jueves, 18 octubre 2018
ZONA PREMIUM
Tecnología

Barcelona tendrá la mayor experiencia de realidad virtual del mundo

Zero Latency estará ubicado en el Centro Comercial Parc Vallés de Terrassa

05 de octubre de 2018. 10:42h Dirigentes
  • Image

Zero Latency, el centro de realidad virtual más avanzado del mundo abrirá en Barcelona el próximo mes de diciembre. Tras su éxito en Japón, Australia y Estados Unidos, la experiencia de realidad virtual más inmersiva que existe llega a Cataluña de la mano de la startup de ocio y tecnología Climbing Planet, y estará ubicada en el Centro Comercial Parc Vallés de Terrassa, donde los jugadores podrán sobrevivir a una horda de zombies, combatir a una poderosa inteligencia artificial a bordo de una nave espacial o incluso convertirse en un ser etéreo que desafía las leyes de la gravedad.

Zero Latency es una experiencia de realidad virtual multijugador simultáneo. La acción tiene lugar en una zona de juego real de 225 metros cuadrados en la que hasta ocho jugadores pueden moverse con libertad y verse unos a otros. Esto es posible gracias un equipamiento especial y sensores situados de forma estratégica en el entorno de juego. Por su parte, las armas simuladas que se utilizan en el juego, bautizadas como ‘Blackbird’, han sido fabricadas mediante impresión 3D.

El centro de Zero Latency Terrassa, que será el segundo de España después del de Madrid, y el número 22 del mundo, contará con más de 500m2 de superficie total, en los que además de la zona de juego en la que se desarrollará la experiencia, habrá salas para la celebración de eventos corporativos y una zona de cafetería. La inversión que asume Climbing Planet con esta nueva apertura es superior a 1 millón de euros y se crearán 6 puestos de trabajo

Zero Latency ofrecerá cuatro experiencias diferentes:

● Zombie Survival, un juego en el que hasta 6 jugadores cooperan para sobrevivir a una horda de zombies en mitad de una ciudad asolada.

● Singularity, en la que los jugadores se meterán en la piel de unos soldados espaciales que deben recorrer e investigar una gigantesca base que ha sido controlada por una perversa inteligencia artificial.

● En Outbreak Origins los no muertos son de nuevo los protagonistas. Con el objetivo de encontrar la cura a un virus mortal, los jugadores tendrán que moverse libremente por un escenario abierto mientras se libran de los zombies.

● Por último, Engineerium ofrece la posibilidad de convertirse en un ser etéreo para desafiar las leyes de la gravedad en amplios y coloridos escenarios que no paran de cambiar.

Climbing Planet: pioneros en Realidad Virtual en España

Climbing Planet es una empresa asturiana especializada en ocio que ha sido responsable de traer a España el concepto de Zero Latency, una tecnología que originalmente nació en Australia.

Su primera apuesta en este terreno, en marzo de 2016 fue Birdly, una máquina que combina la realidad virtual de HTC Vive con la tecnología de vanguardia de la compañía Somniacs. Se trata de un simulador de vuelo que consta de un casco de RV y una estructura que crea la ilusión de estar volando mediante el movimiento de los brazos y viento simulado.

También son los responsables de traer a España Immotion, una novedosa idea donde los visitantes pueden disfrutar de ilimitadas experiencias en cualquiera de los simuladores que encontrarán a su disposición. Desde futuristas carreras de motos dignas de la mejor película de ciencia ficción, a participar en batallas espaciales a los mandos de una nave, pasando por ponerse al volante de un buggy en competiciones llenas de adrenalina. Todo ello montados en estructuras con forma de coche, moto o nave con movimiento avanzado que el propio jugador tendrá que manejar.

El gasto de los consumidores en centros de realidad virtual ascenderá en este mismo año a los 300 millones de dólares (252 millones de euros), según un estudio elaborado por la consultora Futursource. “Se espera los consumidores gastes en este tipo de ocio unos 809 millones de dólares de cara a 2022”, explica Carles Comas, CEO de Climbing Planet. “Teniendo esto en cuenta, Barcelona nos parecía el paso natural que teníamos que dar a la hora de extender la tecnología de Zero Latency por Europa, de ahí que nuestro centro en Terrassa vaya a ser uno de los más avanzados en todo el continente”, añade.