DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Lunes, 15 de julio de 2024
D
D

Tecnología

Low-code o cómo crear aplicaciones sin ser programador

El término Low-Code lo acuñaron Clay Richardson y John Rymer en un informe de la multinacional Forrester para referirse a las aplicaciones que no necesitan de un desarrollo manual avanzado. Se trata de una forma de desarrollo de software dirigida a personas que no tienen un alto grado de especialización en programación. Con estas plataformas […]

Dirigentes Digital

13 dic 2022

El término Low-Code lo acuñaron Clay Richardson y John Rymer en un informe de la multinacional Forrester para referirse a las aplicaciones que no necesitan de un desarrollo manual avanzado. Se trata de una forma de desarrollo de software dirigida a personas que no tienen un alto grado de especialización en programación. Con estas plataformas cualquiera puede crear aplicaciones sin código o de bajo código, es decir, sin necesidad de conocer un lenguaje codificador que después se traduzca en funciones.

A través de estas herramientas, los usuarios pueden diseñar dónde colocar cada uno de los elementos necesarios para darle una utilidad a la aplicación que están creando. Normalmente se hace a través de bloques prediseñados que el programador sin experiencia va armando, como si de un puzzle se tratara, para completar la aplicación que desea. 

El informe Análisis del Low-Code impulsado por Mobile World Capital Barcelona, y NTT DATA en el marco de la alianza Barcelona Digital Talent señala que una de cada cuatro aplicaciones, el equivalente al 25%, se desarrollan ya con Low-Code. Grandes empresas como OutSystem, Microsoft o Salesforce están detrás de las principales plataformas de bajo código que se encuentran actualmente en el mercado.

Low-Code en la empresa

Aplicado al ámbito empresarial puede resultar de gran utilidad ya que se acortan los tiempos a la hora de tener disponible una app que pueda apoyar en distintas fases del proceso interno de cualquier organización. Pero esta no es la única ventaja. La reducción de costes también es significativa, no solo porque lo puede desarrollar cualquier empleado sin necesidad de recurrir a un programador profesional, sino que además la aplicación resultante puede optimizar acciones útiles para el día a día de una compañía independientemente del sector al que pertenezca. 

Esto además repercute en la productividad porque facilita que los empleados no especializados en tecnologías de la información puedan aportar ideas para la innovación desde su experiencia. 

El informe Análisis del Low-Code, pone de manifiesto que la escasez de perfiles digitales es un aspecto favorecedor para esta modalidad de programación: “la demanda de los profesionales necesarios para el desarrollo de la digitalización crece por encima de la capacidad de generación de talento”. Así “esta situación de contexto es idónea para que el Low-Code supere la etapa de tecnología emergente y se consolide como un nuevo paradigma en los proyectos de desarrollo de software”. 

Artículos relacionados

Tecnología

Datocracia: empoderamiento ciudadano a través de la educación digital

Por Alicia Asín, CEO y fundadora de Libelium
Tecnología

Banco Santander y Google estrenan un curso sin coste en Inteligencia Artificial

El curso cuenta con plazas ilimitadas y se podrá solicitar hasta el 31 de diciembre en la web de Santander Open Academy
Tecnología

La digitalización: un trampolín para todo el entorno laboral

Por Gloria Martínez, Head of Marketing de Payfit España
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Manuel Pinto: "los bancos españoles siguen siendo una buena oportunidad de inversión"


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados