tecnologia

Cuatro aspectos clave para montar un ecommerce

16 DE julio DE 2018. 13:21H Javier Galán

image_content_56583_20180716132716.jpg

Si quieres montar un comercio electrónico es importante que te sientes a pensar y diseñar varios elementos clave antes de empezar y, sobre todo, de comprometer tu dinero y el de tus inversores.

Como existe una gran tipología de tiendas online, vamos a centrarnos en un modelo bastante extendido como es el de una tienda online de venta de papelería y material de oficina, donde sus principales características son: que se comercializan productos físicos, que por lo tanto deben estar almacenados; y con un sistema de reposición inteligente. Normalmente requieren un despiece y manipulado previo a su envío. Los pedidos son de múltiples líneas, no monolínea. El importe y su margen no es elevado, por lo que requiere altos ajustes, es decir: ser muy eficiente. Tiene una amplia gama de productos, lo que habitualmente se denomina un largo longtail, y se puede vender tanto a empresas como a particulares.

Así pues, en este tipo de ecommerce nos encontramos con varias cosas importantes a tener en cuenta antes de montar la shop. A continuación, te detallamos los cuatro aspectos más importantes para montar tu propio ecommerce.

1.- El producto

Lo primero de todo consiste en definir y especificar toda la estrategia y categoría de productos que vas a vender.

Por ejemplo, con el material de oficina no solo se vende papelería sino todos los servicios generales que demanda una oficina como: limpieza e higiene, alimentación, juegos didácticos, maletas de cabina, mochilas, productos de seguridad, señalización laboral, etc.

Asimismo, hay que definir dentro del producto en sí mismo el número de unidades que venderás. Ten en cuenta que no es lo mismo vender bolígrafos Bic a un particular, que comprará uno o dos artículos, que a una oficina, que igual busca comprar una caja con muchas unidades. Esto va a afectar, por una parte, al margen de venta, al precio de cada unidad y al coste de manipulado. Así como, complementariamente, a las necesidades de la logística y de la tecnología.

Lógicamente, esta decisión de producto no es “aislada” sino que debe ser coincidente y concordante con el resto de temas que te exponemos a continuación.

2.- El marketing digital

Es hora de definir el valor añadido que vamos a ofrecer a nuestros clientes y futuros clientes. Como los packs de precios, promociones, servicio al cliente, plazos de entrega, tipos de envío, canales de distribución, etc.

Por ejemplo, la decisión de manipular los productos en una tienda de venta de papelería online, para poder ofrecer unidades menores de venta a los clientes, tiene unas connotaciones muy relevantes: cuántas unidades de cada productos quiero vender; si hay portes mínimos; si hay un pedido mínimo; cómo organizo los embalajes; etc.

En el caso de que un cliente comprase un bolígrafo Bic suelto, cuyo precio de venta va a ser 16 céntimos, habrá que establecer muy claro si lo puedes manipular y mandar con un margen positivo o no. Ya que, en caso contrario podrías enfrentarte a un cierre anticipado de tu empresa.

¿Qué harías: subir mucho el precio de venta de ese bolígrafo o subir el coste del envío hasta un mínimo; o poner un pedido mínimo?

Cada decisión puede ser acertada o equivocada según el resto de decisiones tomadas. Por ejemplo: podría poner un pedido mínimo con una cantidad concreta de euros y el envío gratis. Esto me permitiría gestionar bien el margen, pero no serviría para muchas empresas que no aceptarían pedidos mínimos.

3.- La logística

Cómo vamos a almacenar, manipular, embalar y distribuir el producto: mediante almacenes propios o mixtos; si la mercancía llega directa al cliente o pasa por tus oficinas para hacer cestas conjuntas con envio único al cliente; etc.

Esto es una decisión clave. Lógicamente, si tienes miles de referencias y tu eres “el propietario” de las mismas quizá te encaje una logística propia aunque, este sistema, va a tener un coste inicial elevado, que deberás valorar si eres capaz de asumir.

Una fórmula, puede que más equilibrada, sería empezar con una empresa de logística externa avanzada en procesos ecommerce y que, previamente, hayas analizado su capacidad para una posterior migración adecuada. Ya que, en caso contrario, te encontrarás con una dependencia no querida.

Además, no todas las logísticas admiten la problemática, simultáneamente, de una compañía de venta de papelería online y material de oficina, como 20milproductos.com. Que requiere, a la vez, un almacenaje y manipulado, por una parte: de productos de gran volumen, como puede ser una pizarra blanca de 3 metros, junto a productos de gran peso y poco volumen, como una caja fuerte o una caja de papel; y, además, de miles de productos de pequeñísimo tamaño, volumen y peso como los bolígrafo y que, además, vienen en cajas que hay que manipular. Siempre teniendo en cuenta el margen.

4.- La tecnología

Es importante conseguir la eficiencia y el bajo coste de la tecnología implementada, y que sea escalable: porque a medida que creces cambian tus necesidades.

Por ejemplo, en 20milproductos.com, con la venta de material de oficina no hubiese tenido sentido utilizar una tecnología para un millón de usuarios simultáneos hace 5 años, cuando inició este servicio. En aquella fecha, se utilizaba una tecnología que permitía entre quince y treinta usuarios simultáneos, alcanzando los mil pedidos al mes.

Ahora, en cambio, hay que soportar miles de usuarios simultáneos en los picos de accesos.

Estos sistemas deben ir conectados a unas plataformas ecommerce que puedan adecuarse a dichas capacidades y, asimismo, todo debe ir engarzado con unos almacenes que física, lógica y tecnológicamente permitan este escalado.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"