pymes

Las aceleradoras e incubadoras se consolidan en España

Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana o Andalucía son las regiones que más espacios de estas características albergan

04 DE noviembre DE 2020. 07:23H Carmen Muñoz

dfb2e6ae0d06f5ec15ab3a7d4e53c6dd.jpg

Las aceleradoras e incubadoras de start-ups en España son un fenómeno relativamente reciente y en crecimiento. Esa es una de las principales conclusiones extraídas del primer mapa sobre este tipo de instalaciones que ha elaborado la Asociación Española de Start-ups. Entre 1984 (inicio de la serie histórica) hasta 2018 (último dato disponible) se contabilizan un total de 215 organizaciones de este tipo, de las cuales, más de la mitad (113) han sido impulsadas a partir del año 2012, cifra que confirma la tendencia de despegue a nivel nacional que han experimentado en la última década. 

En concreto, en el periodo que va de 2010 a 2018 se produjeron los mayores repuntes anuales desde que se tienen registros, con el trienio 2013-2015 a la cabeza, con 18,25 y 25 aceleradoras e incubadoras nuevas, respectivamente. Este incremento se explica por el inicio de la recuperación económica tras la crisis financiera global. Llama la atención que en el último año analizado se produjo un abrupto descenso con tan solo siete nuevas aceleradoras e incubadoras, en dicho informe lo achacan a que es posible que todavía no hayan compartido sus datos, lo que “dificulta su identificación”.

Si bien en el estudio no hacen distinción entre aceleradoras e incubadoras, ya que según su criterio persiguen el mismo objetivo, precisan que esta última se centra más en “proporcionar espacio de oficina y apoyo interno”, además de tener un periodo de incubación más largo. Partiendo de esta premisa, los principales servicios que ofrecen a las start-ups son el soporte en gestión, la formación, la provisión de espacios de trabajo y el acceso a financiación, entre otros. 

En dicho análisis destacan la labor realizada por este tipo de espacios, como un factor “importante para el desarrollo de emprendimiento”. Idea secundada por el presidente de la Asociación Española de Startups, Carlos Mateo, quien ha destacado también la importancia de “conocer el estado actual de los diferentes modelos de aceleración e incubación y tener un primer mapa completo de la realidad en España”. 

De manera paralela, al examinar por zonas geográficas, Comunidad de Madrid concentra el grueso de aceleradoras e incubadoras existentes en España, hasta un total de 58. Eso supone que más de una de cada cuatro del total se asienta allí. Le siguen Cataluña con 37, Andalucía (22) y Comunidad Valenciana (19). También es significativa la presencia de estas organizaciones en Galicia y País Vasco, con 14 registradas en ambos casos. Respecto a su naturaleza legal, más del 46% de las existentes en España son de carácter público. Solamente una de cada diez tiene carácter público-privado. 

Las aceleradoras e incubadoras generan un total de 1.376 puestos de trabajo y su principal fuente de ingresos procede del alquiler de los espacios. En este sentido, uno de los aspectos que se desprenden de la radiografía realizada es que su tamaño en cuanto a empleados suele ser pequeño o mediano, con una plantilla que no llega a superar las nueve personas en el 80% de los casos. El máximo alcanza los 36 trabajadores. Cabe destacar que, aunque su publicación se hizo en septiembre, los datos fueron recabados entre diciembre de 2019 y enero de 2020 y aluden a la actividad de 2018, por lo que el documento no tiene en cuenta los efectos distorsionadores que el coronavirus haya podido ocasionar, ni hace mención a la pandemia.

Gestifonsa: "La sostenibilidad y las infrasestructuras se verán beneficiadas con Biden"