tecnologia

La venta online consolida nuevos hábitos de consumo

El coronavirus se ha convertido en el mayor reto que ha enfrentado el retail moderno y la digitalización de los negocios ha dejado de ser una opción. El incremento del uso del e-commerce como vía para la continuidad de muchas empresas ha supuesto un impulso a las ventas, pero también para asentar otras formas de consumo

03 DE agosto DE 2020. 08:32H Alexandra Gheorghiu

f41590e35e7d1d930dca28a544c3a1a3.jpg

El comercio electrónico se ha convertido en el salvavidas de muchos establecimientos durante esta pandemia. De hecho, las ventas online subieron un 67% en España en el segundo trimestre del año, según se desprende del Shopping Index de Salesforce. Este cambio en el comportamiento de compra de los consumidores se está consolidando cada vez más y, a escala global, este porcentaje se eleva hasta el 71%, aunque se haya procedido a la reapertura de los negocios físicos. 

Los ingresos procedentes del canal online continúan creciendo. Tanto el tráfico (+33%) como el gasto (+19,7%) registraron aumentos históricos en España entre abril y junio, en comparación con los datos de 2013. 

"Sí es cierto que se ha producido un avance enorme en el negocio online en estos meses, algo que probablemente habría tardado un par de años en conseguirse", recalca desde Phone House España, Jaime Pfretzschner, en el Observatorio del Retail en España elaborado por Salesforce. Otra de las compañías que han aportado su visión en este informe ha sido CaixaBank. Concretamente la asesora de empresas que centra su actividad en esta entidad, Susana Voces, recalca que "hay muchos nuevos consumidores y cambia el tipo de consumo, se ven más compras en redes sociales, por ejemplo". En este escenario, los minoristas deben adaptarse a la velocidad de la luz para sobrevivir ante los nuevos hábitos aprendidos por parte de los usuarios durante este tiempo. 

En el documento se realiza un retrato del nuevo consumidor, mucho más concienciado con la salud y la seguridad, en detrimento de otros atributos como pueden ser el precio o la ubicación. Por otro lado, las compras esenciales (alimentos o cuidado personal) a través de plataformas digitales continúan aumentando, una tendencia que ya repuntó en la segunda mitad de 2019 cuando se incrementó un 154%. Además, en un contexto en el que las personas están reduciendo su afluencia a las tiendas físicas, la digitalización de las organizaciones "ya no es negociable" y más teniendo presentes los datos de ventas que refleja el comercio online. Todo ello sin perder de vista el lado más humano de la tecnología y continuar mostrando empatía y cercanía con los clientes. 

No obstante, en esta nueva normalidad en la que las empresas están intentando rescatar la campaña de verano, Eduardo Zamácola de Neck & Neck, insiste en que las pequeñas empresas no tienen que mover estrategias basadas únicamente en el descuento, sino que su gran reto es diferenciarse creando marca. De hecho, una de las ideas más señaladas por los expertos es que los consumidores van a reforzar a aquellas firmas que aporten algo y que aumenten la conexión con sus clientes. 

Adquirir artículos por Internet y recogerlos en tienda es otro de los hábitos que Salesforce ha detectado que se han ido asentando en estos meses, ya que "supone una gran ventaja para la venta minorista". Es decir, aquellos sitios web que ofrecen compra online y recogida en los establecimientos incrementaron sus ingresos digitales en el segundo trimestre un 127%, respecto al mismo periodo del año precedente. 

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"