viernes, 19 abril 2019
ZONA PREMIUM
Tecnología

Los gigantes de Internet quieren controlar los cables de la red

Las megacorporaciones digitales están comprando las líneas de fibra que cruzan océanos y continentes

09 de abril de 2019. 16:46h Nacho Bosque
  • Image

Internet es la red de redes y está asociado, lógicamente, a infraestructuras puramente digitales aunque lo cierto es que su base, al menos actualmente, sigue siendo fundamentalmente analógica: el cable.

Gigantes de Internet como Google, Microsoft, Amazon o Facebook están comprando en los últimos tiempos cada vez más cables para controlar el traslado de datos y las redes de cable que cruzan océanos y continentes.

Google, según adelantó The Wall Street Journal, está inviertiendo cantidades astronómicas en este campo. Hace solo un mes, la empresa aseguró que tiene intención de realizar una nueva línea submarina entre California y Chile. Algo, que no es nuevo para la compañía, que ya financió el desarrollo de la primera línea subacuática privada y cuenta con 160.000 kilómetros en rutas de fibra.

El sector, hasta hace relativamente poco ha estado plenamente controlado por la grandes operadoras de telefonía, que han visto como en los últimos dos años las empresas nacidas de internet han comenzado a plantearles batalla.

Facebook ha concluido recientemente su red de cable europea entroncándola con su centro de datos en la zona más ártica de Suecia y ha apostado por la implantación de un cable propio que surque el Pacífico como puente entre su sede californiana y Asia, el continente donde reside el 70% de la población mundial.

En la misma línea Amazon y Microsoft han aumentado su gasto en líneas de cable de forma significativa en los últimos años, conscientes de la importancia de contar con una infraestructura propia tanto para reducir costes como para garantizar fiabilidad.

A priori, el aumento del número de cables supone mayor competencia y, en teoría, un abaratamiento de los costes, aunque está por ver si estas adquisiciones por parte de compañías con crédito prácticamente ilimitado derivan en monopolios y si son a largo plazo una solución positiva.