resultados empresariales

Gortázar (CaixaBank): los tipos de interés en negativo son un "problemón"

Los resultados están marcados por la aportación contable de 4.300 millones de diferencia negativa de consolidación, y el coste neto de 1.521 millones del proceso de reestructuración de empleo y otros gastos asociados a la integración

29 DE octubre DE 2021. 09:20H Dirigentes

El resultado atribuido de los nueve primeros meses de 2021 es de 4.801 millones de euros, tras incorporar impactos extraordinarios asociados a la fusión (por la aportación contable de 4.300 millones del fondo negativo de comercio, y el coste neto de 1.521 millones del proceso de reestructuración de empleo y otros gastos asociados a la integración).

No obstante, los resultados sin dichos extraordinarios ascienden a 2.022 millones de euros, casi triplicando los 726 millones de euros que obtuvo la entidad en el mismo periodo del año pasado. CaixaBank recuerda que en el ejercicio anterior se realizaron unas provisiones considerables a causa de la pandemia.

El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha durante la presentación de resultados la necesidad de gestionar teniendo en cuenta las condiciones actuales. En primer lugar, cree que la recuperación se encuentra en sus "fases iniciales" y que hay que hacer "todo lo posible por consolidar esta recuperación".

En ese sentido, cree que la política del Banco Central Europeo no debe cambiar por mucho que la inflación no deje de crecer: "Tenemos más que perder restringiendo la política monetaria y la actividad y matando la recuperación que alargando estas condiciones". En este momento, la política expansiva supone un obstáculo para las propias entidades, que se ven obligadas a asumir unos costes por depositar dinero de los clientes en las reservas del BCE.

"Es un problema para las entidades y para las personas que ahorran es un problemón", dice Gortázar con respecto a los tipos de interés en negativo. No obstante, el punto de vista del consejero delegado de CaixaBank ha variado con respecto a sus últimas intervenciones públicas. Lo que antes era un escenario que no iba a cambiar en el corto plazo, ahora parece abrirse la posibilidad de que sí que se modifique la política monetaria.

"Los mercados dicen que se puede producir una reversión de ese escenario más antes que después", avanza Gortázar quien confirma que su deseo es que esos cambios se produzcan de manera paulatina. Desde su punto de vista, "es mucho más sano para la sociedad que los tipos de interés sean bajos pero no negativos".

En cuanto a los próximos planes de la entidad, el primer ejecutivo de CaixaBank anuncia que su entidad presentará un Plan Estratégico durante el segundo trimestre de 2022, una vez que se haya culminado la integración tecnológica, de oficinas y la salida de personas del banco tras su reestructuración.

Por otro lado, Gortázar ha valorado diferentes cuestiones de actualidad. Como se deja entrever en los párrafos precedentes, se espera que la inflación será transitoria, razón por la que el BCE no debería actuar de súbito. Asimismo, reconoce que si los problemas de abastecimiento y en la cadena de suministro persisten, ello tendrá un impacto en la actividad del banco. "Los clientes van a demandar menos créditos (...) si tienen que esperar más tiempo para adquirir determinados productos, por lo que va a tener un impacto". Por último, Gortázar descarta la posible expansión a otros mercados por medio de sus canales digitales.

La actividad se fortalece

En todo caso, se ha registrado una positiva evolución del resultado recurrente de la entidad, que responde a la fuerte actividad comercial del Grupo en los primeros nueve meses del año y a las menores dotaciones. En este contexto, la rentabilidad (ROTE a 12 meses sin extraordinarios de la fusión) asciende al 9,6%.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha realizado un “balance muy positivo de los nueve primeros meses del año” y ha destacado como aspectos relevantes “la buena evolución del negocio bancario y de seguros en un entorno todavía complejo, y el proceso de integración que discurre de forma rápida, adecuada y en línea con lo previsto”.

Si se toma como referencia la cuenta proforma que se elabora agregando, en ambos ejercicios, el resultado generado por Bankia previo a la fusión al obtenido por CaixaBank y no se consideran los extraordinarios asociados a la misma, el beneficio del grupo se sitúa en 2.087 millones de euros, frente a los 906 millones de euros del mismo periodo de 2020.

En concreto, los ingresos core, 8.450 millones de euros hasta septiembre, se mantienen estables respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, a pesar del entorno, gracias a la intensa actividad comercial.

El margen de intereses asciende a 4.864 millones de euros (-4% respecto al mismo periodo de 2020). Este descenso se debe, principalmente, a un decremento en los tipos de interés -en niveles negativos- que provoca una disminución de los ingresos de los créditos, al cambio de estructura de la cartera crediticia debido al incremento de los préstamos parcialmente avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y al sector público, y a la reducción de los ingresos procedentes del crédito al consumo, entre otros factores. Estos efectos se han visto parcialmente compensados por el incremento de financiación del Banco Central Europeo (BCE) en mejores condiciones.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"