pymes

La COVID-19 para “en seco” el emprendimiento en España

El número de altas de autónomos se ha reducido casi un 30% durante los primeros seis meses del año en comparación con el mismo periodo del año anterior

16 DE julio DE 2020. 08:30H Carmen Muñoz

3af70f7ffb2326dd585277a30c0ecbc9.jpg

La manida frase de que la pandemia ha paralizado la economía cobra mayor relevancia a medida que trasciende el impacto que ha tenido en la misma. En este sentido, el emprendimiento ha sido una de las áreas más afectadas tras haber experimentado un frenazo “en seco” a raíz del estado de alarma. Según datos de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), durante los seis primeros meses del año, el número de altas de autónomos se ha reducido en un 28% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Si entre enero y junio de 2019 en el cómputo total del semestre se dieron de alta 372.779 autónomos, durante los seis primeros meses de este 2020 lo han hecho 268.265 personas, que se traducen en 104.514 altas menos. En esta cifra han influido los trabajadores por cuenta propia del sector turístico que, a diferencia de otras temporadas, este ejercicio no se han dado de alta al no poder llevar a cabo su actividad, así como la imposibilidad de emprender nuevas actividades.

“Debemos tener en cuenta que la prestación por cese de actividad extraordinaria que los autónomos han podido solicitar durante la pandemia es compatible con la actividad y el continuar de alta en el RETA, por lo que se han reducido las habituales bajas en ciertos sectores que suelen hacerlo al acabar su temporada”, añade el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

A este respecto, destacan casi 50.000 bajas menos en comparación con el primer semestre del año anterior, gracias al acceso a esta prestación extraordinaria. Es decir, la situación en España en el momento actual es que hay menos bajas que otros años por las ayudas, pero las altas se han parado. “Nos tememos que, a partir del siguiente semestre, aumenten las bajas y se sigan frenando las altas. Dentro de esas 104.000 altas menos hay muchas actividades de temporada que ya dan por perdido el año”, remarca Amor.

Por regiones, Cataluña encabeza la lista de las altas con un descenso de 21.484 personas menos en el periodo analizado. De esta cantidad, la mayoría proceden de la provincia de Barcelona, que ha registrado una sangría de 15.275 trabajadores por cuenta propia menos, casi la misma cifra que en toda Andalucía, la segunda comunidad con mayores caídas (15.843 altas menos). Le siguen Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana, donde el descenso ha sido de 14.624 personas y 10.616 personas, respectivamente.

En cuanto a la reducción de las bajas, las comunidades autónomas siguen casi el mismo orden. Así, en Cataluña se han producido 12.835 bajas menos, seguido de Comunidad de Madrid (5.371 bajas menos), Andalucía (-5.351) y Comunidad Valenciana (-4.846). 

BMO Global AM: "El activismo accionarial ha vivido una evolución muy clara en los últimos años"