latam

São Paulo lanza el Silicon Valley brasileño

São Paulo, el estado más rico de Brasil, ha lanzado el proyecto CITI para impulsar la Cuarta Revolución Industrial y trazar rumbos de recuperación económica para el país. El plan, diseñado con el Foro Económico Mundial, incluye un parque científico y tecnológico para incubar startups y transferir inteligencia digital al sector público y privado. La capital homónima, en tanto, gestiona los servicios públicos y la urbe con políticas basadas en datos abiertos, al tiempo que abre oportunidades para inversiones españolas.

28 DE enero DE 2020. 08:13H Carlos Turdera (LATAM)

cac950f205af1086023d151192a15d0a.JPG

Con la expectativa de que su economía habrá crecido en 2019 el doble de lo proyectado para todo el país (1,9 % contra 0,7 %, respectivamente), el estado de São Paulo se perfila para el inicio de 2020 como un polo de economía 4.0 en Brasil. El 33 % del PIB del país y 45 millones de habitantes hacen de ese distrito -administrado hace un año por una gestión liberal- una fuente de oportunidades para inversiones españolas y una plataforma de donde podría surgir el próximo presidente del país.

Esto último, al menos, es lo que consideran analistas locales al observar la carrera del gobernador João Doria (Partido de la Social Democracia de Brasil). El político, no obstante, ha minimizado esa hipótesis en encuentros con la prensa extranjera, de los que DIRIGENTES participó, remarcando que su objetivo es “acelerar” y “liberalizar” la economía, “desestatizar” lo máximo posible e “impulsar la innovación” y el multilateralismo.

En esa línea, en agosto inauguró oficinas comerciales en Shanghai, donde presentó un menú de iniciativas para atraer la inversión y cooperación de empresas chinas en infraestructura (CRCC), tecnología (Innoway), agronegocio (COFCO), salud (Bravovax) y finanzas (Bank of China). Un punto fuerte de ese viaje fue el anuncio de que Huawei construirá en São Paulo una fábrica de smartphones y que planea realizar allí pruebas piloto de 5G para su posterior expansión al resto de Brasil.

La firma china -que disputa nada menos que con Estados Unidos la cobertura digital de Latam- prevé participar de la subasta de frecuencia en 2020 y tiene como plazo marzo de 2021 para colocar la tecnología 5G en el mercado mediante una inversión de 725 millones de euros en tres años. Su presencia en São Paulo está asociada con la primera etapa del CITI (Centro Internacional de Tecnología e Innovación), el parque científico y tecnológico al que los equipos de Gobierno llaman “el Silicon Valley brasileño”.

Del abasto a la ciencia

El parque comprende 1,15 millones de metros cuadrados a los márgenes de dos ríos que se encuentran en la ciudad. De ese total, 240.000 metros cuadrados corresponden al instituto Open Experience (primera etapa, abierta en noviembre). Las etapas segunda y tercera incluyen un parque y un área de prisiones, mientras que la cuarta es la reconversión de lo que fue el mercado de abastos más importante de la región metropolitana (Ceagesp), un terreno de 650.000 metros cuadrados (cerca de seis veces la superficie de UC3M en Legatec).

El CITI completo es un “plan de Estado, no de Gobierno”, dijo el gobernador Doria, aludiendo a que tiene una duración de 10 años. En el Open Experience, junto con la incubación de startups de hard science, funcionará también el Centro para la Cuarta Revolución Industrial, un modelo que el Foro Económico Mundial viene desplegando en la región. El plan prevé hospedar 130 pymes en 2020 y llegar a 2000 empresas en 2021. La obra tiene como fin suministrar innovación e inteligencia digital a la iniciativa privada y al sector público.

“Necesitamos tecnología para hacer gestión pública con base en datos y evidencias”, le dijo a DIRIGENTES Patricia Ellen, secretaria de Desarrollo Económico del equipo de Doria, responsable del proyecto, en una jurisdicción que -continuando con las referencias superlativas- tiene una población que supera a la de toda Argentina en un territorio que corresponde a 410 veces la superficie de Madrid.

Redes de seda

Huawei realizará allí pruebas de 5G, tecnología que es inherente además a la “nueva ruta de la seda”. João Doria, que es también empresario, ha postulado a su jurisdicción como “un punto de vanguardia” de esa red china y la actuación de Beijing tiende a corresponderle: de los 51.550 millones de euros que China invirtió en la última década en Brasil, São Paulo recibió el 35 %, según el Consejo Empresarial Brasil-China (el segundo lugar fue Minas Gerais, con un lejano 7 %).

