tecnologia

Inteligencia artificial para medir el impacto real de las decisiones en torno al COVID-19

La inteligencia artificial ética como vía para impulsar políticas eficaces y medidas adecuadas a esta realidad social, que tengan en consideración las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos en torno a la crisis del coronavirus

19 DE mayo DE 2020. 08:30H Alexandra Gheorghiu

64eafabd4f308a29397d82667aa34df8.jpg

El coronavirus ha afectado en gran medida a todo el conjunto de la sociedad. En momentos en los que la incertidumbre se ha asentado hasta en el último rincón, cualquier medida impulsada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y el tejido empresarial es decisiva para empezar a dibujar el mañana

En una crisis sin precedentes como esta, la complejidad en la toma de decisiones es aún mayor si cabe. Por ello, conocer de cerca las necesidades de los ciudadanos es fundamental para adoptar políticas informadas, sensibilizadas con sus preocupaciones. En esta tarea, la tecnología juega un papel importante y más concretamente la inteligencia artificial. En este caso tiene nombre propio: Citibeats. 

Esta start-up española ha creado una plataforma de inteligencia artificial que combina la tecnología de procesamiento del lenguaje natural y el machine learning para filtrar contenido relevante, clasificar las informaciones procedentes de los ciudadanos y extraer patrones automáticamente. De esta forma, el algoritmo de la compañía da sentido a esos datos e identifica hechos y tendencias sociales útiles para empresas e instituciones públicas. Así pueden conocer el impacto de cualquier decisión o medida que se tome. Es decir, la herramienta se adapta al contexto en el que se expresan las necesidades y las opiniones de los usuarios en tiempo real (a través de Twitter e Internet) para actuar con celeridad y de manera eficaz. Algo que cobra especial relevancia en este panorama de crisis sanitaria. 

Impacto real del COVID-19 en Latam y el Caribe

Un ejemplo de la aplicación de esta tecnología se encuentra en esta parte del mundo, donde la compañía ha impulsado, junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un Observatorio de percepción ciudadana vinculado al COVID-19 en 26 países de América Latina y el Caribe. El objetivo que persigue esto es escuchar y entender la incidencia en 13 categorías de información relacionadas con necesidades de los ciudadanos entre las que están la seguridad sanitaria, la dignidad, el teletrabajo o la economía-empresa. 

En base a este conocimiento recogido en más de 800.000 tweets públicos al mes relativos con el virus, se pueden impulsar mejoras sociales. Todo ello anonimizando los datos y respetando la privacidad de las personas. Gracias a la inteligencia artificial, este análisis aporta indicadores que permiten a los agentes definir estrategias e iniciativas más cercanas a la realidad de la sociedad y poner el foco en los aspectos que más preocupan a la población.

Próximamente, Citibeats prevé lanzar un observatorio similar en Japón vinculado al COVID-19, en colaboración con NTT Data. En este caso, se trabajarían con más de diez millones de datos de Twitter de las 47 prefecturas japonesas.

No obstante, el CEO de esta organización, Iván Caballero, comentó a DIRIGENTES que en España no se ha llevado a cabo una propuesta de esta índole debido a la ausencia de una colaboración conjunta con el Gobierno. "En otras regiones de España estamos trabajando, monitorizando y echando una mano, pero no hemos recibido respuesta por parte del Gobierno, con lo cual no hemos lanzado públicamente un observatorio similar". 

Iván Caballero, fundador y CEO de Citibeats

Adelantarse al futuro

La plataforma se utiliza en desastres naturales para identificar en tiempo real infraestructuras afectadas o las necesidades más urgentes de la población. También se centra en el sector financiero, al que puede ayudar a detectar casos de estafa o las quejas más habituales de los ciudadanos. En cualquier caso, lo relevante es poder tomar decisiones antes de que estas problemáticas se den o, al menos, estar prevenidos. 

En el contexto de la COVID-19, tanto con el Observatorio de Latam como el de Japón, intentan ser homogéneos a nivel de categorías porque pueden crear modelos que les permiten aprender. De hecho, Iván Caballero en conversaciones con este medio señaló que uno de los retos que les había plateado el BID era cómo poder predecir otro nuevo problema. "Con muchos datos puedes encontrar un elemento que se repite, precediendo a otro evento, por lo que a partir de ahí puedes hacer una correlación".

"Si comparamos cómo evolucionan estas mismas categorías en Latam, en Japón y en España o Europa, podemos ver cuáles son los elementos que hacen que se desenlacen otros, lo que da la posibilidad de crear modelos predictivos y poder adelantarte a otros problemas futuros en la sociedad", aclaró Caballero. 

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”