miércoles, 18 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Tecnología

Francia quiere bloquear la criptomoneda de Facebook

El gobierno galo teme los efectos que una moneda sin regulación pueda causar a la economía del país

13 de septiembre de 2019. 11:26h Pablo Fdez-Alonso Araluce
  • Francia quiere bloquear la criptomoneda de Facebook

Francia ha declarado que bloqueará el desarrollo de la criptomoneda de Facebook, Libra, ya que supone una amenaza a la soberanía monetaria del país. Al inicio de la conferencia de la OCDE sobre criptomonedas, el ministro de finanzas francés, Bruno Le Maire, ha dejado claro que "No podemos autorizar el desarrollo de la Libra en suelo Europeo".

La criptomoneda del gigante tecnológico se anunció hace unos meses y su lanzamiento está previsto para 2020. A pesar de tener ciertas similitudes tecnológicas con el bitcoin, sus creadores esperan que una divisa con una infraestractura más centralizada les permita convertirse en una moneda global que rivalice con el dólar estadounidense.

El objetivo de la Libra es proporcionar un medio de pago propio a través de todas las plataformas de Facebook, lo que incluye a Whatsapp, Instagram y Facebook Messenger, usadas por miles de millones de personas en todo el mundo.

La criptodivisa de Zuckerberg se ha desarrollado junto a algunas de las compañías financieras más grandes del mundo, pero aún así se está enfrentando a un examen a detalle en Estados Unidos, Reino Unido y Europa.

El principal responsable de Libra, se enfrentó a una dura comparecencia en una comisión del Senado estadounidense en la que se acusó a Facebook, en quien no confían, de buscar provecho corporativo en este movimiento. Ciertamente, el tratamiento de los datos de sus usuarios y la respuesta frente a diversos robos masivos de los mismos no suponen un punto fuerte para la plataforma en la que se asienta la nueva moneda. El parlamento del Reino Unido también se preocuparon de recordarle a Zuckerberg que la regulación debe ser estricta.

La respuesta de Facebook ante el escepticismo de sus potenciales principales mercados ha sido detener el lanzamiento hasta que todas las partes estén satisfechas con los aspectos regulatorios. Europa se enfrenta con esta nueva Comisión a un desafío regulatorio con una cuenta atrás.