es común entre ciudadanos europeos que tienen la opción del trabajo en remoto y, por tanto, su actividad no requiere de presencia física. En definitiva, todos aquellos negocios que se puedan deslocalizar. 

La baja fiscalidad es el principal atractivo de este país que contabiliza una población inferior a la provincia de Soria. Uno de ellos es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), ya que los primeros 24.000 euros están exentos de tributación y el tipo máximo es del 10% para las rentas que exceden los 40.000 euros. En esta línea, el Impuesto de Sociedades es del 10%, así como el IVA, que también es uno de los más bajos de todo el continente. Además, los dividendos que un socio residente fiscal en el Principado cobra de su sociedad andorrana están exentos de tributación en el IRPF, siempre y cuando se declaren allí, comenta a DIRIGENTES el abogado especializado en asuntos fiscales, José Sansa. 

Licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas (ADE), este navarro de nacimiento decidió establecerse al otro lado de la frontera española. Tras cinco años trabajando en un despacho de abogados, el emprendimiento llamó a su puerta durante una temporada sabática por el Sudeste Asiático. Vivirandorra.com es el nombre que recibe este proyecto enfocado al asesoramiento y la gestión para trasladar la residencia a este enclave de la Cordillera Pirenaica. Además del ámbito impositivo, entre las ventajas que venden para instalarse allí destacan el elevado nivel de vida y la alta conexión de fibra óptica. No obstante, al no formar parte de la Unión Europea no se le incluye en aspectos como el acuerdo sobre el roaming.

Desde su fundación hace algo más de un año y medio, esta empresa ha ayudado a más de 40 personas a establecerse allí. Sin embargo, no todos son bienvenidos en Andorra. Su ambiente multicultural, con predominio de franceses, españoles y portugueses es más selecto de lo que, a priori, pueda parecer. Dicho de otro modo. Existen dos vías para establecerse en Andorra. El método “general” es constituir una sociedad de responsabilidad limitada con un capital mínimo de 3.000 euros y aportar una fianza de 15.000 euros como administrador de esta, además de asumir los gastos derivados de notaría, registros y ayuntamientos. La otra está reservada para personas que poseen determinados estudios universitarios como, por ejemplo, Ingeniería Informática, para lo que deben pasar un proceso de homologación e inscribirse en el colegio profesional correspondiente. 

Con la llegada de la pandemia, el teletrabajo -para aquellas tareas que así lo permitan- se ha convertido en la solución para minimizar el riesgo de contagio. Situación que ha dado pie a un incremento de la demanda de los servicios que ofrece Sansa. Quedará por ver si esta región montañesa se convierte en la zona más codiciada para vivir de aquí en adelante. 

Buy and Hold: "En renta fija solo vemos valor en los intereses positivos"