pymes

Las pymes celebran su día ante un futuro negro

Con muchos retos a abordar por delante, esta parte del tejido empresarial festeja el Día Europeo de las Pymes asolada por la inquietud que ha generado la pandemia

12 DE mayo DE 2020. 08:30H Carmen Muñoz

6dac44f1a7a28b424b591628abb24aad.JPG

El 12 de mayo es una fecha señalada para las pequeñas y medianas empresas de toda Europa. Se celebra el Día Europeo de las Pymes que, este año, se ha visto empañado por la propagación de la COVID-19 a nivel mundial. Casualmente comparten festividad en el calendario con los enfermeros y enfermeras de todo el mundo. Un hecho que, dadas las circunstancias, les acerca en un objetivo común: la lucha. A los profesionales sanitarios por estar en primera línea de combate contra el virus, y a estos empresarios por batallar contra los números rojos para que su negocio sobreviva.

Ellos son el sostén de la actividad, la médula espinal de la economía y la locomotora del PIB, tanto en el tejido patrio como en el Viejo Continente. Las compañías con menos de 250 trabajadores representan más del 99% de las empresas en España, nivel muy similar al europeo. Pero pese a ser el eslabón más importante, paradójicamente, es el más débil. Por sus características, este tipo de corporaciones son las más expuestas a acontecimientos impredecibles como una pandemia y a las turbulencias económicas originadas a raíz de esa situación, lo que podría tener consecuencias catastróficas. 

Según datos de SME United (antigua UEAPME), la organización empresarial que representa a pymes y autónomos europeos, el 90% de las compañías con menos de 250 trabajadores en todo el continente se ha visto afectada por esta situación. Cifra que, en el caso de España, se eleva hasta el 95%. A esto hay que añadir la reducción de los ingresos. Casi un tercio de los sectores que se han visto obligados a echar la persiana declaran una bajada de la facturación al menos del 80%, acompañado de un aumento sustancial de la tasa de paro. “En algunos países el impacto ya es perjudicial”, comentan en el documento y ponen como ejemplo a Austria y España. Solamente durante el mes de abril el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) contabilizó una pérdida de afiliación de 41.250 personas, algo que no ocurría desde enero de 1983. 

En este contexto, la patronal ha destacado algunas de las medidas puestas en marcha por los Estados Miembros para este segmento como el aplazamiento de impuestos y cotizaciones sociales o los subsidios, que oscilan entre los 600 y los 2.000 euros, en función de cada país. Asimismo, también ha resaltado la movilización de recursos tanto a nivel nacional como europeo para dotar de financiación a las pymes. “El apoyo de liquidez sigue siendo necesario para permitir que las empresas viables salgan de la crisis para comenzar de nuevo”, señalan en el informe. No obstante, critican “los retrasos y deficiencias” de estos procedimientos. La efeméride más dura que recuerdan los empresarios en años trae de regalo la incertidumbre. 

Gestifonsa: "La sostenibilidad y las infrasestructuras se verán beneficiadas con Biden"