pymes

Los autónomos sufren estrés

Un estudio elaborado por ATA y DKV Seguros arroja que las mujeres autónomas llevan una vida más saludable

12 DE junio DE 2018. 17:23H Carmen

image_content_41390_20180612172622.jpg

Más de tres millones de personas en España. Esta es la cifra de trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). De ellos, más de la mitad sufren estrés. El estudio ‘¿Cuál es el Índice de vida saludable de los autónomos en España?’, elaborado por DKV en colaboración la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) arroja que un 63% de los hombres y un 69% lo padece.

En concreto, el estudio elaborado a través de un correo electrónico que se envió a 395 personas, muestra que el porcentaje de mujeres que declararon sentir estrés alcanza el 90% en la franja de los 35 a los 44 años y un 70% para los hombres, pero se reduce a niveles cercanos al 50% una vez superado el umbral.

La búsqueda de un equilibrio entre la vida personal y profesional, así como los momentos de incertidumbre económica son los principales elementos que influyen en el estrés. Los expertos aseguran que este tipo de situaciones guarda una estrecha relación con la prescripción de tranquilizantes, tanto entre los trabajadores por cuenta propia como entre sus cónyuges.

Sin embargo, no es el único factor que afecta a la salud del emprendedor. El citado índice de vida saludable incluye recoge nueve rasgos para detectar si una persona lleva a cabo hábitos de vida correctos. El consumo de tabaco, la presión arterial, el nivel de glucosa en sangre, el colesterol o el bienestar emocional son algunos de ellos.

Destaca especialmente el índice de masa corporal (IMC). A pesar de que una amplía mayoría (76%) afirma realiza algún tipo de actividad física, siete de cada diez varones tiene valores de masa corporal correspondientes a sobrepeso (46%) u obesidad (24%), una tendencia que aumenta con los años entre este colectivo. En las mujeres, en cambio, se mantiene constante a partir de los 35 años.

Dos son los factores que inciden en este resultado. El primero, que ellas abogan por realizar actividades físicas de manera más moderada pero con mayor perseverancia (63% frente al 49%), mientras que ellos optan por un ritmo más irregular e intenso (25% frente al 18%). El segundo se encuentra relacionado con la alimentación. Los resultados arrojan que las féminas presentan un mayor consumo de fruta (el 61% toma dos o más piezas al día, frente al 55% de varones) y verduras (47% dos o más porciones en comparación con el 22% del sexo masculino). Una situación que mejora de manera progresiva con la edad en éstos.

El aspecto que todos los entrevistados pasan con nota es la calidad del sueño. Si bien los problemas para descansar por la noche afecta a un rango mayor de mujeres que de hombres, en conjunto, un 86% respondió de manera positiva a este indicador. “El activo más importante de un autónomo es su salud”, ha señalado el asesor estratégico de Lambda Soluciones de Gestión, Ángel Garijo durante la presentación del informe.

Se trata de una investigación pionera en España, ya que hasta la fecha, el estilo de vida de los trabajadores por cuenta propia no contaba con investigaciones de estas características y que representa el 14% de la fuerza de trabajo europea. “El autónomo posee carencias que tiene que mejorar para lograr alcanzar una vida saludable”, ha subrayado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, con el objetivo de desmontar el mito “de que los autónomos nunca enferman”.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"