En lo que concierne a España, el proyecto CITI tiene “algunos puntos de contacto con 22@Barcelona”, le dijo la funcionaria a esta revista, sin identificar a las firmas españolas ni programas puntuales porque “estamos en fase final de negociaciones”, afirmó, aunque destacó que los españoles “podrán hacer mucho aquí”. En el mismo tono, Ellen, máster en Administración Pública por Harvard Kennedy School, comentó que mantiene conversaciones similares con empresas de Israel y San Francisco (del Silicon Valley original).

Fuego cruzado

La participación de China en un complejo de tal relevancia estratégica en un país alineado con EEUU trae a primer plano el conflicto comercial que Beijing mantiene con Washington. Para Doria, ello es “una circunstancia que abre oportunidades para Brasil”. “Confío en las palabras de Xi Jinping de que la puerta de China se abrirá cada vez más”, declaró el político al regresar de Asia.

En noviembre, el poderoso líder chino visitó Brasil (para la cumbre BRICS) y le dejó a Bolsonaro 90.400 millones de euros disponibles para infraestructura afirmando que su país quiere comerciar con Brasil “en pie de igualdad” y que “China está cada vez más en el futuro de Brasil”. Recientemente, tras una serie de diatribas folletinescas, Bolsonaro ha roto relaciones con Doria.

En ese escenario, los equipos de São Paulo trabajan contrarreloj para abrir, durante el Foro Económico Mundial para América Latina (en mayo de 2020), el “Silicon Valley brasileño” mientras el país continúa sumergido en los efectos de la recesión y la espantosa sombra de 14 millones de personas en el paro. “Estamos generando empleos de la nueva economía”, le dijo Ellen a DIRIGENTES, citando la creación, a través de una alianza público-privada, de 21.960 vacantes en 63 empresas, incluyendo a IBM y Nestlé entre las más grandes, la mitad en áreas de alta tecnología.

Aunque la cifra es ínfima en el contexto del desastre nacional, São Paulo aspira a mostrarle a Brasil el camino de la reactivación económica a través de la innovación. Ese estado, al sureste del país, es donde, en 2013, ante un aumento de 0,04 céntimos en el billete de autobús, comenzó la última gran ola de manifestaciones que derivaron en la destitución de la presidente Dilma Rousseff.

En el umbral de 2020, después de que países vecinos se hayan levantado en protestas por los aumentos de tarifas, el desempleo y prácticas rancias en la política, los próximos meses mostrarán si São Paulo cumple efectivamente las promesas de la Cuarta Revolución Industrial o si, atravesado por la onda regional, ese estado será otro lugar donde florecerá la “primavera latinoamericana”. Como dicen los brasileños, “quien sobreviva, lo verá”.

Acelerar y privatizar

João Doria es un exempresario, exalcalde y actual gobernador del estado más rico de Brasil por el Partido de la Social Democracia Brasileña. En marzo, tras cumplir 100 días de mandato, dijo, en un evento al que invitó a DIRIGENTES, que su gestión apuntaba a cumplir los objetivos del desarrollo sostenible “sin descuidar la responsabilidad social, laboral y ambiental, pero también sin concesiones al asistencialismo ni al populismo”.

“España tiene un turismo maduro y un modelo de municipalización, además de la protección de su patrimonio por el uso y no por el abandono, que mi administración toma como referencia”, dijo Doria en aquella ocasión, cuando anunció también la reducción del 50 % del impuesto al combustible aéreo para atraer turistas.

“Estamos todos juntos, incluso con el ‘petismo’ y otros ‘ismos’ en la defensa de los empleos”, dijo al citar su acuerdo con General Motors para evitar el cierre de plantas allí instaladas y ampliar inversiones. El “petismo” citado se refiere al PT (Partido de los Trabajadores, su adversario político) y los demás “ismos“ son el socialismo y otros movimientos de izquierdas. El gobernador presentó entonces una serie de activos para privatizar (21 aeropuertos, 23 proyectos de movilidad urbana, puertos, autopistas, parques y acueductos, entre otros). “Nunca fue mejor momento para invertir en São Paulo”, agregó, en alusión a que su estado fue reconocido como “el mejor lugar para invertir en América Latina” por Financial Times y South American States of the Future.

La aparente contradicción entre la denominación de su partido y su práctica no es tal. Es que la socialdemocracia brasileña, por una singularidad idiosincrásica que merece un capítulo aparte, es de derechas. Ello explica la ironía con que el presidente Jair Bolsonaro se ha referido en cierta ocasión a las supuestas simpatías de Doria “con las banderas rojas”. Bolsonaro es de ultraderechas y -para otro capítulo más- ahora se ha quedado sin partido tras romper con sus aliados debido a un escándalo que está en pleno desarrollo. Doria, que fue su aliado en las elecciones, pasaría a ser un eventual rival en las presidenciales de 2022.

