tecnologia

Blockchain: un escudo ante la ciberdelincuencia

Esta tecnología se presenta como una vía para asegurar y evitar el robo de datos, recursos sensibles e identidades digitales de las empresas

19 DE enero DE 2022. 08:30H Isabel Garrido

Englobados en un escenario en el que la ciberdelincuencia está considerada como uno de los grandes deafíos globales, la tecnología blockchain se erige como una herramienta capaz de resolver muchos de los problemas que trae consigo este tipo de amenazas a las empresas. Esta afirmación encuentra su sentido al entender la naturaleza de esta tecnología, lo que la hace “segura” y “fiable”. “Es casi imposible hackear directamente una blockchain porque el atacante necesitaría obtener el control de, al menos, el 51% de los nodos de la red”, explica a DIRIGENTES el director de Investigación de ManageEngine, Ramprakash Ramamoorthy. 

Para entender su funcionamiento y de qué manera es capaz de aportar mayor seguridad a la información y los datos que manejan las empresas, el experto señala que blockchain, en esencia, “es una base de datos distribuida y abierta que registra y almacena permanentemente las transacciones entre múltiples partes”. Así, estos registros se almacenan en bloques de datos inalterables, de los que cada uno de ellos contiene lotes de transacciones individuales y reside en una red de ordenadores y nodos. De este modo, “cada vez que un usuario realiza una nueva transacción, esta es autorizada por los nodos de la red distribuida y, solo entonces, se añade el siguiente bloque de la cadena”.

Desde ManageEngine, Ramamoorthy destaca que uno de los aspectos positivos de la cadena de bloques es que “no hay una autoridad central y todos los nodos reciben el mismo trato”. En este sentido, para que una transacción se ejecute es imprescindible que se alcance un consenso mayoritario, lo que significa que no hay una copia oficial central e, igualmente, que “no se confía en ningún usuario más que en otro”. Así las cosas, su naturaleza “inmutable” y “públicamente auditada” la convierten en una candidata ideal para resolver los problemas de ciberseguridad.

Ante la pregunta sobre su fiabilidad frente a otro tipo de herramientas que también se utilizan en la actualidad, el experto indica que, aunque proporciona diferentes ventajas, existen tres áreas “en las que brilla cuando se trata de asegurar los datos”. Consiste en un mecanismo distribuido, lo que permite que otros sistemas sigan funcionando a pesar de que uno falle. Es anónimo. O, dicho de otra forma, el acceso a una cuenta de blockchain requiere una clave privada compuesta por una combinación imposible de adivinar formada por letras y números y que, además, está anonimizada. Es decir, “la identidad del poseedor de la clave se vuelve anónima”. En último término, destaca su inmutabilidad, de forma que “un registro no puede ser eliminado de la red”. 

El director de Investigación de ManageEngine, Ramprakash Ramamoorthy

Seguridad ante un posible robo de datos

Además de impulsar las transacciones de criptomonedas, las empresas también pueden utilizar la tecnología blockchain para proteger recursos sensibles e identidades digitales o mejorar el cifrado de datos, entre otros usos. En esta línea, la compañía tecnológica comenta que, “dado que hay que lograr un consenso mayoritario para introducir los datos en una cadena de bloques, resulta más fácil de auditar, ya que cada detalle está sellado con fecha y hora”.

Además, también menciona que otra ventaja de este tipo de estructura es que cada bloque se construye a partir del bloque anterior, vinculando el hash del bloque anterior con el hash del bloque de registros consecutivo. “Cada nuevo registro de la cadena de bloques tiene un hash y, por tanto, está encriptado”, señala para profundizar en la idea de que este intrincado diseño es la responsable que los datos almacenados en una cadena de bloques sean “inalterables” y “seguros”

De este modo, si, por ejemplo, un ciberdelincuente trata de alterar un dato o bloque, “cada cambio será inmediatamente captado por toda la red y dejará inválidos todos los bloques siguientes”. Por ello, para que un pirata informático consiga violar o corromper los datos de una cadena de bloques, este tendría que “destruir toda la red que contiene millones de nodos y ordenadores”, lo que representa una tarea “casi imposible”.

Por su parte, de cara a la expansión de esta tecnología, las investigaciones en curso sugieren que hay una amplia gama de áreas en las que blockchain puede mejorar, tanto en la seguridad de las organizaciones como en términos de cumplimiento, regulaciones y aplicación que deben ser abordados. No obstante, Ramamoorthy subraya la protección que aporta la versatilidad de su base tecnológica: “Al implementar procesos rigurosos de encriptación y distribución de datos en su red, las empresas podrán garantizar que su información crítica permanezca segura”.

Mientras que, de cara a un incremento de su uso a lo largo de este nuevo año, el director de Investigación lo tiene claro y asegura que las plataformas de blockchain serán capaces de impulsar la productividad y cambiar la naturaleza de los negocios más allá de las fronteras de la organización, “ayudando a las empresas a reinventar la forma de crear y gestionar la identidad, los datos, la marca, la procedencia, las certificaciones profesionales, los derechos de autor y otros activos”. Según el 'Informe sobre el tamaño, la cuota y el análisis de las tendencias del mercado global de la tecnología blockchain', se espera que el tamaño del mercado global de la tecnología blockchain alcance los 394.600 millones de dólares en 2028. También se prevé que se expanda a una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 82,4% de 2021 a 2028.

Ciberataques: un riesgo global

Ciberseguridad: ¿a qué retos se enfrentarán las empresas en 2022?

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"