pymes

Salida a bolsa: una oportunidad de expansión para la pyme

Las pymes comienzan a ver la salida al parqué como un gran paso que les ayudará a consolidar el crecimiento de su compañía y, por ello, su presencia es cada vez más notoria en los mercados bursátiles tanto nacionales como internacionales

28 DE enero DE 2020. 07:19H Carmen Muñoz

d4bfff61ecb9975dd9e5b244fb0f72d9.JPG

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) han sido de las más castigadas por la recesión económica. Estas han visto de primera mano cómo se cerraba el grifo de la financiación bancaria, a pesar de representar casi la práctica totalidad del tejido productivo español y cuya dependencia de esta fuente era superior al de otros países europeos. Casi doce años después del comienzo de la misma, y con un escenario marcado por la digitalización, algunas pymes han comenzado a adoptar una postura más conservadora ante los primeros síntomas de desaceleración económica. La última ‘Encuesta sobre el acceso a la financiación de las empresas en la zona euro de abril a septiembre de 2019', que elabora el Banco Central Europeo (BCE), recoge que si bien el acceso a la financiación ha mejorado y, por ello, se sitúa como una de las preocupaciones menos importantes, los pequeños empresarios españoles ven el deterioro de las perspectivas económicas como un "impedimento" para disponer de financiación externa.

En este contexto, la proliferación de fuentes alternativas que aseguren la viabilidad de un negocio, se ha convertido en un 'plan b' con mucho jugo. “Los datos demuestran que las empresas han aprendido la lección, porque en los últimos años se ha producido una convergencia con la media europea en la diversificación de fuentes de financiación”, comentan desde el servicio de estudios de Bolsas y Mercados Españoles (BME) en ‘Balance del primer semestre de los mercados alternativos’. Este informe destaca el papel que han desempeñado la creación del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) en la financiación empresarial. Si en 2008 los mercados de valores aportaban el 30% de la misma, en el momento actual, este se ha incrementado hasta representar el 40%.“Son cifras que acercan la economía española al modelo anglosajón, menos dependiente de la banca y más resistente a posibles shocks de la economía”, señalan en el citado documento.

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) comenzó su andadura en 2006 para entidades de capital riesgo e instituciones de inversión colectiva. No fue hasta 2008 cuando la CNMV dio luz verde para que también integrara compañías con una reducida capitalización que buscan la expansión de su negocio a través del acceso al mercado de valores.

Si se tiene en cuenta las empresas en expansión y las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI), en diciembre de 2019 cotizaban en el MAB un total de 116 compañías, según datos de BME. De esta cantidad, 39 operan en el segmento de empresas en expansión y 77 en la categoría de socimi. En el primer caso, las últimas en incorporarse han sido la consultora tecnológica Izertis y la comercializadora de energía renovable Holaluz, mientras que, en el segundo caso, destaca Advero Properties. Todas ellas debutaron el pasado mes de noviembre. En conjunto, en el anterior ejercicio se incorporaron al MAB 17 socimis y 4 compañías en expansión.

Tímido salto internacional

Cuando se analiza esta situación a nivel europeo, se detecta un gran recorrido por delante. Bruselas estima que, de los 20 millones de pymes registradas en Europa, solamente alrededor de 3.000 cotizan en los mercados europeos. Ante esta situación, el pasado mes de marzo, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE (formado por los Estados Miembros) alcanzaron un acuerdo político sobre nuevas normas para favorecer el acceso de este segmento empresarial a los mercados de valores.

Entre las iniciativas destacan una mayor flexibilidad a las autoridades nacionales competentes para que puedan adaptar las prácticas de los mercados a las condiciones locales. Con ello, se garantiza una liquidez mínima y se reduce la volatilidad de las acciones de las pymes. También se ha puesto sobre la mesa un cambio en la normativa europea de folletos de emisión de acciones que permitan presentar un documento simplificado cuando pasen a cotizar en un mercado regulado. Estas medidas fueron propuestas en mayo de 2018, aunque todavía no han entrado en vigor.

Precisamente en este marco surgió Armanext, el primer Listing Sponsor Oficial en España autorizado por Euronext, el gestor de bolsas paneuropeo con sede en París. Integra las bolsas de Lisboa, Dublín, Oslo, Bruselas, Ámsterdam, París y Londres y aglutina 1.300 empresas en cotización. “Nos pusimos a explotar diferentes mercados para dar salida a la demanda de socimis y pymes que no estaban cómodas cotizando en el MAB por diferentes motivos”, señala a DIRIGENTES el presidente de Armanext, Antonio Fernández.

Euronext es un sistema de negociación multilateral con cuatro mercados de cotización entre los que destacan 'Euronext Access' y 'Euronext Growth'. Entre las razones que han impulsado el interés creciente de las empresas españolas radica en los requisitos, que son mucho más laxos que en el MAB. En concreto, este no exige cuentas anuales abreviadas, comfort letter o due diligence financiera. “Hay compañías que no se sienten cómodas teniéndolo que hacer porque no les aporta nada”, añade Fernández, respecto a este último. Además, permite la posibilidad de operar como listing técnico, es decir, comenzar a cotizar sin cambiar de accionistas.

La socimi valenciana Logis Confort fue la primera en debutar en este mercado en 2018, seguido de Barings Core Spain. Tras las cinco salidas registradas en el ejercicio de 2019, ya son siete las socimis españolas que cotizan en el momento actual y ya hay diez pymes manos a la obra para dar el salto al mercado exterior este año, según aseguran desde Armanext. La carrera por estar presente en las bolsas europeas no ha hecho más que comenzar.

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"