Creando el trabajo del futuro

Patricia Ellen, MBA por INSEAD y Joven Líder Global del Foro Económico Mundial 2016, es la actual secretaria de Desarrollo Económico del Estado de São Paulo. Fue CEO de Optum y socia de McKinsey & Company en Brasil, con máster en Administración Pública por la Harvard Keneddy School. “El Silicon Valley brasileño impulsará la industria 4.0, internet de las cosas, ciudades inteligentes, robótica, inteligencia artificial y blockchain, formando a los trabajadores del futuro y construyendo desde ahora las empresas donde trabajarán”, le dijo Ellen a DIRIGENTES en esta entrevista:

Llaman al CITI “el Silicon Valley de Brasil”. ¿Qué tiene en común con el polo norteamericano y cuál es la relación con parques de otros países?

Queremos tener la mayor concentración de iniciativas de innovación en grandes empresas y también startups de hard science. Por ello estamos impulsando el desarrollo del internet de las cosas, pero también experimentos avanzados de biotecnología, nanotecnología y desarrollos como túneles de viento en el programa de I+D. Establecimos alianzas con el Porto Digital de Recife y centros de innovación de Santa Catarina, ambos en Brasil, además de convenios con universidades extranjeras y centros de San Francisco, Israel y China.

Es un proyecto de grandes dimensiones. ¿Cuándo comenzará a funcionar?

El polo CITI consta de cuatro etapas. La primera es el IPT Open Experience, un programa inspirado en el MIT y el Instituto Fraunhofer, en el que participan la academia y empresas. Por Brasil, están la Universidad de São Paulo, el instituto Butantan (el mayor productor local de vacunas), Unicamp y Sebrae (Servicio de Apoyo a Mipymes). Esa etapa estará funcionando en el primer semestre de 2020. Las siguientes deben tardar de cuatro a seis años.

¿Cuánto se estima que agregará al PIB de São Paulo y en cuánto tiempo?

Según nuestros cálculos, hay un monto de 43 millones de euros que serán aportados al IPT por inversores en una primera etapa. La meta es llegar a los 215 millones de euros en tres años, con aportes de la iniciativa privada y de socios.

¿Qué papel tiene Huawei y en qué etapa está la implantación del 5G?

Huawei está en la fase final del estudio para ejecutar su inversión. Ya tiene una fábrica en São Paulo y planea instalar otra. Dentro del IPT, realizará pruebas piloto de 5G con otras empresas de tecnología para después expandir su red en el sureste.

¿Cuáles son las oportunidades para España en este plan?

Estamos hablando con varias empresas españolas y vemos que hay mucho para hacer. No daré nombres porque estamos en la etapa final de las negociaciones, pero una experiencia que vemos como muy interesante es la de 22@Barcelona.

Capital inteligente

La ciudad de São Paulo, capital del estado homónimo, viene digitalizando la gestión pública y la experiencia urbana para sus 13 millones de personas. Entre sus avances recientes, ha sido pionera en emitir Certificado Digital, redujo a 3 días el proceso para abrir empresas (antes duraba más de 100 días) e inició el análisis del big data de radares para mejorar la movilidad de los 8,9 millones de vehículos que hay en la ciudad.

“Hoy el 99 % de los trámites del ayuntamiento no requieren papel. Tenemos más de mil procesos que ingresan digitalmente por día”, detalló al diario local Estadão Daniel Annenberg, secretario de Innovación y Tecnología del municipio. Tras participar en Washington del evento “CityLab: Urban Solutions to Global Challenges”, el funcionario comentó en el portal oficial soluciones de éxito practicadas en Estonia, Israel, China e Islandia que calificó como “muy inspiradoras”.

La inteligencia en la gestión también implica continuar las acciones de administraciones anteriores, incluso de signos políticos contrarios, y mejorarlas. Como ejemplo, “el programa MobiLab (que impulsó la transparencia y disponibilidad de datos sobre transporte, creado por el gobierno de Fernando Haddad, un político de izquierdas), fue ampliado para las áreas de salud y habitación”, dijo Annenberg, destacando que “datos y gobierno abierto son prioridades (también) de la gestión actual” (de centro-derecha).

En materia de inclusión digital está ampliando una red de wifi pública (construida también por la gestión anterior) con la meta de llegar en 2012 a 620 puntos en plazas, sitios turísticos, hospitales, centros educativos, deportivos y culturales. “El modelo de concesión es como el de Madrid: ves un anuncio de 30 segundos y luego te conectas libremente a internet”, detalló el funcionario. Otro caso de éxito es la app municipal “Agenda Fácil”, que le permite a un ciudadano concertar una consulta médica sin salir de casa. “Tenemos que pensar el uso de la tecnología en función de lo que la gente necesita realmente, no incorporar tecnología sólo por la tecnología en sí”, concluyó el funcionario.

Omega IGF: “Aún queda incertidumbre como para ver una ligera depreciación de la libra a corto plazo”