tecnologia

La pandemia pone a prueba las redes de telecomunicaciones

La COVID-19 ha visibilizado las brechas digitales y ha incrementado el número de personas mayores de 65 años que utilizan Internet

19 DE febrero DE 2021. 08:27H Isabel Garrido

ffeb6ae83aa1479081bd1e1c6c969f0d.jpg

Con la llegada de la pandemia, un gran número de personas ha transformado el uso que antes le daba a la tecnología. Para muchos individuos, su traslado a la oficina desapareció hace ya meses como consecuencia del trabajo en remoto, mientras que, en ocasiones, el contacto con los seres queridos y las relaciones se han mantenido gracias a las pantallas en los momentos más duros del confinamiento. Estos cambios han supuesto un incremento del tráfico en las redes de telecomunicaciones españolas, al convertirse en una herramienta imprescindible. Sin embargo, también ha mostrado las desigualdades existentes de unos territorios a otros, visibilizando que las ventajas de la conectividad no llegan a todos por igual. 

“Nos hemos dado cuenta de que tenemos unas redes espectacularmente buenas, tan buenas que han soportado, de una semana para otra, incrementos de tráfico de hasta el 80%”, comenta el secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, Roberto Sánchez, en referencia a la situación surgida a raíz de la emergencia sanitaria. Durante un acto organizado por el Club Diálogos para la Democracia, el dirigente aseguró también que esta capacidad no se ha apreciado de la misma manera en otros países, “en los que han tenido que bajar la calidad de los servicios que estaban prestando para no saturar las redes”.

Ante las circunstancias actuales, las características del tipo de empresas de telecomunicaciones necesarias están claras. En este sentido, Sánchez argumenta el requisito de que los operadores tengan disposición para desplegar redes, de forma que cuenten con “compromiso a largo plazo y capacidad inversora para cuando haya que acelerar la introducción de nuevas tecnologías”. Además, la pandemia también ha supuesto un cambio para las personas mayores, que durante los últimos meses han comenzado a utilizar Internet de forma masiva. Desde Adamo, la empresa encargada del patrocinio del evento, declaran que el 90% de los hombres y mujeres de 65 años en adelante “usa ahora Internet más de una hora al día”.

Brechas digitales todavía existentes

Igualmente, la existencia de brechas digitales ha sido otro de los puntos que ha evidenciado la COVID-19. Ya se conocían desde antes, pero ahora se ha incrementado la urgencia de atajarlas. Así, podrían clasificarse en tres tipos. En primer lugar, las de cobertura en el territorio, haciendo referencia a las localizaciones donde las redes todavía no llegan. En su caso, para poder asumir la transformación que se está produciendo y ofrecer los servicios suficientes, es necesario la construcción de infraestructuras cercanas. Después, las de asequibilidad, ya que existen personas que no cuentan con los recursos necesarios para contratar los servicios. Y, por último, las brechas de capacitación, en relación a la alfabetización digital necesaria para manejarse. 

Frente a las desigualdades patentes, el propósito del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital es mejorar la conectividad de las personas y las empresas. En esta línea, el secretario de Estado de Telecomunicaciones anunció que antes de que acabe el año, el 91% de la población tendrá acceso a una conexión a Internet de al menos 100MB. Esta noticia está contemplada en el Plan para la Conectividad Digital y las Infraestructuras Digitales, presentado por el Consejo de Ministros a finales de 2020. Según el documento, está previsto una inversión de 2.320 millones de euros hasta 2025, y entre los objetivos destacan la contribución a la cohesión territorial, el impulso del crecimiento económico, el apoyo a la transformación digital de actividades económicas y el acceso a la población de los servicios esenciales a distancia.

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"