sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
PYMES

La crisis transforma al autónomo español

Hostelería y comercio mantienen sus cifras, mientras la construcción pierde uno de cada cinco autónomos

04 de septiembre de 2018. 00:00h Mario Talavera
  • Image
    En julio de 2018 hay 43 mil autónomos más que en 2009

Salvo un puñado de sectores económicos, el resto han sufrido una importante transformación en los últimos diez años, lo que se refleja también en el trabajo autónomo. Las cifras absolutas indican un aumento de 43.219 personas, que en términos relativos representa un aumento del 1,3%.

Haciendo este somero análisis apenas se perciben cambios en el perfil de los trabajadores por cuenta propia. Sin embargo, atendiendo a sectores concretos se observan cambios en una gran parte de ellos. No obstante, es cierto que apenas hay cambios en dos de las tres principales actividades que más autónomos acumulan.

Mientras que el comercio avanza en 6.864 personas, un 0,9%, la construcción retrocede en más de cien mil personas, lo que representa un descenso del 21,6%, según cifras de la Seguridad Social recogidas por ATA. Por su parte, la hostelería consigue elevar su cantidad de autónomos un 1,2%, con 3.800 más. Así, se puede observar que estas tres actividades mantienen el pulso (45% del total de autónomos), a excepción de la construcción, uno de los sectores que más sufrió la crisis.

“En una década hemos vivido una de las peores crisis y una gran revolución”, afirma Lorenzo Amor, presidente de ATA. La revolución de la que habla Amor ha significado el retroceso de un buen número de actividades, entre las que destaca la construcción o la agricultura, que perdió cerca de 30 mil trabajadores (-9,8%).

No obstante, otros sectores han recogido el testigo del trabajo autónomo, tales como el inmobiliario, que lideró el crecimiento desde julio de 2009 con un aumento del 52%, 15 mil trabajadores más. Por detrás se sitúa la sanidad, con una subida del 50,7%, hasta alcanzar los 110.241 autónomos. Otro sector que ha cobrado relevancia es la educación, que alcanza los 80.798 autónomos y elevó sus cifras un 49,2%.

De esa forma se constatan las palabras de Lorenzo Amor, que asegura que “aunque los sectores tradicionales siguen abarcando a la mayoría de las actividades de los autónomos, son los nuevos emprendedores los que demuestran con innovación, talento y tecnología que hay otros nichos de mercado a completar y otra forma de ganarse la vida”.

Otros datos elocuentes acerca de la transformación del perfil del trabajador autónomo tienen que ver con la edad y con su sexo. Por una parte, se observa que los autónomos de más de 40 años refuerzan su posición como motor de este tipo de empleo, ya que en 2009 representaban el 65,2% de los autónomos, mientras que en julio de 2018 esta tasa se eleva al 73%. Según estos datos, los autónomos mayores de 40 años crecieron en 282.915 personas.

En lo que respecta al género de los trabajadores, se observa crecimiento entre las mujeres (84.525 mujeres más, un 7,9%), mientras que los hombres reducen su número en 41.306 personas, un 1,9% en cifras relativas. Aun así, los hombres siguen siendo mayoría, con casi 2,1 millones, mientras que las mujeres son un millón menos.