tecnologia

La nube como agente democratizador de la innovación en la pyme

El cloud o lo que es lo mismo, la "nube" de Internet, es una tecnología que potencia el ahorro de tiempo y recursos económicos, así como la productividad y la mejora de los procesos empresariales de las pymes en el camino a la transformación digital, siendo la seguridad de los datos el pilar sobre el que se erige. Con la irrupción del coronavirus y el consiguiente teletrabajo, esta tecnología cobra especial relevancia

05 DE agosto DE 2020. 08:36H Alexandra Gheorghiu

a6219731a446ab001715be9de7494481.jpg

En la senda hacia la transformación digital, las pymes se encuentran con multitud de tecnologías que estimulan el desarrollo de su negocio. En este proceso, el cloud o nube es uno de los protagonistas que cada vez va ganando más adeptos. El número de pequeñas y medianas empresas que están haciendo uso de la computación en la nube asciende al 25%, según Eurostat. 

A priori puede parecer un sistema complejo, pero, nació con el propósito de simplificar los procesos. En esencia, en vez de construir una propia infraestructura de tecnologías de información, mantener servidores y centros de datos físicos, las empresas pueden acceder a servicios informáticos (almacenamiento, redes, aplicaciones…) gracias a terceros en Internet, en la denominada "nube". 

Independientemente del tamaño de la empresa, hoy en día "disponer de una nube es básico para cualquier empresa, por la disponibilidad, seguridad y accesibilidad que ofrece", destaca el Director de gestión comercial y de producto y servidores cloud de IONOS, Alexander Vierschrodt a DIRIGENTES. Su relevancia es tal que "es uno de los primeros pasos para afrontar cualquier transformación digital". 

Por su parte, el Director Regional de España y Portugal de OpenText, Jorge Martínez, considera que la nube aporta "un elemento de dinamización, ayuda a que ese proceso sea más rápido y, de hecho, para muchas pymes, la única manera de abordar la transformación digital será apoyándose en la nube". Relacionado con este poder acelerador que tiene la nube, el Director de Business Value en OpenText, Mario Montesinos, añade que "permite sacar el máximo valor a tu información e innovar, lo que genera más información que puedes volver a explotar para seguir creciendo". 

¿Qué aporta la nube a la pyme?

Los servicios de cloud se presentan como una vía para satisfacer una amplia gama de necesidades empresariales de TIC. Casi el 70% de las que utilizan la nube lo hacen para almacenar archivos o realizar copias de seguridad, alrededor del 50% lo emplea para alojar sus bases de datos, mientras que el 53% lo usan para software de oficina como procesadores de texto, hojas de cálculo, etc… A través de la nube, se pueden procesar, transmitir y editar datos en línea sin depender de un único equipo. Las compañías también acceden a aplicaciones de software, por ejemplo, para finanzas, contabilidad y gestión de datos sobre sus clientes (CRM), además de todo tipo de intercambio de información mediante servicios de correo electrónico, alojamiento de aplicaciones, entre otras opciones.

Una de las principales ventajas que aporta la nube es que evita a la pyme realizar una inversión grande de capital en adquirir hardware y software, así como la configuración y mantenimiento de los centros de datos locales y se puede pagar por el uso que se hace del servicio. "Es cierto que hace unos años era difícil para una pyme asumir el coste de una nube, pero hoy en día existen ofertas personalizadas para ellas, donde sólo pagan por los servicios utilizados", explica Alex Vierschrodt. Surgen así modalidades como el software como servicio (SaaS). 

A la reducción del coste económico, también se une el factor temporal, al eliminarse la necesidad de tener a los equipos de TI configurando y manteniendo el sistema, ya que las aplicaciones que utilizan el cloud se actualizan automáticamente. Así pueden enfocarse en otros objetivos más importantes para su negocio, lo que repercute en una mayor productividad

Por otro lado, una de las características más destacadas de la nube es su flexibilidad. A medida que van cambiando las necesidades de la empresa, pueden ampliar o reducir su capacidad de almacenamiento, por ejemplo, ya que la nube es virtualmente ilimitada. Es decir, se pueden escalar los recursos de manera elástica adaptándose al ritmo de crecimiento de la organización. Una ventaja que también se aplica a los empleados, ya que pueden acceder a los datos desde su casa o desde cualquier parte del mundo, permitiendo flexibilizar rutinas y horarios laborales. 

Al tratarse de los datos de una empresa, la confiabilidad y la seguridad son aspectos clave para garantizar la continuidad de un negocio. En la nube se protegen los datos y sistemas, se pueden crear copias de seguridad de la información y su consiguiente recuperación ante cualquier problema reduciendo el tiempo de inactividad. "La seguridad es el trabajo número uno de las empresas ahora, porque perder un dato no es una multa con la GDPR sino que es un problema que podría hacer desaparecer tu compañía", sentencia Montesinos.

¿Cloud sí, cloud no? "Para las empresas que están considerando trasladar su infraestructura de TI a la nube, la planificación y ejecución continuas son esenciales para garantizar el éxito", dice Vierschrodt. Aconseja a las pymes que entren en la nube paso a paso, migrando cargas de trabajo y datos que no son tan sensibles o utilizando una nube privada para hacer algunas pruebas. 

En definitiva, el cloud cuenta con numerosos beneficios para este entramado empresarial que puede reducir costes sin poner en juego su competitividad.


Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"