sábado, 25 mayo 2019
ZONA PREMIUM
PYMES

La importancia del acceso al crédito para la pyme

Las empresas con menos de 250 empleados podrían crear alrededor de 700.000 puestos de trabajo en los próximos tres años si consiguieran financiación

30 de abril de 2019. 00:00h Carmen Muñoz
  • Image

La concesión de crédito a las empresas es uno de los indicadores más fiables sobre la situación económica del país. Un termómetro que si bien se ha acelerado durante los últimos tres años, durante el primer trimestre de 2019 ha dado síntomas de ralentización tras un endurecimiento de las condiciones de crédito y una disminución de la demanda, según datos del Banco de España.

Un escenario donde la pyme cobra especial relevancia. Con una representación dentro del tejido empresarial español superior al 95%, estas compañías podrían surgir nuevos puestos de trabajo si pudieran acceder a la financiación. En concreto, el 'VIII informe sobre Financiación de la pyme en España', elaborado por SGR-Cesgar, estima que durante los próximos tres años se podrían generar alrededor de 713.000 nuevos empleos si las pequeñas y medianas que necesitan un crédito llegarán a obtenerlo.

De una muestra extraída a más de 1.004 entrevistas, la gran mayoría (58,2%) considera que la concesión de un crédito no tendría un impacto directo sobre su plantilla, el 15% de aquellas que han recurrido a las entidades bancarias aumentaría el número de trabajadores si consiguiera obtenerla. En cambio, el 26,8% restante asevera que obtenerla les ayudaría a mantenerlos.

Aunque el porcentaje de pymes que no encuentra ninguna dificultad para obtener liquidez se incrementó a lo largo de 2018, hasta el 65,4% de las entrevistadas, los impedimentos más habituales que se siguen encontrando son la falta de garantías, la ausencia de financiación disponible en el mercado financiero o, incluso, el precio de la misma. Además, llama la atención que entre las principales quejas, se encuentra el hecho de que las entidades financieras no entienden adecuadamente sus negocios.

Así, a pesar del aumento de los fondos propios, la financiación ajena ha ido cobrando fuerza y del número de empresas con menos de 250 trabajadores que ha recurrido a la financiación ajena se ha situado en el 71,4%. De esta cantidad, el 68,5% se ha decantado por las entidades, mientras que el uso de las alternativas bancarias se sitúa por debajo del 4%. De hecho, en el informe inciden en el elevado peso de las entidades en este sentido. Con todo ello, la ratio de pequeñas y medianas empresas cuyas necesidades de respaldo económico aún no están resueltas sigue en descenso, pasando así de casi el 17% en 2016 a un ligero 7% el año pasado.

Por último, el informe destaca la ligera tendencia al alza del número de empresas que rechaza la financiación concedida. En concreto, un 2,5% de las pymes se echa para atrás tras considerar que las condiciones no son las esperadas.