domingo, 18 agosto 2019
ZONA PREMIUM
PYMES

Lorenzo Amor: "No hay tantos falsos autónomos como algunos piensan"

Entrevista a Lorenzo Amor, presidente de ATA

18 de julio de 2019. 15:52h Carmen Muñoz
  • Lorenzo Amor: "No hay tantos falsos autónomos como algunos piensan"
    Presidente de ATA, Lorenzo Amor/ Guillermo López

Lorenzo Amor es la cara más visible de los trabajadores autónomos en España, un colectivo duramente castigado durante la crisis económica por cuyos intereses ha luchado en todo momento como presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Ya ha expresado con anterioridad su rechazo al Real Decreto Ley sobre el registro de jornada. ¿De qué manera podría hacerse un control efectivo delas horas extraordinarias?

Hay que decir que esto del registro de jornada nos devuelve al siglo pasado.Yo soy del siglo XXI y no del XIX. Esto es volver a la época dela mina. Segundo, que este decreto no expresa ni contiene la realidad sociolaboral de nuestro país. Es una normativa con muchas lagunas, muy abierta y que el propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha puesto de manifiesto que esto del registro horario no puede seguir el mismo patrón para todo el mundo por los diferentes sectores y tamaños de las empresas.

No digo que no se tenga que combatir con inspecciones y sancionar a aquellas empresas que incumplen y no pagan las horas extraordinarias a sus trabajadores, pero no se puede vender la idea de que todos los empresarios en este país son unos defraudadores, ni se puede poner una nueva carga a los autónomos para que actúen de vigilantes de sus trabajadores.

¿Podría contribuir el registro de jornada a aflorar falsos autónomos?

La EPA arroja que en España existen en torno a 165.000 trabajadores por cuenta propia que trabajan en exclusiva para una empresa. Pensar que todos ellos son falsos autónomos no es conocer la realidad. Existen agentes comerciales o de seguros que, con su independencia y autonomía, trabajan para la compañía en la que prestan servicio. De esa cantidad, algunos son societarios también. Por ello pensamos que el número de trabajadores autónomos en España oscila entorno a las 90.000 personas como mucho.

Desde que se puso en marcha el Real Decreto para perseguir a los falsos autónomos, han aflorado un total de 18.000 personas. Si hubiera más, ya habrían salido. Por tanto, el registro de jornada no va a conseguir identificar a los falsos autónomos. En este sentido, el gobierno lo tiene fácil. Lo primero que tiene que hacer es obligar a todos los autónomos que se dedican en exclusiva para una empresa a inscribirse en un registro como TRADE y decir para quién trabajan. En el momento que tengamos esos será más fácil para la inspección controlar los falsos. Nos vamos a llevar sorpresas porque no hay tantos falsos autónomos como algunos piensan. Que no voy a negar que los haya y hay que perseguirlos, porque es un fraude laboral y es una competencia para aquellas empresas que tienen bien encuadrados a sus trabajadores.

Durante los primeros cuatro meses del año el número de trabajadores autónomos descendió una quinta parte con respecto al mismo período del año anterior. ¿A qué se debe?

Hay muchos factores. Las elecciones siempre generan incertidumbre, no hay un clima de confianza y ya se habla de desaceleración. Eso frena las altas de los emprendedores. También estamos viendo que el parón en el crecimiento ha podido afectar a determinados autónomos. Si bien es cierto que se aprobó la Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo y se tomaron una serie de medidas, aún quedan por hacer muchas cosas, sobre todo, porque aún hay muchas trabas al emprendimiento, muchas dificultades para mantenerse y en el momento en que las ventas no se mantienen al ritmo que tendrían que hacerlo, evidentemente, se caen.

En el momento actual, uno de cada cuatro autónomos se encuentra en la cuerda floja. Le das un empujón y se caen. Cuando no hay crecimiento estable es complicado. Por otro lado, gran parte de las pérdidas del autónomo están en el comercio.Venimos denunciando desde hace mucho tiempo que este sector está sufriendo una verdadera sangría, especialmente en el ámbito rural. De igual modo que en este país se ha llevado a cabo una reconversión industrial, una reforma agraria, la reforma de la minería o la del sector textil, también se deberían invertir recursos en ejecutar una reforma del sector comercial, que se impulsen actividades de proximidad y actividades comerciales en ámbitos rurales.La competencia del comercio digital es muy fuerte y hay muchos pequeños comercios que no lo pueden soportar.

Más de año y medio de la entrada en vigor de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. ¿Qué cambiaría?

Si esa ley no existiera no estaríamos hablando de crecimiento de autónomos. En ella se estableció una serie de medidas muy concretas que necesitaban los autónomos como, por ejemplo, darse de alta o de baja en el mismo o la posibilidad de ampliar la tarifa plana seis meses. Es verdad que quedaban muchas otras cosas, pero una ley que se aprueba con mayoría del Congreso y del Senado siempre es una buena ley. El problema de legislar para los autónomos es que la sociedad avanza muy rápido.

También tenemos un problema y es que el 80% de los autónomos no concilia. Y si nos vamos al mundo de las autónomas la situación es cada vez más complicada. Por tanto, hay que establecer medidas que fomenten la contratación de los trabajadores para aquellos autónomos con hijos de entre 0 y 3 años. La mayoría de los negocios en España trabajan de manera individual o son negocios donde trabajan los cónyuges. Se piensa siempre en los incentivos del trabajador por cuenta ajena, pero muy poco en los de cuenta propia, como si no tuvieran derecho a conciliar.

¿Ha sido útil la jubilación activa?

No solo ha sido beneficiosa, si no que el 80% de quien las usa es un autónomo. El problema es que la jubilación activa ha quedado capada. No se le permite a todo el mundo ir a la jubilación activa plena. Por ejemplo, los societarios que tienen trabajadores quedan fuera. Es un error, extendería la jubilación activa sin ningún tipo de restricción porque en un momento donde pagamos en pensiones más de lo que ingresamos, lo que hay que hacer es evitar que los ingresos sean mayores. Si no les permites seguir trabajando y cobrando pensión, muchos de ellos van a optar por estar en la pensión, con lo cual vas a tener que pagar sin tener ningún tipo de ingresos cuando con la jubilación activa al menos tienen eso que llaman la cuota de solidaridad, que es un ingreso.

El hecho de permitir la jubilación activa hace que las actividades que se realicen estén en el sistema. Hemos visto en ese país como hay personas cobrando pensión y realizando actividades sin declarar para no perderla. Con la jubilación activa, la parcial y la plena estamos viendo que esas personas no solamente pagan IRPF, sino que también pagan esa cuota de solidaridad. Con lo cual, están haciendo trabajos que no se declaraban para evitar pagar pensión. Por otro lado, la jubilación activa plena ha permitido que muchas actividades se mantengan en el tiempo y muchos empleos se mantengan porque no se ha jubilado de manera efectiva el autónomo. Había muchas ocasiones en las que el autónomo cumplía los 65 años y como no se le permitía seguir trabajando cerraba su empresa y prescindía de su trabajador.