tecnologia

¿Qué es y para qué sirve NFC móvil?

Los pagos con un iPhone, o pulseras como Mi Band 4 son una realidad gracias a la tecnología sin contacto o NFC

25 DE octubre DE 2019. 11:44H Pablo Fdez-Alonso Araluce

a76d5c4ede7778c2dc9720f772ffe698.jpg

NFC son las siglas detrás de Near Field Communication o Comunicación por Campos Cercanos, en español. Es una manera que tienen nuestros dispositivos móviles de interactuar con otro dispositivo que se encuentre cerca, con un radio de 4 cm y consigue una conexión sin cables. Se trata de una comunicación de ida y vuelta, por lo que ambos dispositivos deben ser capaces de enviar y recibir información. No usa WiFi, 3G, LTE o cualquier otra tecnología similar y tampoco supone un coste adicional hacer uso de ella.

Aunque no supieras exactamente a qué se refiere, es muy posible que lo uses con frecuencia al validar un viaje en transporte público, o al hacer un pago o incluso para abrir una puerta. La mayoría de fabricantes de dipositivos de tecnología introducen ahora un chip en los móviles, pulseras y demás wearables que producen para digitalizar las formas de pago y poder pagar en todo momento sin sacar la cartera.

¿Cómo saber si mi teléfono Android soporta NFC?

Es muy sencillo. Tan solo hay que ir a Ajustes > Redes e Internet y desde ese menú podrás ver si tienes la opción de NFC. La mayoría de dispositivos tienen, además, un distintivo con cuatro líneas curvas característico de esta tecnología.

¿Cómo saber si mi teléfono Apple soporta NFC?

A partir del modelo iPhone 6, todos los teléfonos de Apple incorporan un chip NFC para pagar a través de Wallet o Apple Pay, pagar automáticamente sin necesidad de código en el caso de la tarjeta de transporte, sincronizar accesorios como el HomePod o hacer lectura de etiquetas.

¿Cómo funciona NFC en Android o Apple?

NFC transmite o recibe datos a través de ondas de radio. Es un estándar de comunicación inalámbrico, por lo que si viene equipado con este tipo de tecnología debería funcionar bien con otros dispositivos que también la incorporen. Es distinto del Bluetooth, porque usa la inducción electromagnética. Esto supone que puede haber un dispositivo pasivo, como un sticker o una tarjeta, que no requiere de una fuente de energía mientras los datos se transmitan a un dispositivo activo, como tu smartphone, un datáfono (TPV) o un torno del Metro. Se distinguen tres tipos de conexión: entre un emisor y un receptor, como emulación de tarjetas (pagos con Google Pay, Samsung Pay o Apple Pay) o entre pares en el caso de hacer transferencias de archivos (peer to peer).

¿Se trata de una tecnología segura?

La comunicación con NFC ocurre en el aire y no existe una protección real contra el espionaje y los ataques conocidos como man-in-the-middle, en los que interviene un tercero a mitad del proceso que recibe los datos de envío y los transmite tras registrarlos.

No obstante, dado que la tecnología supone una proximidad muy cercana, este tipo de vulnerabilidades no suponen un gran peligro. Después de todo, el ladrón debería estar a centímetros de distancia de tu dispositivo para robarte los datos vía NFC. Se han dado casos de magnetófonos adulterados sin conocimiento de los establecimientos que los emplean para crear una brecha en los pagos, pero con una encriptación de punto a punto gracias al blockchain, este tipo de ataques pueden ser repelidos.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"