martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Tecnología

Elon Musk quiere conectar tu cerebro a internet

La startup Neuralink está preparada para implantar electrodos en el cerebro de pacientes con parálisis para controlar un ordenador con la mente

18 de julio de 2019. 08:28h Pablo Fernández-Alonso Araluce
  • Elon Musk quiere conectar tu cerebro a internet

En los últimos 25 años, el nombre de Elon Musk ha suscitado interés a través de sus diversas creaciones: desde un banco online, pasando por placas solares, una red subterránea de alta velocidad, un coche eléctrico o un cohete reutilizable. Ahora puede que todo eso quede superado con Neuralink, la startup que quiere leerte la mente.

La compañía de Musk ha llevado en secreto su actividad desde que fuera creada en 2017, hasta ahora, ya que ha presentado al público su desarrollo, y ha cumplido con creces las expectativas. Neuralink ha monitorizado con éxito la actividad cerebral de una rata a través de miles de pequeños electrodos implantados quirúrgicamente entre las neuronas y sinapsis del roedor. Para conseguirlo, la empresa de San Francisco parece haber derribado ciertas barreras que han permitido colocar sistemas de computación de alta velocidad dentro de un cerebro, con una tecnología menos invasiva que las actuales.

Ahora el siguiente paso es conseguir las aprobaciones legales para comenzar ensayos clínicos en humanos el próximo año, de acuerdo con el presidente de la compañía, Max Hodak. El objetivo es taladrar cuatro agujeros de ocho milímetros en el cráneo de pacientes con parálisis a través de los cuales insertar implantes que les darán la capacidad de controlar ordenadores y smartphones con sus pensamientos. "Muchos han descartado esto como si fuera imposible", ha declarado Hodak, "pero aún vendrán grandes avances en esta campo en la próxima década, así que deberían considerarlo seriamente".

Neuralink ha recaudado más de 150 millones de dólares de inversores, incluyendo al menos 100 millones de su CEO, Elon Musk. Su misión es mejorar la vida de millones de personas de manera cibernética. "Esto va a sonar muy raro, pero, a la larga, alcanzaremos la simbiosis con la inteligencia artificial", ha declarado Musk en una rueda de prensa. "No será algo obligatorio, sino que podrás elegir si quieres realizarlo y será un desarrollo muy importante como civilización".

Neuralink no ha sido la única startup que lo ha intentado en los últimos años. CTRL-labs y Kernel están trabajando en dispositivos externos para detectar la actividad neuronal y transmitirlo a un ordenador. El próximo nivel para estas compañías es tratar de insertar un dispositivo dentro del cerebro, donde las señales son más fuertes y el proceso puede acelerarse. Neuralink pretende implantar un ordenador de manera permanente dentro de la cabeza, detrás de la oreja de los pacientes, aunque no será un proceso rápido, advierte Musk.

La aceleración de los procesos dependerá en gran medida de la evolución de los materiales y la robótica. Para insertar los cables necesarios dentro del cerebro, se ha desarrollado un robot capaz de introducir de manera precisa en distintas partes del cerebro miles de cables de un cuarto del grosor de un cabello humano. En el proceso, es capaz de evitar vasos sanguíneos, gracias a su software y reducir así el daño cerebral y la formación de cicatrices.

En un estudio presentado el martes, Neuralink ha declarado que ha desarrollado 19 cirugías en animales con éxito en el 87% de los casos. Las ratas no han sido los únicos sujetos del estudio, también han desarrollado el proceso en primates, según se rumoreaba. Musk confirmó que un mono había sido capaz de controlar un ordenador con su cerebro.

El proceso quirúrgico necesitará antestesia general en los primeros casos, aunque Hodak espera que en el futuro la anestesia local será suficiente: "Haremos cuatro agujeros con láser y sin dolor, implantaremos los cables, insertaremos el sensor y te podrás ir a casa, igual que cuando te operas de la vista".

Si todo va de la manera prevista, el presidente de Neuralink espera que un paciente, tras ser operado, será capaz de escribir mensajes de texto o mandar un email solo con pensarlo, o mover un cursor y navegar páginas web mentalmente. Un día, en el futuro lejano, las personas con estos implantes serán capaces de descargar una nueva lengua en su cerebro, o intercambiar pensamientos con otra persona. Por ahora, el objetivo es hacer que los pacientes con parálisis puedan escribir 40 palabras al minuto.