lunes, 19 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Tecnología

Crece la incertidumbre en el caso Huawei

La compañía asegura que no espía para el Gobierno de Pekín

18 de enero de 2019. 13:59h Nacho Bosque
  • Image

El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei está en el centro de la polémica por el pulso entre Pekín y Washington por presuntos casos de espionaje. Estados Unidos acusa a la compañía de cometer fraude al violar las sanciones impuestas a Irán.

A petición de Departamento de Justicia de EE.UU la directora financiera e hija de su fundador, Meng Wanzhou, fue detenida en diciembre en Canadá. China ha respondido con protestas y adevertencias a sus ciudadanos sobre posibles detenciones aleatorias en norteamérica.

Además, esta semana, un tribunal de Seattle, ha hecho público que investiga el supuesto robo por parte de Huawei de propiedad intelectual de empresas estadounidenses. En concreto, sobre la posibilidad de que la compañía china hubiera adquirido por medios no legales tecnología relativa al control de calidad de T-Mobile.

Las acusaciones políticas

Uno de los grandes mantras de Donald Trump en sus declaraciones son las acusaciones a las empresas chinas de violar la propiedad intelectual de las empresas tecnológicas estadounidenses. El caso Huawei supone una bala más en la recámara del presidente, quien además tiene en su punto de mira a ZTE.

El presidente norteameticano, y gran parte de la élite Silicion Valley, considera que las empresas chinas plagian el trabajo el trabajo de los desarrolladores estadounidenses para luego venderlo a menor precio gracias a no tener que invertir prácticamente en I+D.

No obstante, la situación, es especialmente compleja en tanto que la gran mayoría de las empresas tecnológicas estadounidenses, entre ellas Apple, fabrican gran parte de sus componentes en China.

Declaraciones del fundador de Huawei

El fundador del fabricante de móviles, Ren Zhengfei, de 74 años, ha tenido que salir a desmentir las acusaciones de espionaje en la que ha sido la tercera comparecencia ante la prensa de su vida. “Nunca hemos espiado para China”, ha asegurado, agregando que su compalía “no ha compartido información indebida” ni “cedería nunca a tales requerimientos”.

Además, respecto a las acusaciones de implantar posibles elementos de espionaje en sus dispositivos, ha sido taxativo al afirmar que “no hay ninguna ley de China que exija a ninguna compañía instalar ‘puertas traseras’.