pymes

Las pymes en alerta: se desacelera su recuperación

Solo 6 de cada 10 se han creado tras el tejido empresarial perdido en la pandemia, según Cepyme

10 DE septiembre DE 2021. 08:30H Natalia Obregón

f073879184360bd3de6c66907cf9c936.JPG

España sigue siendo, empresarialmente hablando, un universo de pymes. Pequeñas y medianas compañías en un 99,83% de nuestro tejido corporativo, aunque si descontamos las empresas que tienen más de 50 trabajadores, la cifra roza el 99% del total de sociedades que existen en nuestro país.

Partimos por tanto de que 9 de cada 10 empresas que desarrollan su actividad en España son pymes pequeñas y micropymes. Y ese es el entorno en el que se está cebando la crisis en un clima de recuperación económica y social, aunque todavía moderado, tras la crisis pandémica desatada por la Covid-19. Tanto es así que en su último informe Cepyme, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa, alerta sobre la situación con cifras en la mano.

La patronal de las pymes pone de manifiesto que se está produciendo una desaceleración en el ritmo de creación de empresas y que viene ocurriendo en el menor crecimiento que se observa desde abril. En datos mensuales incluso, en julio, se ha producido un retroceso. Estas cifras ponen de manifiesto dos cuestiones importantes: que mientras el PIB sigue subiendo, el ritmo de alta de empresas en la Seguridad Social no avanza al mismo nivel y además que esta situación se puede agravar tras el verano por la prolongación de los efectos de la pandemia.

En concreto, en los siete primeros meses del año solo se ha recuperado el 60% del tejido empresarial previo a la pandemia en datos desestacionalizados. Es decir, en una comparativa igual en cada mes. Un periodo, si se compara con los datos de 2019 y eliminando un inusual 2020, en el que se ha producido una pérdida neta de 44.640 empresas.

De hecho, solo los sectores de construcción y agricultura han recuperado los niveles de empresas que conocíamos antes de la crisis. Lejos quedan todavía la industria, con casi 3.400 destruidas en lo que llevamos de año, y sobre todo el sector más relevante en nuestro tejido productivo, los servicios. Ahí se concentra nada menos que el 99,3% de la destrucción en lo que llevamos de año, superando con creces las 44.300. Hostelería, comercio, distribución comercial, transporte y almacenamiento son las grandes damnificadas.

Por si todo esto fuera poco, hay más variables a tener en cuenta, ya que no solo se trata de la cantidad de empresas en marcha. También hay que atender a dos factores muy significativos: la calidad de estas compañías y la creación de empleo.

En el primer caso, Cepyme llama la atención sobre un factor fundamental. Los cierres de empresas que se han producido en el último año atienden sobre todo a sociedades con amplia experiencia, antigüedad y también estructura que no han sido capaces de superar una crisis de la envergadura que estamos padeciendo. Y las nuevas empresas no pueden sustituir ese bagaje.

En el segundo, el relacionado con el empleo, con las compañías, que en muchos casos no han podido reabsorber la totalidad de sus plantillas, de ahí los presentes niveles de ERTE, sin plena actividad y para los que se pide mayor flexibilidad de cara a asegurar la viabilidad de las empresas en el futuro. Y ahí también entran también en juego las ayudas económicas de carácter público aprobadas por el Gobierno.

Tras constatarse que buena parte de los 7.000 millones destinados a este apoyo financiero para las pymes no se ha podido ejecutar por los elevados requerimientos administrativos en las CCAA, el Gobierno ha pedido a Bruselas que extienda el marco de estas ayudas a 2022. Porque el decreto establece que, de no concederse el dinero, las regiones deben devolverlo al estado al finalizar el presente ejercicio.

Parece que los criterios para la concesión son muy estrictos, incluso criticados por las Comunidades Autónomas que impiden que llegue el dinero a las sociedades, a punto de cumplirse en poco más de un mes el segundo año de pandemia global de la Covid-19.

España recibirá menos fondos de los que Sánchez esperaba

La incertidumbre condiciona el emprendimiento en España


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"