resultados empresariales

Álvarez (Santander): "La acción está increíblemente barata"

Incrementa sus ingresos un 8%, hasta los 34.626 millones de euros en comparación con el año pasado

27 DE octubre DE 2021. 13:49H Mario Talavera

Santander abandona definitivamente los números rojos del año pasado y recupera sus resultados de antes de la covid-19. De ese modo, el beneficio atribuido asciende a 5.849 millones de euros entre enero y septiembre, en comparación con las pérdidas de 9.048 millones de euros del año pasado, cuando realizó saneamientos por valor de 12.600 millones de euros.

De hecho, estas cifras son incluso mejores que las de 2019, cuando a estas alturas del año había obtenido un beneficio de 3.732 millones de euros, marcado también por un ajuste contable referente al fondo de comercio de Reino Unido.

Según afirma la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, la entidad va "por buen camino para superar significativamente" los objetivos de rentabilidad que se ha marcado. Además, el negocio de muestras de recuperarse, ya que el margen bruto alcanza los 34.626 millones de euros, un 3% más que en 2020.

En todo caso, el mercado no parece acoger con entusiasmo estas cifras, ya que de hecho han predominado las ventas durante las horas posteriores a la presentación de estas cifras. Según ha explicado el consejero delegado, José Antonio Álvarez, es de esperar que la cotización acabe recogiendo estos "buenos resultados", si bien reconoce que "la acción está increíblemente barata".

Las perspectivas del banco son buenas con respecto a la situación económica, lo que favorecerá sus cifras. Álvarez desecha que la inflación pueda tener una gran influencia sobre el negocio del banco porque se trata de "un fenómeno corto en el tiempo". Ahora bien, si los efectos se trasladan a las cadenas de producción, a los servicios y a los salarios, "naturalmente afectaría a la economía y al banco".

De todos modos, las perspectivas que maneja ahora la entidad son relativamente buenas, en tanto que a día de hoy hay mejores cifras de empleo o de precios de la vivienda de los que se esperaba. Estos son dos datos que inciden directamente sobre la cuenta de resultados.

"En particulares estamos tranquilos", avanza Álvarez, si bien "en el mundo de empresas tenemos que ver la intensidad y la fuerza de la recuperación". El consejero delegado despeja dudas y afirma que el banco está "suficientemente bien provisionado" como para que un empeoramiento de la actividad de las empresas pudiera ser grave para el banco.

En ese ejercicio de prospectiva, el dirigente bancario ha comentado la situación de los tipos de interés en relación con la inflación. Así, augura una subida de los tipos de interés en Reino Unido en los próximos meses, mientras que en Estados Unidos ocurriría a finales del año que viene, lo que tendría un impacto positivo sobre sus márgenes.

Precisamente, el negocio de Reino Unido se ha visto favorecido por un "mercado hipotecario tremendamente dinámico", dice Álvarez, si bien no se espera que el año que viene mantenga el mismo dinamismo.

No obstante, hay que tener en cuenta que estos resultados están influidos por los costes de la reestructuración que acometió el banco en el primer trimestre. Dicho coste ascendió a 530 millones de euros, por lo que si no se tiene en cuenta ese gasto extraordinario los beneficios ascenderían a 6.379 millones de euros, que representa la cifra más elevada en un tercer trimestre desde 2009.

En estos tres trimestres, el beneficio de las tres regiones de Santander contribuyó de manera similar y registró incrementos significativos. En Europa y Norteamérica se duplicó, hasta 2.293 millones y 2.288 millones respectivamente, mientras que en Sudamérica aumentó un 31%, hasta alcanzar 2.471 millones de euros.

El crecimiento de los volúmenes de negocio (+4% en crédito, +6% en depósitos interanual) impulsaron estos buenos resultados. Santander tiene como prioridad apoyar a sus clientes, aumentar los ingresos y hacer una gestión eficaz del margen de intereses y de los costes.

Con esos datos, el banco se permite liberar entre 700 millones y mil millones de euros dedicados a provisiones que, según dice el consejero delegado, irán a parar a la cuenta de resultados y se computarán como beneficios. Asimismo, Álvarez descarta que la entidad vaya realizar nuevos ajutes de plantillani participar en ninguna operación corporativa en los próximos tiempos.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"