miércoles, 12 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
PYMES

¿Puede una pyme ahorrar con la gestión energética?

La Administración valora cada vez más a las compañías que disponen de certificados Norma ISO en los concursos de licitación pública

23 de octubre de 2018. 16:38h Pepe Varela
  • ¿Puede una pyme ahorrar con la gestión energética?

No hace mucho tiempo, la única preocupación de una empresa, al hablar de energía, es que ésta (la energía) estuviera disponible en todo momento. O dicho en otras palabras: que en ningún momento se cortara el suministro. Lo de menos era su precio y, mucho menos, que el uso de dicha energía diera como resultado la emisión a la atmósfera de gases contaminantes como el CO2. Sin embargo –y afortunadamente- todo eso ya comienza a ser pasado... aunque aún quede mucho por hacer.

Gobiernos de todo el planeta, especialmente aquellos pertenecientes a países miembros de la Unión Europea, se han comprometido (además de potenciar la eficiencia energética) a reducir las emisiones de CO2, y el consumo de energía, de manera significativa, en los próximos para dentro de 15 años. Y claro, para conseguir ese propósito, hay que empezar ya.

Por ahora, en Europa se están endureciendo las leyes relacionadas, tanto, con el gasto energético como con la emisión de gases. En el caso concreto de España, el 12 de febrero del año 2016 se publicó, en el Boletín Oficial del Estado, el Real Decreto 56/2016. Este texto supuso, para todas aquellas empresas que no fueran pymes (esto es, aquellas que facturaran por encima de los 50 millones de euros anuales o tuvieran más de 250 trabajadores) la obligación legal de tener que adaptar sus herramientas de gestión energética a la Norma ISO 50001. Además, está regulación acaba de ser modificada para ajustarla a la cambiante realidad del mercado de la energía. Todo esto afecta a las grandes empresas, pero, ¿qué pasa con las pymes?

María Cubillo es socio fundadora y gerente de SinCeO2, una consultoría energética que se ha especializado en ayudar a las empresas en el desarrollo, y gestión, de herramientas que permiten el ahorro y la eficiencia energética. Cubillo señala que “aunque, hasta ahora, las pymes están exentas de la aplicación de la norma ISO 50001, cada vez es más normal encontrar pymes que buscan dotarse de sistemas capaces de control de su consumo energético, un coste directo contra sus propias cuentas de resultados”.

¿Y esto sale caro o barato? ¿una pyme puede asumir este coste? Este es el tipo de cuestiones que, en el caso de ser dueño de una pequeña o mediana empresa, uno suele plantearse cuando piensa en instalar un sistema de gestión energética. La respuesta del gerente de SinCeO2 es clara “siempre se pueden ajustar los costes”.

¿Puede una pyme ahorrar con la gestión energética?

GRANDES BENEFICIOS DE TODO TIPO

Alberto Ortega es experto en la realización, gestión y supervisión de proyectos estratégicos de Eficiencia energética y mitigación al cambio climático. Basándose en su experiencia profesional, Ortega no duda en afirmar que “para una pyme, los beneficios de implantar sistemas de gestión certificados en ISO 50001 son variados. En primer lugar, de índole económico y organizativo, pero también en forma de felicitaciones de clientes. Además, cuando una empresa concurre a la licitación de un concurso público, la Administración, cada vez más, valora más a las compañías que disponen de certificados Norma ISO (no sólo en ISO 50001, sino también en otros como ISO 14001, ISO 9001 y OHSAS 18001).

Otro hecho a tener en cuenta es que, a través del cuadro de mando del sistema de gestión, es posible observar, desde el primer momento que supone, en términos de ahorro económico, la implantación de sistemas de gestión energética en una empresa. Mañueco lo explica “es posible observar como los kilovatios consumidos y los litros de combustible cada vez son menores. Esto se debe, no sólo, a las inversiones realizadas. También, a las medidas de control y seguimiento implantadas y a la participación e implicación necesaria de todo el personal de la empresa”.

LA FIGURA DEL GESTOR ENERGÉTICO: EFICIENTE Y ECONÓMICO

Cuando hablamos de un gestor energético estamos hablando de un profesional capacitado para optimizar, bajo criterios de ahorro y eficiencia energética, el consumo de energía en los centros de trabajo. Dicho esto y según recalca Alberto Ortega, entre los cometidos de un gestor energético estarán “controlar, mes a mes, las facturas de electricidad y combustibles; vigilar el buen mantenimiento de las instalaciones -por ejemplo, unos filtros de aire acondicionado que no estén limpios aumentarán, significativamente, el gasto de energía (además de provocar averías en los equipos)-; estudiar y desglosar los consumos realizados para así, poder aconsejar pautas de comportamiento; señalar los llamados consumos pasivos; analizar facturas de consumo con el objetivo de optimizar parámetros como tipo de contrato, potencia contratada, energía reactiva o costes de asistencia; buscar las mejores ofertas de energía existentes en el mercado”, añade.

EXISTEN SUBVENCIONES. ¿POR QUÉ NO PEDIRLAS?

Un ejemplo (hay más). El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) es un organismo público que, de forma periódica, oferta programas de ayudas para actuaciones de eficiencia energética en pymes. Dichas subvenciones cubren tanto mejoras tecnológicas en equipos, y procesos industriales, como la implantación de Sistemas de Gestión de la Energía. Explicado en palabras de Joan Herrera Torrer, director general del IDAE “estas ayudas cubren desde gastos derivados de la realización de auditorías energéticas iniciales, a la instalación de sistemas de motorización y regulación de consumos, implantación de sistemas de gestión de energía (SGEn), adquisición de bienes de equipo, realización de proyectos técnicos, coste de obra civil, trasportes, montajes”. ¿Y si aplicar la ISO 50001 en una pyme fuera rentable?