pymes

Qué puede hacer por usted un personal shopper inmobiliario

Esta figura llegó a España hace casi una década, cuando el sector de la construcción atravesaba el peor momento de su historia. Hasta la fecha ya suman más de 500 personas dedicadas a ello a nivel nacional

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Carmen

shutterstock-750568015-1_41-208122_20190904164209.jpg

Los nuevos tiempos se imponen a la manera de hacer negocios. Con la mirada puesta en el año 2007, el estallido de la burbuja inmobiliaria generó muchas incertidumbres en torno al sector y, a su vez, una oportunidad para reinventarse. En el marco de esta transformación han surgido nuevas modalidades dentro del sector, como es el caso del personal shopper inmobiliario.

Concebidos como un comprador personal de inmuebles, se trata de una figura centrada en el asesoramiento especializado que ayuda a los clientes a invertir y adquirir en el mercado inmobiliario en función de sus necesidades o gustos. El punto diferencial radica en que no intermedia entre el comprador y el vendedor, solamente aconseja y es por ello, por lo que cobra ese servicio.

Su dinámica de trabajo se centra más en buscar productos que no resultan fáciles de encontrar en el mercado con una comisión por servicio que oscila entre el 2% y el 3% del precio final de las operaciones.

Esta figura importada del modelo anglosajón desembarcó en España en 2010 y ya suma cerca de 500 profesionales o marcas que operan de manera oficial. No obstante, desde la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (Aepsi) aseguran que existen "muchos más". "El sector atravesaba el peor momento de su historia y pensamos (en su día) que era un buen momento para cambiar el paradigma del servicio ofrecido a nivel nacional", comenta a DIRIGENTES el fundador de Aepsi y presidente de Property Buyers, Enric Jiménez, quien añade que este servicio llegó en un momento en el que el número de propiedades en compraventa era superior al de consumidores. "Intentan contratarnos porque saben que tenemos otros canales de búsqueda de producto. Nuestros clientes tienen muy claro lo que quieren, pero no lo encuentran en el mercado", subraya Jiménez.

Se trata de un servicio orientado a personas con poco tiempo libre, que viajan mucho, no conocen el mercado lo suficiente, como puede ser el caso de extranjeros que compran por primera vez en España. Si bien cualquier persona puede solicitar un personal shopper 'de las casas', existen tres tipos de perfiles claramente diferenciados: extranjeros con elevado capital y muy exigentes a la hora de adquirir una segunda vivienda que buscan un contrato llave en mano; ejecutivos nacionales que delegan este servicio y las empresas en fase de expansión que buscan locales.

En el caso de Property Buyers su demanda es principalmente nacional, con una proporción de 70% españoles, sobre todo, expatriados. Respecto a la tendencia de los compradores internacionales, Jiménez reconoce detectar un patrón muy marcado: "Los franceses vienen a Cataluña y los alemanes a las islas". También cuentan con demanda procedente del continente norteamericano. En este sentido, destacan los estadounidenses con Barcelona, Madrid y Málaga como principal foco de interés. A la hora de desembarcar en España, una de las principales trabas que encuentran es la burocracia. "Este tipo de compradores saben donde quieren vivir, pero no los impuestos que van a pagar", añade Jiménez.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"