tecnologia

Las pymes, el nuevo objetivo de la ciberdelincuencia

Empresas anónimas o con un bajo perfil en ciberseguridad se convierten en las grandes perjudicados frente a los cibertaques

10 DE diciembre DE 2021. 08:30H Paz Pineda

7eb9af7214dd1e4af8be13ec8c27f882.jpg

La cantidad de cambios que ha supuesto (a todos los niveles) la pandemia no es un tema desconocido. Sin embargo, uno de los más significativos y que ha implicado un giro inesperado en la mentalidad de empresas y trabajadores ha sido el teletrabajo. Las pymes también se sumaron al trabajo en remoto como única medida para hacer frente a sus negocios en época de la Covid y poder, de este modo, esquivar la crisis económica.

La gran aceptación de este nuevo método de trabajo ha sido la sorpresa para todos, especialmente de las pequeñas y medianas empresas que apuestan por ello con el fin de poder seguir trabajando con sus proveedores y clientes sin mayores pérdidas de las ya generadas. Pero como toda acción, ha tenido su reacción: la ciberdelincuencia.

Lejos de pensar que los ciberataques solo se centran en grandes compañías, las pymes surgen como un nuevo foco para este tipo de delincuentes. El hecho de no contar con suficientes medidas de seguridad para estar más protegidas frente a este tipo de transgresión, las hace vulnerable y el foco de atención perfecto para ello.

Según el Informe de Ciberpreparación de Hiscox de este año, tan solo en 2020 el 53% de empresas españolas sufrieron algún tipo de delincuencia digital. Un gasto medio que supone a las pequeñas empresas unos 75.000 euros anuales, implicando que muchas ni siquiera puedan recuperarse tras la agresión.

Por todo ello, expertos en ciberseguridad abogan por concienciar a las pymes de que en la era del teletrabajo, sin un equipo informático o con un servidor caído, su trabajo es inviable.

Ciberdelincuencia sofisticada

Es lógico pensar que compañías que no cuentan con un elevado número de trabajadores, no inviertan en un experto en ciberseguridad. Su objetivo es vender, no ser seguras, pero ello no implica que no deban contar con la experiencia de terceros para hacer frente a la ciberdelincuencia o incluso un ciberseguro que prevenga y proteja a la empresa ante un ciberataque.

El modus operandi de los ciberdelincuentes cada vez es más difícil de detectar. Son ataques sofisticados, absolutamente realistas, que de no estar totalmente formado, en prácticamente imposible de identificar.

No solo a través de mails operan esta nueva figura del ladrón. Trabajos encriptados, pérdida de datos, robo de claves, suplantación de identidad o el conocido ransomeware por el que te piden un rescate una vez robada la información de la empresa. De este modo, España se ha convertido en el tercer país a nivel mundial frente a los ciberataques según un estudio elaborado por Ironhack.

Los datos alertan de un alto porcentaje de inversiones en ciberseguridad una vez la empresa ya ha sido atacados. Es por esto, que los expertos en ciberseguridad recomiendan invertir (y prevenir) por esta medida de protección para poder contar con un entorno digital que sea de confianza para el cliente y totalmente seguro para la propia empresa.

Por todo ello, independientemente del tamaño que tenga la compañía, son muchas las pymes que ya apuestan por la inversión en ciberseguridad además de formación ante esta realidad para la concienciación y evitar el erro humano. El último informe de Hiscox estima que este 2021 la inversión por parte de las empresas en programas de prevención de ciberseguridad superará los 1.300 millones de euros.

Aumentar el presupuesto en cibersuguridad es apostar por la confianza y transparencia de una compañía, de ahí que se prevea que 1 de cada 2 empresas españolas el próximo año. 

Las personas continúan en el punto de mira de los ciberdelincuentes

La biometría de voz se alza como una alternativa a la ciberdelincuencia

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"