pymes

¿Puede la digitalización reducir el impacto de la COVID-19 en las pymes?

La gran mayoría de pequeños y medianos negocios considera la actividad ‘online’ como un factor “imprescindible” de aquí en adelante para sobrevivir.

13 DE mayo DE 2021. 08:37H Carmen Muñoz

99bb9ca30b002a2e083df3cc3fdbc7ee.jpg

Una de las lecciones que han extraído las empresas del coronavirus es que necesitan a la tecnología para sobrevivir. Las herramientas digitales se han convertido en muchos casos en la única ventana que les permitía seguir en contacto con los consumidores, sobre todo, en los momentos más duros de la crisis sanitaria. Pasado lo peor, se han dado cuenta de que la innovación ha sido la única vía para capear el temporal de la mejor manera posible. Según el estudio Digitalización de las pymes en el contexto de la pandemia COVID-19, realizado de manera conjunta por la plataforma de comercio electrónico eBay y el Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados, casi ocho de cada diez pymes españolas han esquivado el cierre temporal o definitivo e, incluso, despidos gracias al uso de los canales online

Así, de un sondeo realizado a más de 1.000 pequeñas y medianas compañías con base en España, se deduce que aquellas organizaciones que ya contaban con plataformas tecnológicas o las han adaptado a raíz de las circunstancias han conseguido mitigar el impacto de la crisis de una manera más satisfactoria. En este sentido, la necesidad de reinventarse ha sido la tónica dominante de los pequeños comerciantes a lo largo del último año y siete de cada diez han apostado por adecuarse a los tiempos, modernizando sus procesos. 

En este contexto, el director comercial de eBay en España, José Ángel López, asegura que la reactivación de la economía española no se producirá sin la recuperación de su “mayor músculo”, es decir, las pymes y los autónomos. Algo que no se conseguirá sin antes haber llevado a cabo un cambio estructural que les ayude a incrementar la rentabilidad. “Estamos avanzando en el camino correcto, pues el pequeño comercio asegura estar mejor preparado ahora para lo que pueda pasar en el futuro”, subraya.

De los datos recogidos en este análisis, se deprende que un 86% de las pymes encuestadas han probado nuevos canales digitales, entre ellas, las plataformas de comercio electrónico, y un 85% se ha abierto perfiles en redes sociales. Es más, un porcentaje similar (83%) reconoce que ha llegado a operar exclusivamente a través de Internet en determinados momentos, como en el confinamiento domiciliario de 2020. Esta cifra contrasta con la proporción de compañías que habían adoptado estos cambios en la vida prepandemia, cuando solo el 11% lo hacía. Pese a ello, desde el citado marketplace sostienen que la digitalización continuará siendo uno de los mayores retos en el mundo posCOVID. 

Los dirigentes se muestran más optimistas

La idea de que el mundo virtual tendrá el mismo peso que el físico ha calado entre los pequeños establecimientos y, por fin, las pymes han interiorizado que la digitalización venía siendo un imperativo desde hacía tiempo, en línea con las recomendaciones de los expertos. Este cambio de mentalidad se refleja en el hecho de que un 76% de los entrevistados piensa que el formato híbrido ha llegado para quedarse, frente al 6% que lo afirmaban con anterioridad. Una vez acabada la pandemia, la gran mayoría afirma que el online se convertirá en un factor “imprescindible” si quieren seguir operando. Además de garantizar su viabilidad, también citan otras ventajas como la posibilidad de ampliar mercados y, por tanto, ampliar su espectro de clientes.

De manera paralela, el informe detecta un mayor optimismo en lo que a recuperación se refiere. Al hacer una comparativa del ejercicio 2021 frente a 2020, alrededor del 80% avista el futuro con algo más de confianza, aunque con cierta cautela. Si en noviembre del ejercicio anterior, el 64,5% estimaba que su negocio se recuperaría a lo largo de este año, ahora es del 52,7%, y cuatro de cada cinco prevé una recuperación total a lo largo de 2022. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"