pymes

La insurtech turística que salió al mercado en pleno confinamiento

FlexMyRoom se fundó a finales de 2019, aunque no fue hasta la llegada de la pandemia cuando esta 'start-up' comenzó a tener sentido. En el momento actual, se encuentran ultimando el cierre de su segunda ronda de financiación

04 DE marzo DE 2021. 08:25H Carmen Muñoz

233285ddd4f4823090ef2a5467c587db.jpg

No todos han perdido en la pandemia. FlexMyRoom representa uno de esos casos a los que la crisis sanitaria les ha dado el impulso definitivo para posicionarse en el mercado. Fundada a finales de 2019 por Miguel Signes, esta insurtech nació con el propósito de minimizar el impacto de las cancelaciones de reservas en cadenas hoteleras y apartamentos turísticos. Al leer estas líneas, puede que irremediablemente viaje en el tiempo al 13 de marzo de 2020, cuando se declaró el estado de alarma y esta compañía aún usaba pañales. “Estábamos a punto de empezar a operar cuando llegó la COVID-19. Tuvimos que retrasarlo todo por el cierre. Al principio fue caótico, hasta que dimos con una solución que se adaptaba a las circunstancias actuales”, reconoce Signes a DIRIGENTES. 

Inicialmente su producto no incluía temas relacionados con el coronavirus, básicamente, “porque no existía”. Así que manos a la obra, se dio cuenta de que el bróker con el que colaboraban tenía que negociar con las aseguradoras el diseño de un producto que permitiera cancelar y ofrecer asistencia en viaje, incluido cualquier contratiempo vinculado con la pandemia. Tras semanas de negociaciones dando una vuelta de tuerca a su producto, el golpe de suerte llegó cuando un hotel de Benidorm -la meca del turismo británico- llamó a su puerta en pleno proceso de desescalada. El efecto ‘boca a boca’ hizo el resto. “Los seguros de viajes no están tan implantados en España como en los países nórdicos, en los que la gente contrata, incluso, un seguro anual. Aquí no hay tanta conciencia”, precisa y reconoce que es ahora cuando los establecimientos turísticos han comenzado a incluirlos en los paquetes vacacionales.

Tras un pequeño descenso de la actividad el pasado mes de octubre, que coincide con la segunda ola de contagios, el 2021 ha empezado fuerte para FlexMyRoom. Las empresas del sector recurren a ella con la mirada puesta en una Semana Santa y una temporada alta incierta. “Son momentos complicados, pero quieren ofrecer tranquilidad”, remarca. La Costa Blanca es su principal zona de operaciones, con Comunidad Valenciana e Islas Baleares a la cabeza. 

A lo largo de estos nueve meses de actividad, que Signes define como una “montaña rusa”, FlexMyRoom ha ido adecuando sus productos a las necesidades que han ido surgiendo, lo que ha permitido a los hoteles “realizar mejores ajustes porque trabajan con un escenario mucho más real”. 

Cuando se cumple un año desde que el virus trastocara la hoja de ruta del mundo entero, esta start-up tiene la mirada puesta en Europa, donde quieren dar el salto. A la espera de “cerrar algunos flecos” de su segunda ronda de financiación, el dinero obtenido irá destinado al desarrollo de su plan comercial y al customer success. “No me hubiera imaginado estos números con la situación que tenemos”, apostilla. 

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"